Leucemias Pediátricas | Miami Cancer Institute | Baptist Health South Florida
Omitir los comandos de cinta Saltar al contenido principal https://bapth.lt/2kr3X3y Error 01XX0: La columna 'bitlyUrl' no existe. Puede que otro usuario la haya eliminado.
menu

 Leucemias Pediátricas

La leucemia es el tipo de cáncer más común entre los niños, afectando a aproximadamente 4,000 jóvenes cada año en los Estados Unidos y representando alrededor de uno de cada tres cánceres infantiles. Cuando un niño tiene leucemia, la médula ósea, o el centro suave y esponjoso de ciertos huesos, comienza a fabricar nuevas células de sangre (usualmente glóbulos blancos) que no maduran correctamente, pero continúan reproduciéndose.

Los glóbulos blancos normales ayudan a prevenir las infecciones, pero estas células anormales no pueden. Cuando los glóbulos blancos inmaduros, llamados blastos comienzan a desplazar otras células sanas en la médula ósea, el niño experimenta los síntomas de leucemia (tales como las infecciones, anemia o sangramientos).

¿Qué causa la leucemia?

La mayoría de las leucemias infantiles ocurren por casualidad y no son heredadas de un padre. Sin embargo, tener un hermano o una hermana con leucemia lleva un riesgo un poco más alto. También los niños con problemas heredados del sistema inmunológico y los niños que han tenido quimioterapia para tratar otros tipos de cáncer, tienen un riesgo más elevado de desarrollar leucemia. Algunas condiciones genéticas, tales como el síndrome de Down o el síndrome de Li-Fraumeni, también llevan un riesgo un poco más alto.

Tipos de leucemia

Existen varios tipos de leucemias pediátricas. El tipo de leucemia es determinado por el tipo de célula de sangre que es afectada y la etapa de desarrollo cuando las células normales se convierten en células de leucemia. Los tres tipos más comunes de leucemia pediátrica son:

  • Leucemia linfocítica aguda (LLA). También llamada linfoblástica o linfoide, representa la mayoría de las leucemias infantiles. Con LLA, la médula ósea fabrica demasiados linfocitos, desplazando las demás células de sangre. Las células inmaduras no trabajan adecuadamente para combatir las infecciones. LLA puede ocurrir en un corto período de días a semanas.
  • Leucemia mielógena aguda (LMA). Usted también puede escuchar el nombre granulocítica, mieloblástica o mieloide. Esta representa la mayoría de las demás leucemias infantiles. Existen distintos tipos de LMA, pero este usualmente es un cáncer de la sangre en el cual demasiados granulocitos, un tipo de glóbulo blanco, son producidos en la médula. Los granulocitos normalmente combaten las infecciones. La LMA puede ocurrir en un corto período de días a semanas.
  • Leucemia mielógena crónica (LMC). Este tipo de cáncer es menos común en los niños y ocurre como la LMA, cuando se producen demasiados granulocitos en la médula. LMC es un tipo de leucemia que crece lentamente y puede ocurrir en un período de meses o años.

¿Cuáles son los síntomas de la leucemia?

Los siguientes son los síntomas más comunes de la leucemia y pueden presentarse de repente o pueden surgir a través de un período de varias semanas. Cada niño puede experimentar los síntomas de manera distinta.

  • Sangrado fácil y moretones
  • Sangrado nasal frecuente
  • Anemia, a menudo causando que un niño luzca pálido, cansado y que tenga la respiración rápida
  • Infecciones recurrentes, las cuales ocurren cuando los glóbulos blancos inmaduros no combaten la infección. El niño con leucemia a menudo demuestra síntomas de infección como fiebre, moqueo por la nariz y toz, y puede tener infecciones repetidas en un mes
  • Dolores en los huesos y en las articulaciones
  • Fatiga y debilidad
  • Malestar y dolor abdominal, a veces con pérdida de apetito y pérdida de peso
  • Ganglios inflamados
  • Falta de aire, toz o sibilancia
​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​

Hay una amplia gama de opciones de tratamiento para niños con leucemia, y los exámenes envueltos para diagnosticar la enfermedad ayudan a los médicos a analizar mejor la condición de su hijo – y ayudan a determinar la mejor modalidad de tratamiento. El médico de su hijo generalmente completará un historial médico completo y puede ordenar una serie de exámenes. Porque no hay una sola manera de tratar el cáncer, los exámenes de su hijo y su plan de atención pueden ser muy distintos a los de otro niño, aunque tengan el mismo tipo de cáncer.

Los exámenes más comunes para la leucemia son:

  • Aspiración y/o biopsia de la médula ósea
  • Conteo sanguíneo completo y otros análisis de sangre
  • Estudios por imágenes incluyendo imágenes de resonancia magnética (MRI), rayos-X, escanes por tomografía computarizada (CT) y ultrasonido
  • Biopsia de los ganglios
  • Punción lumbar para buscar células leucémicas en el líquido cerebroespinal

En Miami Cancer Institute, el tratamiento completo de su hijo implica a numerosos especialistas. Usted podrá ver a varios médicos pediátricos, oncólogos, cirujanos y expertos en radioterapia, así como también enfermeros, dietistas, terapistas y trabajadores sociales. Nosotros comprendemos que estos pueden ser unos momentos confusos y difíciles para todos los miembros de la familia, y estamos aquí para ayudarles.

El tratamiento puede incluir lo siguiente, solo o en combinación:

  • Quimioterapia​
  • Medicamentos para prevenir o tratar la leucemia en otras partes del cuerpo, incluyendo en la médula espinal y en el cerebro, o terapia enfocada usando medicamentos que atacan células específicas
  • Radioterapia
  • Trasplantes de médula ósea (células madres)
  • Transfusiones de sangre
  • Antibióticos para tratar o prevenir infecciones
  • Ocasionalmente, cirugía

Las etapas del tratamiento para la leucemia

Generalmente, el tratamiento de la leucemia aguda prosigue a través de las siguientes etapas:

  • Inducción. Con la meta de la remisión, se administra una combinación de quimioterapia para detener el proceso de la fabricación de células anormales en la médula ósea. Remisión significa que las células leucémicas no pueden ser detectadas. Más de un 95 por ciento de los niños con LLA entran en remisión luego de un mes de inducción.
  • Intensificación (consolidación). La quimioterapia continua por varios meses, aunque las células leucémicas no sean visibles. Para algunos niños con leucemia de alto riesgo, el médico puede recomendar quimioterapia de alta dosis con un trasplante de células madres en este momento.
  • Mantenimiento. Se administra quimioterapia menos intensa por una duración más larga para mantener a la médula ósea libre de leucemia. Este método se emplea para la LLA pero no para la LMA y puede durar por varios meses o varios años. El tratamiento para la LMC puede comenzar con un medicamento de terapia enfocada.

Cada paciente y cada tipo de cáncer es distinto, por eso el pronóstico y la supervivencia a largo plazo pueden variar grandemente entre los niños. La atención de seguimiento continua es esencial. El equipo de atención de salud de Miami Cancer Institute trabajará muy de cerca con usted y con su familia para desarrollar el mejor plan de tratamiento para su hijo.​