Baptist Health Brain & Spine Care Neurology Program

We have decades of experience caring for patients with Neurological Conditions, pioneering minimally invasive treatments and leading research for new treatments to improve patient outcomes.

Learn More About Our Neurology Program

Hidrocefalia en los niños

¿Qué es la hidrocefalia en los niños?

Los bebés con hidrocefalia tienen líquido adicional en el cerebro y a su alrededor. Se llama líquido cefalorraquídeo. Por lo general, la mayor parte del líquido cefalorraquídeo se encuentra en zonas llenas de líquido (ventrículos) dentro del cerebro. Sirven para amortiguar y proteger al cerebro y la médula espinal.

El exceso de líquido cefalorraquídeo puede aumentar la presión en el cráneo del bebé. Como consecuencia, los huesos del cráneo se expanden y se separan. La cabeza del bebé se puede ver más grande de lo normal.

¿Cuáles son las causas de la hidrocefalia en los niños?

La hidrocefalia es poco frecuente. Puede deberse a cualquiera de los siguientes problemas:

  • Hay una obstrucción que impide que el líquido circule en la cabeza del bebé.

  • El bebé tiene problemas para absorber el líquido.

  • El bebé produce demasiado líquido (poco frecuente).

Esta afección puede ser congénita. Esto significa que su hijo nace con este problema. Pero la hidrocefalia también puede presentarse más adelante. Entre las causas de esta afección, se incluyen las siguientes:

  • Estenosis acueductal congénita (estrechamiento del acueducto)

  • Defectos del tubo neural, como la espina bífida

  • Parto prematuro

  • Infecciones

  • Tumores

  • Hemorragia en el interior del cerebro del bebé

  • Lesiones de nacimiento

  • Vasos sanguíneos de la cabeza del bebé que no se formaron adecuadamente

  • Lesiones

¿Cuáles son los síntomas de la hidrocefalia en los niños?

Los síntomas pueden presentarse de manera un poco diferente en cada niño y dependen de la edad.

En los bebés, los síntomas pueden incluir los siguientes:

  • Un punto blando que sobresale en la parte superior de la cabeza del bebé (fontanela)

  • Aumento rápido del tamaño de la cabeza (circunferencia)

  • Una cabeza inusualmente grande

  • Convulsiones

  • Ojos dispuestos de manera fija hacia abajo o que no se pueden girar hacia afuera

  • Venas visibles en el cuero cabelludo

  • Irritabilidad

  • Llanto en tono agudo

  • Problemas para succionar o alimentarse

  • Vómitos

  • Somnolencia o estar menos alerta de lo habitual

  • Retrasos del desarrollo

En los niños más grandes, pueden incluir los siguientes:

  • Dolor de cabeza

  • Visión borrosa o doble

  • Náuseas o vómitos

  • Problemas de equilibrio

  • Retardo o pérdida del desarrollo, como problemas para hablar o caminar

  • Problemas de la vista

  • Empeoramiento en el desempeño escolar o laboral

  • Mala coordinación

  • Pérdida del control de la vejiga, orina frecuente o ambos

  • Dificultad para mantenerse despierto o despertarse

  • Somnolencia

  • Irritabilidad

  • Cambios de la personalidad o en la cognición, incluida la pérdida de memoria

Los síntomas de la hidrocefalia pueden ser parecidos a los de otras afecciones. Procure que un proveedor de atención médica vea a su hijo para obtener un diagnóstico.

¿Cómo se diagnostica la hidrocefalia en los niños?

Es posible que el proveedor de atención médica detecte esta afección en su bebé por primera vez en una ecografía durante el embarazo. En muchos casos, la hidrocefalia no se forma hasta el tercer trimestre del embarazo. Es posible que no se vea esta afección en las ecografías hechas en los meses anteriores.  

Quizás se diagnostique la hidrocefalia después del parto. El proveedor de atención médica examinará a su hijo y le hará preguntas a usted acerca de los antecedentes prenatales, de nacimiento y familiares. Si el bebé es mayor, tal vez el proveedor le pregunte si está desarrollándose conforme a su edad. Es probable que los niños con esta afección tengan retrasos en el desarrollo. Si su hijo tiene algún retraso, es posible que el proveedor de atención médica revise si hay problemas subyacentes.

Quizás la cabeza del bebé sea más grande de lo normal. El proveedor de atención médica medirá la cabeza de su hijo. Esta medida se llama circunferencia de la cabeza. Si el tamaño de la cabeza del bebé no está dentro del rango normal o crece más rápido de lo normal, le harán pruebas. Estas confirmarán si tiene hidrocefalia.

Ecografía

En esta prueba, se emplean ondas de sonido para crear una imagen del interior del cuerpo. Durante el embarazo, esta prueba permite ver el tamaño de los ventrículos en el interior de la cabeza del bebé. También puede usarse después del parto mientras la fontanela anterior permanece abierta.

Resonancia magnética

En esta prueba, se utilizan imanes grandes, ondas de radio y una computadora. En conjunto, permiten obtener imágenes detalladas de los órganos y de las estructuras del interior del cuerpo del bebé.

Tomografía computarizada

En esta prueba se combinan radiografías y tecnología por computadora para crear imágenes detalladas de cualquier parte del cuerpo del bebé. Por ejemplo, huesos, músculos, tejido adiposo y órganos. Estas imágenes son más detalladas que las que se obtienen en las radiografías.

¿Cómo se trata la hidrocefalia en los niños?

El tratamiento dependerá de los síntomas, de la edad y del estado de salud general de su hijo. También dependerá de la gravedad de la afección.

El objetivo del tratamiento es disminuir la presión del interior de la cabeza del bebé. Para ello, se drena el líquido. Es posible que su hijo necesite medicamentos para eliminar el líquido adicional. Algunos niños necesitan cirugía.

Durante la cirugía, el proveedor de atención médica suele colocar un dispositivo de derivación mecánica en la cabeza del bebé. Eso permite drenar el líquido del cerebro. El líquido se redirecciona a otra parte del cuerpo del bebé, donde se absorbe.

Por lo general, la derivación pasa por detrás de la oreja del bebé. La sonda va por debajo de la piel del bebé hasta el abdomen, el corazón o los pulmones. El proveedor de atención médica de su bebé decidirá dónde colocar el drenaje. La decisión dependerá del estado del bebé, de su edad y de otros factores. El abdomen suele ser la primera opción. Con frecuencia se usa una derivación ventriculoperitoneal para dirigir el líquido hacia el abdomen.

¿Cuáles son las complicaciones posibles de las derivaciones o de la cirugía para la hidrocefalia en los niños?

En ocasiones, la cirugía y las derivaciones pueden causar problemas. Las posibles complicaciones incluyen lo siguiente:

  • Infección

  • Sangrado

  • Una derivación que no funciona, y quizás drene líquido en exceso o demasiado poco

Después de la cirugía, el equipo de atención médica de su hijo le indicará cómo debe cuidar al bebé en su hogar. También le dirá qué síntomas constituyen una emergencia. Si su hijo presenta esos síntomas, llame de inmediato al proveedor de atención médica.

¿Qué puedo hacer para prevenir la hidrocefalia en mi hijo?

No es posible prevenir la hidrocefalia. Sin embargo, el proveedor de atención médica de su hijo puede recomendarle que consulte con un asesor en genética si desea tener más hijos. El asesoramiento le permitirá conocer los riesgos de que se presente esta afección en embarazos futuros. También es posible que necesite hacerse pruebas durante el embarazo para revisar si hay hidrocefalia.

¿Cómo puedo ayudar a mi hijo a vivir con hidrocefalia?

La hidrocefalia puede afectar el cerebro y el desarrollo del bebé. El pronóstico de su hijo dependerá de la gravedad de la afección. También, de otros problemas de salud y en el cerebro que tenga el bebé.  

La clave para tratar esta afección es obtener el diagnóstico y el tratamiento lo antes posible y prevenir las infecciones. El bebé necesitará chequeos periódicos para revisar que la derivación funcione correctamente. El equipo de atención médica de su hijo colaborará estrechamente con usted a medida que el bebé crece.

Cuándo llamar al proveedor de atención médica de su hijo

La clave para tratar esta afección es obtener el diagnóstico y el tratamiento lo antes posible y prevenir las infecciones. Si el niño tiene una derivación, necesitará chequeos periódicos para asegurarse de que la derivación funcione como corresponde. El equipo de atención médica de su hijo colaborará estrechamente con usted a medida que el niño crece. Consulte con el proveedor de atención médica de su hijo a qué síntomas debe prestar atención y cuándo y dónde debe buscar atención médica. Algunos síntomas de mal funcionamiento de la derivación que requieren asistencia médica inmediata incluyen los siguientes:

  • Náuseas o vómitos

  • Dolor de cabeza

  • Cambios en el comportamiento o el estado mental

  • Aumento de la somnolencia o del cansancio

  • Fiebre

  • Enrojecimiento o sensibilidad a lo largo del recorrido de la derivación

  • Visión doble o sensibilidad a la luz

  • Dolor en el cuello o en los músculos de los hombros

  • Recurrencia de síntomas de hidrocefalia

  • Convulsiones

  • Ojos dispuestos de manera fija hacia abajo o que no se pueden girar hacia afuera

Información importante sobre la hidrocefalia en los niños

  • Los bebés con hidrocefalia tienen líquido cefalorraquídeo adicional en el cerebro y a su alrededor. La cabeza del bebé se puede ver más grande de lo normal.

  • Es una afección poco frecuente.

  • El proveedor de atención médica puede diagnosticar esta afección en una ecografía durante el embarazo.  

  • El objetivo del tratamiento es disminuir la presión del interior de la cabeza del bebé. Para ello, se drena el líquido o se disminuye su producción.

  • La clave para tratar esta afección es obtener el diagnóstico y el tratamiento lo antes posible y prevenir las infecciones.

Próximos pasos

Consejos para aprovechar al máximo la visita con el proveedor de atención médica de su hijo:

  • Tenga en claro la razón de la visita y qué quiere que suceda.

  • Antes de la consulta, anote las preguntas que quiere hacer.

  • En la consulta, anote el nombre de cualquier diagnóstico nuevo y de las pruebas, los medicamentos o los tratamientos nuevos. También anote las instrucciones nuevas que el proveedor le dé para el niño.

  • Sepa por qué se receta un tratamiento o un medicamento y cómo ayudará a su hijo. Conozca los efectos secundarios.

  • Pregunte si la afección de su hijo se puede tratar de otra forma.

  • Sepa por qué se recomienda una prueba o un procedimiento y qué podrían significar los resultados.

  • Sepa qué esperar si su hijo no toma el medicamento, si no se hace la prueba o no se somete al procedimiento.

  • Si su hijo tiene una cita de seguimiento, anote la fecha, la hora y el objetivo de la consulta.

  • Sepa cómo comunicarse con el proveedor de atención médica del niño fuera del horario de atención. Esto es importante en caso de que su hijo se enferme y usted tenga preguntas o necesite ayuda.

Language Preference / Preferencia de idioma

I want to see the site in English

Continue In English

Quiero ver el sitio en Español

Continuar en español