Tumores Cerebrales Pediátricos | Miami Cancer Institute | Baptist Health South Florida
Omitir los comandos de cinta Saltar al contenido principal https://bapth.lt/2j4tmQi Error 01XX0: La columna 'bitlyUrl' no existe. Puede que otro usuario la haya eliminado.
menu

 Tumores Cerebrales Pediátricos

Puede ser aterrador y abrumador escuchar que su hijo tiene un tumor cerebral, pero los expertos de Miami Cancer Institute están aquí para asegurar que su hijo tenga la mejor atención posible, algunas veces con tratamientos tan únicos como la terapia de protones. 

Este tipo de tratamiento de radioterapia avanzado, no afecta los tejidos sanos y elimina muchos de los efectos secundarios de los tratamientos convencionales de radioterapia (también conocido como radiación de fotones o de rayo externo). La terapia de protones dispara desde 360 grados alrededor del paciente. El uso de esta terapia reduce las probabilidades de otros tumores más adelante en la vida, lo que la hace especialmente efectiva para tratar los cánceres infantiles. Cuando abra en 2017, el Proton Therapy Center at Miami Cancer Institute será el único centro de su clase en la región y uno de sólo 14 en los Estados Unidos.

Sin embrago, antes de entender las opciones de tratamiento de su hijo, es útil saber más acerca de los tumores cerebrales. Estos son los tumores sólidos más comunes en los niños, con aproximadamente 4,000 niños y adolescentes diagnosticados cada año. Como el cerebro es parte del sistema nervioso del cuerpo, este controla la capacidad de pensar, aprender, hablar, sentir emociones y razonar. También controla las funciones básicas del cuerpo tales como el movimiento, las sensaciones, la respiración y los latidos del corazón. Un tumor cerebral puede amenazar la salud general de su hijo, ya sea benigno o maligno. La mayoría de los tumores cerebrales no cancerosos y están compuestos de células que crecen lentamente y que raramente se riegan. La mayoría de los tumores malignos o cancerosos están compuestos de células de rápido crecimiento que invaden los tejidos que les rodean. Ambos los tumores benignos y los malignos pueden ser mortales y pueden requerir un tratamiento intensivo.

¿Qué causa los tumores cerebrales?

Un tumor es un crecimiento anormal de tejido. Muchos tumores cerebrales tienen orígenes genéticos, lo que significa que son causados por alteraciones directamente en los genes. Los pacientes con ciertas condiciones genéticas tales como neurofibromatosis y retinoblastoma, tienen más riesgo de desarrollar tumores del sistema nervioso central. Los niños que han recibido radioterapia a la cabeza como parte de un tratamiento previo para otras malignidades, tienen más riesgo de desarrollar nuevos tumores cerebrales. Los investigadores también están estudiando otras causas, incluyendo un cambio en la estructura de los genes que puede provenir de padres que han estado expuestos a ciertos químicos incluyendo los pesticidas y los productos de petróleo.

¿Dónde se encuentran los tumores cerebrales? 

Los tumores se pueden encontrar en el cerebro, o la parte frontal del cerebro; el tronco encefálico, o la base del cerebro; o en el cerebelo, la parte trasera del cerebro. Las distintas áreas del cerebro controlan distintas funciones.

¿Cuáles son los síntomas de un tumor cerebral?

Cada niño puede experimentar los síntomas de manera distinta. El tamaño y la localización de un tumor también afecta los síntomas. Entre los síntomas más comunes están:​

  • Un aumento en la presión intracraneal causada por un exceso de tejido o por líquido en el cerebro
  • Dolores de cabeza
  • Vómitos
  • Nausea
  • Cambios de personalidad
  • Irritabilidad
  • Somnolencia
  • Depresión
  • Reducción en las funciones cardiacas y respiratorias
  • Convulsiones
  • Cambios en la visión
  • Dificultad para hablar
  • Movimientos musculares o pasos descoordinados

Tipos de tumores

El tumor cerebral más común es el glioma. Hay varios tipos de gliomas, incluyendo los astrocitomas (se encuentran en cualquier parte del cerebro o la espina dorsal), los gliomas del tronco encefálico (algunos que no pueden ser extirpados quirúrgicamente debido a su localización y a la delicada y compleja función que controla esta área), los ependimomas (se encuentran más a menudo cerca del cerebelo, y pueden ser de crecimiento lento pero recurrentes) y los gliomas del nervio óptico (se encuentran en o alrededor de los nervios que envían mensajes de los ojos al cerebro). Otros tipos de tumores incluyen:

  • Los tumores neuroectodérmicos primitivos (PNET por sus siglas en inglés), que ocurren en cualquier lugar del cerebro y a menudo son de crecimiento rápido y malignos.
  • Mebuloblastomas, un tipo de PNET que se encuentra cerca de la línea media del cerebelo, a menudo de crecimiento rápido.
  • Craneofaringiomas, tumores benignos que ocurren en la base del cerebro cerca de los nervios que van de los ojos al cerebro y en los centros de hormonas.
  • Tumores de la región pineal, cerca de la glándula pineal, la cual ayuda a controlar los ciclos de dormir y despertar.

​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​

Existe una amplia gama de opciones de tratamiento para niños con tumores cerebrales. Para diagnosticar y analizar mejor la condición de su hijo – y así ayudar a determinar el mejor tratamiento – el médico de su hijo completará un historial médico a fondo y también ordenará una serie de exámenes. Porque no existe una sola manera de tratar el cáncer, los exámenes y el plan de atención de su hijo pueden ser muy distintos al de otros niños, aunque tengan el mismo tipo de cáncer.

​Los exámenes más comunes, dependiendo del tipo de tumor cerebral que se sospeche, incluyen:​

  • Un examen neurológico que prueba los reflejos, la fortaleza de los músculos, el movimiento de los ojos y de la boca, la coordinación y el estado de alerta
  • Escán por tomografía computarizada. (CT)
  • Imágenes de Resonancia Magnética (MRI)
  • Rayos X
  • Angiograma, usando un tinte y rayos X para visualizar los vasos sanguíneos en el cerebro
  • Mielograma, un tipo de rayos X de la espina dorsal que es similar a un angiograma
  • Punción espinal/punción lumbar
  • Escán PET, un procedimiento de medicina nuclear que mide la actividad metabólica de las células

Los resultados de estos exámenes ayudarán al médico a desarrollar un plan de tratamiento personalizado para su hijo​.

En Miami Cancer Institute, el tratamiento completo de su hijo implica a numerosos especialistas. Usted podrá ver a varios médicos pediátricos, oncólogos, cirujanos y expertos en radioterapia, así como también enfermeros, dietistas, terapistas y trabajadores sociales. Nosotros comprendemos que estos pueden ser unos momentos confusos y difíciles para todos los miembros de la familia, y estamos aquí para ayudarles.

Uno de los avances más excitantes en la lucha contra el cáncer – la terapia de protones – está por llegar a Miami Cancer Institute. Cuando abra en 2017, el Proton Therapy Center at Miami Cancer Institute será el único centro de su clase en la región y uno de sólo 14 en los Estados Unidos. Este tipo de tratamiento de radioterapia avanzado, no afecta los tejidos sanos y elimina muchos de los efectos secundarios de los tratamientos convencionales de radioterapia (también conocido como radiación de fotones o de rayo externo). La terapia de protones dispara desde 360 grados alrededor del paciente. Mientras que los rayos X tradicionales pasan a través del tejido y los órganos saludables en su trayectoria para entrar y salir del cuerpo, los protones viajan a través del cuerpo y descargan la mayoría de su energía dentro de un tumor.

El uso de la terapia de protones reduce el riesgo de daños a los huesos y a los tejidos suaves y reduce las probabilidades de desarrollar otros tumores más adelante en la vida, lo que la hace especialmente efectiva para tratar los cánceres infantiles. Los niños con cáncer tienen inquietudes especiales. Para muchos los efectos secundarios del tratamiento, tales como la nausea, hacen difícil el comer, un problema que puede afectar el crecimiento. A veces, el dolor causado por otros tipos de tratamiento es difícil de controlar. Otro beneficio adicional de la terapia de protones para los niños es que no solamente reduce su riesgo de volver a tener cáncer más adelante en la vida – debido a los tratamientos anteriores – pero que también elimina los indeseables efectos secundarios. Y su capacidad de matar las células cancerosas en áreas cercanas a los huesos sin irradiar los huesos con radiación, la cual puede contribuir al desarrollo anormal y a la desfiguración, es una ventaja significativa.

Otros tratamientos pueden incluir (solos o en combinación):

  • Cirugía
  • Quimioterapia
  • Radioterapia tradicional
  • Esteroides
  • Medicamentos anticonvulsivos
  • Derivación ventriculoperitoneal para drenar el exceso de líquido desde el interior del cerebro hacia el abdomen

Así como con cualquier tipo de cáncer, el pronóstico y la supervivencia a largo plazo pueden variar según el individuo. La atención de seguimiento a largo plazo es esencial, y se puede requerir la rehabilitación. El equipo de atención de salud de Miami Cancer Institute trabajará muy de cerca con usted y con su familia para desarrollar el mejor plan de tratamiento para su hijo.