Trastornos Pediátricos de la Sangre | Miami Cancer Institute | Baptist Health South Florida
Omitir los comandos de cinta Saltar al contenido principal https://bapth.lt/2j4ukvN Error 01XX0: La columna 'bitlyUrl' no existe. Puede que otro usuario la haya eliminado.
menu

 Trastornos Pediátricos de la Sangre

Si usted es referido a un hematólogo/oncólogo pediátrico porque su hijo tiene un problema en la sangre, usted puede pensar que su hijo tiene cáncer, cuando ese puede que no sea el caso. Mientras que los hematólogos/oncólogos si tratan a niños con cáncer, ellos también atienden niños que tienen enfermedades de las células sanguíneas y trastornos de sangramiento.

Algunos tipos de trastornos de la sangre pueden ser críticos; otros causan pocos síntomas, hacen poco daño y casi nunca impactan el diario vivir. Los trastornos de la sangre pueden incluir problemas con cualquier componente de la sangre – los glóbulos rojos o blancos, las plaquetas, los vasos sanguíneos o los ganglios linfáticos; o pueden haber trastornos de sangramiento que tengan que ver con la coagulación. Cada componente de la sangre tiene un trabajo específico dentro del cuerpo. Por ejemplo, los glóbulos rojos transportan oxígeno desde los pulmones hasta los órganos y los tejidos a través del cuerpo, mientras que los glóbulos blancos ayudan a combatir las infecciones. No importa el tipo de trastorno de la sangre que esté afectando a su hijo, el equipo de atención de salud de Miami Cancer Institute trabajará muy de cerca con usted, su hijo y su familia para proporcionar un plan de atención personalizado.

Algunos de los problemas de la sangre más comunes tratados en Miami Cancer Institute son la anemia drepanocítica, una variedad de anemias y trastornos de sangramiento como la hemofilia y la enfermedad de Von Willebrand, que puede causar sangramiento excesivo o prolongado. Otras condiciones menos comunes de la sangre también pueden ser tratadas en Miami Cancer Institute. Su equipo médico contestará todas sus preguntas y le explicará detalladamente la condición de su hijo.​​​​​​​​​​​​​​​​​

Existe una gran variedad de opciones de tratamiento para niños con trastornos de la sangre. Estos incluyen medicamentos, cirugía, transfusiones de sangre y trasplantes de células madres. Para diagnosticar y analizar mejor la condición de su hijo – y ayudar a determinar el mejor tratamiento – el médico de su hijo obtendrrá un historial médico completo y puede ordenar una serie de exámenes. Como no existe una sola manera de tratar los trastornos de la sangre, los exámenes y el plan de tratamiento de su hijo pueden ser muy distintos a los de otro niño, aunque tengan el mismo problema.

Los exámenes más comunes, dependiendo del tipo de trastorno de la sangre que se sospeche, son:

  • Análisis de sangre, tales como un conteo completo de sangre, conteos de glóbulos rojos y blancos y exámenes para determinar los niveles de hemoglobina y hierro. También pueden realizarse pruebas de coagulación.
  • Pruebas de función de la tiroides.
  • Pruebas de niveles de vitaminas.
  • Análisis de orina.
  • Punción lumbar y/o biopsia de la médula ósea.

Los resultados de estos exámenes ayudarán a su médico a desarrollar un plan personalizado para el tratamiento de su hijo.

En Miami Cancer Institute, el tratamiento completo de su hijo involucra a numerosos especialistas. Usted podrá ver a varios médicos pediátricos, oncólogos, cirujanos y expertos en radioterapia, así como también enfermeros, dietistas, terapistas y trabajadores sociales. Nosotros comprendemos que estos pueden ser momentos confusos y difíciles para todos los miembros de la familia, y estamos aquí para ayudarles.

Un serie de consideraciones determinarán el tratamiento que su hijo recibirá. La edad de su hijo y su salud en general; cuán enfermo esté; cómo tolera los medicamentos, procedimientos y terapias; y cuánto tiempo se espera que dure la condición, todos estos factores tienen un impacto en la decisión de tratamiento. Además, para cada tipo de trastorno de la sangre, existen una variedad de tratamientos. Para la anemia, por ejemplo, el tratamiento puede incluir suplementos de vitaminas y minerales, cambios de dieta, medicamentos, transfusiones de sangre, cirugía para extirpar el bazo, antibióticos o un trasplante de médula ósea. Un niño con hemofilia puede recibir varios medicamentos especiales para ayudar a aumentar la cantidad del factor 8 en la sangre, o recibir terapia de remplazo en la cual concentraciones del factor de coagulación son inyectadas o goteadas en una vena como un tratamiento continuo o por demanda durante un episodio de sangramiento.

Se desarrollará un plan personalizado para su hijo y el equipo de Miami Cancer Institute le explicará todas sus opciones.