Tumores del Cerebro y la Médula Espinal | Miami Cancer Institute | Baptist Health South Florida
Omitir los comandos de cinta Saltar al contenido principal https://bapth.lt/2j4uh35 Error 01XX0: La columna 'bitlyUrl' no existe. Puede que otro usuario la haya eliminado.
menu

 Tumores del Cerebro y la Médula Espinal

Si usted ha sido diagnosticado con un tumor cerebral o de le médula espinal, los especialistas de Miami Cancer Institute están listos para trabajar muy de cerca con usted para desarrollar un plan de atención integral y personalizado.

Uno de los avances más excitantes en la lucha contra ciertos tipos de tumores del cerebro y de la médula espinal es la terapia de protones. Este tipo de tratamiento de radioterapia avanzado no afecta los tejidos sanos y elimina muchos de los efectos secundarios de los tratamientos convencionales de radioterapia (también conocido como radiación de fotones o de rayo externo). Mientras que los rayos X tradicionales pasan a través del tejido y los órganos saludables en su trayectoria para entrar y salir del cuerpo, los protones viajan a través del cuerpo y descargan la mayoría de su energía dentro de un tumor. El uso de la terapia de protones reduce el riesgo de daños a los huesos y a los tejidos suaves, reduce los efectos secundarios y reduce las probabilidades de desarrollar otros tumores más adelante en la vida. Cuando el Proton Therapy Center abra pronto en Miami Cancer Institute, será el único centro de su clase en la región y uno de sólo 14 en los Estados Unidos.

Los tumores cerebrales se encuentran dentro del tejido del cráneo, mientras que los tumores de la médula espinal se encuentran en la columna vertebral, donde los nervios envían mensajes entre el cerebro y otras partes del cuerpo. El cerebro y la médula espinal se conocen como el sistema nervioso central. Los tumores se forman cuando las células se dañan – o mutan – y crecen fuera de control. Existen más de 100 tipos de tumores del cerebro y la médula espinal. Algunos causan relativamente pocos síntomas y problemas mientras que otros pueden amenazar la vida. Si un tumor crece muy rápidamente y se pone muy grande, puede bloquear el flujo de sangre o las señales de los nervios y también destruir los tejidos normales. Mientras que es raro que los tumores cerebrales se rieguen a otras partes del cuerpo, los tumores de la médula espinal pueden crecer en otras partes de la espina dorsal o regarse al cerebro.

¿Qué causa los tumores cerebrales y de la médula espinal?

Unos cuantos tipos de cánceres cerebrales y espinales son el resultado de enfermedades genéticas, pero en la mayoría de los casos, los médicos so saben por qué el cáncer se desarrolla en el cerebro o en la médula espinal. Los investigadores aun están investigando los vínculos entre el cáncer y los químicos, los trastornos del sistema inmunológico, los virus y otras causas probables. Las personas que se han sometido a la radioterapia para combatir otros tipos de cáncer tienen un riesgo un poco más alto para los tumores cerebrales y de la médula espinal.

¿Cuáles son los síntomas de los tumores cerebrales y de la médula espinal?

Cada paciente experimenta distintos síntomas. A veces los síntomas comienzan de repente. Otras personas tienen un comienzo de síntomas muy gradual.

Algunos de los síntomas más comunes incluyen:

  • Dolores de cabeza, a menudo en la mañana, y convulsiones
  • Problemas de visión o movimientos anormales de los ojos
  • Problemas de equilibrio o coordinación con o sin mareos
  • Nausea y vómitos
  • Cambios de personalidad
  • Problemas del habla
  • Debilidad en los brazos o las piernas
  • Pérdida de control de la vejiga o de los intestinos
​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​

Para diagnosticar el cáncer del cerebro o de la médula espinal, su médico puede ordenar una serie de exámenes. Los exámenes ayudarán al médico a obtener un entendimiento completo de su cáncer. Al analizar estos exámenes, su equipo de atención podrá desarrollar un plan de tratamiento personalizado para usted.

Los exámenes más comunes para los tumores del cerebro y de la médula espinal son:

  • Un examen neurológico para evaluar sus reflejos, habla, coordinación, fortaleza y más
  • Estudios del cerebro
  • Pruebas de sangre
  • Estudios de imágenes tales como Escán por tomografía computarizada (CT) e Imágenes de Resonancia Magnética (MRI), así como también MRI funcionales y MRI de perfusión realizados para enfocarse en áreas muy específicas y en sus funciones
  • Proyección de imágenes de tensor de difusión
  • Biopsia en la cual su médico recoge tejido del tumor para determinar si es maligno (canceroso) o benigno (no canceroso) y para evaluar su nivel o su grado. Los médicos asignan grados a los tumores cerebrales basado en una escala de la World Health Organization. Un tumor Grado I es no canceroso y crece lentamente mientras que un tumor Grado IV es maligno, crece rápidamente y se riega fácilmente.

El equipo de atención de salud en el Miami Cancer Institute le explicará los resultados de sus exámenes y le hablará de sus opciones de tratamiento.

En Miami Cancer Institute, su atención integral implica a numerosos especialistas. Usted podrá ver a varios médicos incluyendo oncólogos, cirujanos y expertos en radioterapia, así como también enfermeros, dietistas, terapistas y trabajadores sociales. Comprendemos que estos pueden ser momentos confusos y difíciles para todos los miembros de la familia, y estamos aquí para ayudarles. Su plan de tratamiento dependerá de muchos factores, incluyendo el tipo de tumor que usted pueda tener, su localización, su edad y su estado de salud en general.

Uno de los avances más excitantes en la lucha contra ciertos tipos de tumores del cerebro y de la médula espinal es la terapia de protones​. Este tipo de tratamiento de radioterapia avanzado no afecta los tejidos sanos y elimina muchos de los efectos secundarios de los tratamientos convencionales de radioterapia (también conocido como radiación de fotones o de rayo externo). Mientras que los rayos X tradicionales pasan a través del tejido y los órganos saludables en su trayectoria para entrar y salir del cuerpo, los protones viajan a través del cuerpo y descargan la mayoría de su energía dentro de un tumor. El uso de la terapia de protones reduce el riesgo de daños a los huesos y a los tejidos suaves, reduce los efectos secundarios y reduce las probabilidades de desarrollar otros tumores más adelante en la vida.

Otros tratamientos pueden incluir (solos o en combinación):

  • Cirugía para extirpar el tumor
  • Quimioterapia
  • Radioterapia – protones y fotones
  • Tratamiento de hipertermia – en el cual el tejido se calienta para destruir las células cancerosas
  • Terapia biológica, enfocada y genética – tratamientos sofisticados que utilizan bacteria, vacunas, drogas u otros métodos para estimular el sistema inmunológico y destruir o dañar las células cancerosas

Cada paciente y cada tipo de cáncer es distinto así que el pronóstico y la supervivencia a largo plazo pueden variar grandemente entre las personas. Es importante recibir atención de seguimiento a largo plazo. El equipo de atención de salud de Miami Cancer Institute trabajará muy de cerca con usted y con su familia para desarrollar el mejor plan de tratamiento.