Neuroblastoma Pediátrico | Miami Cancer Institute | Baptist Health South Florida
Omitir los comandos de cinta Saltar al contenido principal https://bapth.lt/2j4nGFT Error 01XX0: La columna 'bitlyUrl' no existe. Puede que otro usuario la haya eliminado.
menu

 Neuroblastoma Pediátrico

El diagnóstico de cualquier tipo de cáncer en un niño es difícil para todas las familias. Si su hijo ha sido diagnosticado con neuroblastoma, un tumor canceroso que comienza en el tejido nervioso de los bebés y los niños pequeños, el equipo de atención de salud de Miami Cancer Institute le proporcionará atención integral y compasiva, y un plan de tratamiento personalizado.

El neuroblastoma es el cáncer de tumor sólido más común en los bebés. Usualmente comienza en los tejidos de la glándula suprarrenal que se encuentra en el abdomen, pero también puede comenzar en el tejido nervioso del cuello, el pecho o la espina dorsal. Las glándulas suprarrenales, que se encuentran arriba de los riñones, segregan hormonas y otras sustancias importantes que son necesarias para las funciones normales del cuerpo. Aproximadamente 700 niños en los EE.UU. son diagnosticados con neuroblastoma cada año. Aunque a menudo está presente desde el nacimiento, el tumor puede que no sea detectado hasta que este comience a crecer y comprima los órganos que le rodean. La mayoría de los niños afectados con neuroblastoma han sido diagnosticados antes de los 5 años de edad, y es muy raro encontrar neuroblastoma en un niño mayor de 10 años. Sin embargo, a veces también ocurre en los adultos.

Las células del neuroblastoma pueden regarse o hacer metástasis a otras áreas del cuerpo (por ejemplo los nódulos linfáticos, el hígado, los pulmones, el sistema nervioso central y la médula ósea). Aproximadamente dos tercios de los niños diagnosticados con neuroblastoma tendrán algún tipo de metástasis.

¿Qué causa el neuroblastoma?

La gran mayoría de los neuroblastomas no son heredados; sin embargo, el único factor de riesgo que ha sido establecido es hereditario. Las recientes investigaciones indican que ciertas variaciones genéticas duplican el riesgo para esta enfermedad.

¿Cuáles son los síntomas del neuroblastoma?

Los siguientes son los síntomas más comunes del neuroblastoma. Sin embargo, cada niño puede experimentar los síntomas de manera distinta. Estos síntomas también varían dependiendo del tamaño, la localización y la propagación del tumor.

  • Una masa abdominal que es o palpada durante un examen o vista como un abdomen inflamado
  • Bultos color azulado, sin dolor, bajo la piel de los bebés
  • Dificultad al respirar debido a tumores en el pecho o el abdomen
  • Inflamación y hematomas en el área alrededor de los ojos y movimientos incontrolables del ojo, u ojos protuberantes causado por tumores en la cara o en la cabeza
  • Cambios en la micción causados por la compresión del riñón o de la vejiga
  • Dolor, fatiga, cojera, parálisis o debilidad causados por la implicación de la médula ósea
  • Diarrea causada por una sustancia producida por el tumor.
  • Fiebre
  • Presión alta y un aumento en la frecuencia cardiaca, dependiendo de la localización del tumor
​​​​​​​​​​​​​​​​​

Hay una amplia gama de opciones de tratamiento para los niños con neuroblastoma. Para diagnosticar y analizar mejor la condición de su hijo – y así ayudar a determinar el mejor tratamiento – el médico de su hijo completará un historial médico a fondo y también ordenará una serie de exámenes. Porque no existe una sola manera de tratar el cáncer, los exámenes y el plan de atención de su hijo pueden ser muy distintos al de otros niños, aunque tengan el mismo tipo de cáncer.

Los exámenes más comunes para el neuroblastoma son:

  • Análisis de sangre y de orina
  • Examen neurológico
  • Estudios de imágenes tales como escanes por tomografía computarizada (CT), imágenes de resonancia magnética (MRI), rayos X, ultrasonido, escanes de los huesos y escán de MIBG (metaiodobenzy Iguanidine)
  • Aspiración y biopsia de la médula ósea
  • Biopsia del tumor primario y de las lesiones metastásicas

El diagnóstico de neuroblastoma también implica determinar la etapa y la clasificación de la enfermedad, lo cual determina las opciones de tratamiento y el pronóstico. La etapa es el proceso que determina si el cáncer se ha regado y si lo ha hecho, cuán lejos ha llegado. Hay varios métodos para determinar la etapa y usted debe hablar con el médico de su hijo para obtener más información.

En Miami Cancer Institute, el tratamiento completo de su hijo implica a numerosos especialistas. Usted podrá ver a varios médicos pediátricos, oncólogos, cirujanos y expertos en radioterapia, así como también enfermeros, dietistas, terapistas y trabajadores sociales. Nosotros comprendemos que estos pueden ser unos momentos confusos y difíciles para todos los miembros de la familia, y estamos aquí para ayudarles.

Uno de los avances más excitantes en la lucha contra ciertos tipos de neuroblastoma es la terapia de protones​. Cuando abra el Proton Therapy Center at Miami Cancer Institute, será el único centro de su clase en la región y uno de sólo 14 en los Estados Unidos. La terapia de protones que es un tipo de tratamiento de radioterapia avanzado, no afecta los tejidos sanos y elimina muchos de los efectos secundarios de los tratamientos convencionales de radioterapia (también conocido como radiación de fotones o de rayo externo). Mientras que los rayos X tradicionales pasan a través del tejido y los órganos saludables en su trayectoria para entrar y salir del cuerpo, los protones viajan a través del cuerpo y descargan la mayoría de su energía dentro de un tumor. El uso de la terapia de protones reduce el riesgo de daños a los huesos y a los tejidos suaves y reduce las probabilidades de desarrollar otros tumores más adelante en la vida, lo que la hace especialmente buena para tratar los cánceres infantiles.

Otros tratamientos pueden incluir (solos o en combinación):

  • Cirugía - (para extirpar tumores o metástasis y para extirpar los nódulos linfáticos implicados)
  • Quimioterapia
  • Radioterapia – protones y fotones
  • Terapia biológica
  • Terapia dirigida
  • Trasplante de médula óisea o trasplante de células madre periféricas
  • Terapia retinoide
  • Atención de apoyo (para los efectos secundarios del tratamiento)

Así como con cualquier tipo de cáncer, el pronóstico y la supervivencia a largo plazo pueden variar según el individuo. La atención de seguimiento continua es esencial. El equipo de atención de salud de Miami Cancer Institute trabajará muy de cerca con usted y con su familia para desarrollar el mejor plan de tratamiento para su hijo.