Una opción de tratamiento mínimamente invasivo para el cáncer de próstata

Destruir las células cancerosas sin afectar el tejido sano circundante siempre ha sido una meta del tratamiento para el cáncer de próstata y ahora es posible con la tecnología que se ofrece en Eugene M. & Christine E. Lynn Cancer Institute.

El ultrasonido focalizado de alta intensidad (HIFU) es un tratamiento mínimamente invasivo para determinados pacientes con cáncer de próstata. No conlleva incisiones, cirugías ni radiación y es capaz de destruir el cáncer de próstata con un riesgo mínimo de provocar efectos secundarios.

Acerca del tratamiento con HIFU

El tratamiento con HIFU para el cáncer de próstata emplea ondas sonoras para elevar la temperatura del tejido prostático, lo que destruye eficazmente las células cancerosas. Nuestro sistema de HIFU robótico Focal One® combina la tecnología precisa de imagenología y robótica para ablación focal. Mediante esta técnica podemos centrarnos en un área específica de la próstata sin necesidad de tratar la glándula prostática en su totalidad.

Al igual que cuando se hace que la luz solar incida sobre una lupa y la atraviese con el fin de elevar la temperatura en un punto específico de una hoja seca, mediante el tratamiento de HIFU podemos concentrar las ondas de ultrasonido y elevar la temperatura de un único punto de la próstata. Estas ondas atraviesan el tejido sano sin provocar daños hasta que llegan a su objetivo.

Beneficios del ultrasonido focalizado de alta intensidad

Con el HIFU Focal One, personalizamos el tratamiento según su cáncer y anatomía específicos. Dado que se evitan las estructuras importantes, como los nervios y los músculos, existe un riesgo reducido de sufrir efectos secundarios, como la disfunción eréctil y la incontinencia, que son riesgos posibles con otros tratamientos. Por lo general puede retomar la mayoría de las actividades normales poco tiempo después del tratamiento.

El tratamiento de HIFU Focal One para el cáncer de próstata emplea una tecnología relativamente reciente. Sin embargo, el ultrasonido focalizado se ha usado en el ámbito de la medicina desde hace décadas. Es una tecnología comprobada y segura que ofrece resultados positivos.

Conozca a nuestro equipo

 

David A. Taub, M.D.

Director de Oncología Urológica y Urología Robótica

Preguntas más frecuentes

  • El tratamiento funciona mejor para el cáncer en fase inicial que se limita a la próstata. Su equipo de atención médica le explicará si el tratamiento con HIFU es una opción adecuada para usted.

  • Antes de acudir al centro quirúrgico en la mañana de la intervención, se colocará un enema para limpiar el recto. Cuando comience el tratamiento, los médicos le administrarán anestesia general y permanecerá dormido durante todo el procedimiento. A continuación, le introducirán una sonda ecográfica por el recto. Mediante este instrumento se combinan las imágenes ecográficas en tiempo real con las de la resonancia magnética que se hizo previamente y los resultados de la biopsia. El médico utilizará todos estos datos para ubicar el cáncer con precisión y tratar la zona afectada con el ultrasonido.

    Después del tratamiento con HIFU, se introduce temporalmente una sonda en la uretra para vaciar la orina de la vejiga; esto puede resultar especialmente útil si presenta hinchazón temporal tras el procedimiento. Por lo general, tendrá colocada la sonda durante unos días. El equipo de atención médica le enseñará cómo manipularla.

  • Realizamos el tratamiento con HIFU de forma ambulatoria, para que pueda regresar a casa el mismo día del procedimiento.

  • La ablación con HIFU tarda normalmente entre 45 minutos y una hora. Sin embargo, nos tomamos el tiempo de prepararlo antes de la intervención. Al finalizar, nos aseguramos de que se haya recuperado de la anestesia antes de que se marche a casa. Debido a la anestesia, otra persona tendrá que llevarlo a casa.

  • Tendrá una consulta de seguimiento entre cinco y siete días después del procedimiento, en la cual el médico le retirará la sonda.

    Le haremos análisis de sangre para controlar los niveles del antígeno prostático específico (PSA) tres meses, seis meses y un año después de la intervención. Estos análisis nos permiten evaluar su respuesta al tratamiento. También le haremos una resonancia magnética de seguimiento.

La dotación de fondos para la investigación del glioblastoma es clave para el creciente programa de cáncer cerebral de Miami Cancer Institute

La dotación de fondos para la investigación del glioblastoma es clave para el creciente programa de cáncer cerebral de Miami Cancer Institute

Los investigadores de Miami Cancer Institute han recibido un subsidio R01 de 3.4 millones de dólares de los National Institutes of Health (NIH) y del National Cancer Institute (NCI) para avanzar en...

Language Preference / Preferencia de idioma

I want to see the site in English

Continue In English

Quiero ver el sitio en Español

Continuar en español