Si bien la mayoría de los bebés están sanos al nacer, los hospitales Baptist Health ofrecen atención especializada para bebés prematuros, enfermos, con peso insuficiente o que necesitan cirugía, terapias avanzadas u observación.

Nuestras unidades de cuidados intensivos neonatales (NICU) cuentan con neonatólogos (médicos con un amplio conocimiento de la salud de los recién nacidos) las 24 horas, todos los días. El personal de enfermería y los enfermeros especialistas, que también poseen formación especializada en el cuidado de recién nacidos prematuros o enfermos, atienden a los bebés y brindan educación a los padres y cuidadores sobre las necesidades del recién nacido.

Dispensamos atención neonatal de nivel III en las instalaciones de Baptist Hospital y South Miami Hospital. Este nivel de atención se reserva para los bebés que nacen antes de las 32 semanas de gestación que pesan menos de 3.3 libras y recién nacidos que están enfermos de gravedad, necesitan cirugía o requieren un equipo especial para respirar.

Baptist Children’s Hospital y South Miami Hospital también ofrecen atención neonatal de nivel II. Este nivel de atención se dispensa a bebés con problemas médicos que requieren tratamiento inmediato o supervisión constante, pero que no ameritan la rigurosidad del nivel III. Los recién nacidos que necesiten un nivel de atención superior serán estabilizados en una unidad de cuidados intensivos neonatales de nivel II antes de transferirlos a un centro de nivel II o un centro regional de nivel IV, que esté equipado para manejar las situaciones más graves o potencialmente mortales. Los bebés que nacen en Homestead Hospital o West Kendall Baptist Hospital y necesitan cuidados intensivos neonatales son trasladados por el Equipo de Transporte Neonatal a Baptist Children’s Hospital o South Miami Hospital para recibir los cuidados correspondientes.

Las unidades de cuidados intensivos neonatales de Baptist Health tienen acceso a cirujanos pediátricos, cardiólogos, neurólogos, oftalmólogos, neurocirujanos, gastroenterólogos, neumólogos, cirujanos ortopédicos y traumatólogos, cirujanos plásticos, urólogos y especialistas en enfermedades infecciosas, en caso de que los bebés necesiten atención especializada adicional.

Atención centrada en el paciente y la familia

Nuestros médicos, enfermeros, terapeutas y otros proveedores prestan una atención centrada en el paciente y la familia en las NICU. Además, las consultoras de lactancia, fisioterapeutas, terapeutas ocupacionales, nutricionistas, psicólogos y trabajadores sociales colaboran juntos con los bebés y sus padres para brindar atención de calidad en la NICU. Consideramos que los padres son nuestros aliados en el equipo de atención, lo cual mejora la atención al paciente, la seguridad y los desenlaces. Los padres no son “visitas” y son bienvenidos en la NICU a toda hora. Los hermanos, otros miembros de la familia y amigos que designen los padres, también pueden ingresar en la NICU con arreglos previos.

NICU en Baptist Hospital

Baptist Children’s Hospital alberga la unidad de cuidados intensivos neonatales George Batchelor and Gloria Vasta Lewis. Esta NICU está ubicada en las instalaciones de Baptist Hospital y cuenta con 22 camas para cuidados intensivos neonatales de nivel II y 14 camas de nivel III. Siete de las 14 camas de nivel III están en habitaciones privadas que ofrecen al recién nacido y a los familiares un entorno propicio para la sanación y el bienestar.

NICU en South Miami Hospital

La unidad de cuidados intensivos neonatales de South Miami Hospital, parte del Centro para Mujeres y niños, cuenta con 15 camas de nivel III en habitaciones privadas y semiprivadas, diseñadas con iluminación especial y superficies que reducen los ruidos, lo que promueve la sanación en los bebés y genera ambientes cómodos y silenciosos para los familiares. La NICU de nivel II de South Miami Hospital cuenta con 47 camas, lo que la convierte en una de las unidades más grandes del sur de Florida. Además, las unidades están dotadas con cámaras NICView, gracias a una generosa donación, para que los padres puedan ver a sus bebés en una transmisión segura de video cuando deben ausentarse del hospital.