Retinoblastoma Pediátrico | Miami Cancer Institute | Baptist Health South Florida
Omitir los comandos de cinta Saltar al contenido principal https://bapth.lt/2j4mNNC Error 01XX0: La columna 'bitlyUrl' no existe. Puede que otro usuario la haya eliminado.
menu

 Retinoblastoma Pediátrico

El retinoblastoma es un cáncer raro de la retina, localizada en la parte posterior del ojo.

La retina recibe la luz y la convierte en una señal que va hacia el cerebro, la cual reconoce una imagen. El retinoblastoma es usualmente diagnosticado antes de que un niño llegue a la edad de 3 años. Alrededor de 250 a 300 niños en los Estados Unidos son diagnosticados cada año. Casi todos los niños con la enfermedad pueden ser curados si son diagnosticados temprano.​

¿Qué causa el retinoblastoma?

El retinoblastoma ocurre debido a una mutación de un gen supresor. Alrededor de un 40 por ciento de los casos son hereditarios. La asesoría genética está disponible para identificar los riesgos específicos de pasarle el gen o la enfermedad a sus hijos. Sin embargo, el 60 por ciento de los casos restantes no tienen un componente genético y ocurren por casualidad. La mayoría de los niños con retinoblastoma hereditario tienen tumores en ambos ojos, mientras que los casos no-hereditarios usualmente afectan solo a uno de los ojos.

¿Cuáles son los síntomas del retinoblastoma?

Los siguientes son los síntomas más comunes del retinoblastoma. Sin embargo, cada niño puede experimentar los síntomas de manera distinta.

  • Leukocoria – a veces llamado ojo de gato. Cuando se brilla una luz dentro de la pupila, o se usa el flash de una cámara, el centro del ojo parece brillar en blanco
  • Estrabismo – ojo desviado o perezoso
  • Dolor, enrojecimiento o inflamación alrededor del ojo o los ojos
  • Mala visón o un cambio en la visión

 

​​​​​​​​​​​​​

Hay una amplia gama de opciones de tratamiento para los niños con neuroblastoma. Para diagnosticar y analizar mejor la condición de su hijo – y así ayudar a determinar el mejor tratamiento. El médico de su hijo completará un historial médico a fondo y puede ordenar una serie de exámenes. Porque no existe una sola manera de tratar el cáncer, los exámenes y el plan de atención de su hijo pueden ser muy distintos al de otros niños, aunque tengan el mismo tipo de cáncer.

Los exámenes más comunes para el retinoblastoma son:

  • Un examen completo del ojo y un historial médico
  • Examen fondoscópico – con su hijo bajo anestesia, las pupilas serán dilatadas para que la retina completa pueda ser vista y examinada
  • Ultrasonido del ojo
  • Tomografía computarizada (CT)
  • Imágenes de resonancia magnética (MRI)
  • Punción lumbar
  • Análisis de sangre
  • Pruebas genéticas y de ADN

El diagnóstico de retinoblastoma también implica determinar la etapa y la clasificación de la enfermedad, lo cual determina las opciones de tratamiento y el pronóstico. La etapa es el proceso que determina si el cáncer se ha regado y si lo ha hecho, cuán lejos ha llegado. Si no se trata, el retinoblastoma puede regarse a la cavidad del ojo, el nervio óptico y el cerebro, y a los huesos y la médula ósea. Hay varios métodos para determinar la etapa y usted debe hablar con el médico de su hijo para obtener más información.

En Miami Cancer Institute, el tratamiento completo de su hijo implica a numerosos especialistas. Usted podrá ver a varios médicos pediátricos, oncólogos, cirujanos y expertos en radioterapia, así como también enfermeros, dietistas, terapistas y trabajadores sociales. Nosotros comprendemos que estos pueden ser unos momentos confusos y difíciles para todos los miembros de la familia, y estamos aquí para ayudarles.

Uno de los avances más excitantes en la lucha contra el retinoblastoma es la terapia de protones. Cuando abra el Proton Therapy Center at Miami Cancer Institute, será el único centro de su clase en la región y uno de sólo 14 en los Estados Unidos. La terapia de protones que es un tipo de tratamiento de radioterapia avanzado, no afecta los tejidos sanos y elimina muchos de los efectos secundarios de los tratamientos convencionales de radioterapia (también conocido como radiación de fotones o de rayo externo). Mientras que los rayos X tradicionales pasan a través del tejido y los órganos saludables en su trayectoria para entrar y salir del cuerpo, los protones viajan a través del cuerpo y descargan la mayoría de su energía dentro de un tumor. El uso de la terapia de protones reduce el riesgo de daños a los huesos y a los tejidos suaves y reduce las probabilidades de desarrollar otros tumores más adelante en la vida, lo que la hace especialmente buena para tratar los cánceres infantiles.

Otros tratamientos pueden incluir (solos o en combinación):

  • Enucleación, o la extirpación del ojo o los ojos implicados
  • Quimioterapia
  • Radioterapia​​
  • Terapia con laser o fotocoagulación
  • Terapia termal
  • Crioterapia, utilizar un proceso de congelamiento para destruir el tumor

Así como con cualquier tipo de cáncer, el pronóstico y la supervivencia a largo plazo pueden variar según el individuo. La atención de seguimiento continua es esencial. El equipo de atención de salud de Miami Cancer Institute trabajará muy de cerca con usted y con su familia para desarrollar el mejor plan de tratamiento para su hijo.