¿A qué se debe el aumento de cáncer del cuello uterino en fase avanzada? Los expertos en cáncer locales ofrecen su perspectiva

Un nuevo estudio tiene preocupada a la comunidad oncológica, especialmente a los oncólogos especializados en el tratamiento de cánceres ginecológicos. La investigación, publicada recientemente en la revista International Journal of Gynecological Cancer, muestra que, aunque el cáncer del cuello uterino en fase inicial sigue disminuyendo en los Estados Unidos, se ha producido un sorprendente aumento en los diagnósticos de cáncer del cuello uterino en fase avanzada, o metastásico, en los últimos años.

Los investigadores recopilaron y analizaron 18 años de datos sobre muertes y discapacidades por cáncer del cuello uterino – un trabajo que abarcó 204 países y casi 30,000 pacientes con 23 tipos de cáncer y 34 factores de riesgo, según los informes noticiosos. Los datos utilizados para la investigación sólo llegaron hasta el 2018, antes de la pandemia de la COVID-19.

Según el estudio, el aumento más pronunciado del cáncer del cuello uterino en fase avanzada se produjo entre las mujeres blancas, con una tasa del 1.69 por ciento, y en particular entre las mujeres blancas del Sur de entre 40 y 44 años, que registraron el mayor incremento anual, del 4.5 por ciento. Las tasas también aumentaron entre las mujeres negras, con una tasa del 0.67 por ciento anual. La prevalencia global de la enfermedad también fue mayor entre las mujeres negras: 1.55 por 100,000 en comparación con 0.92 por 100,000 entre las mujeres blancas.

Los editores de Salud hablaron con dos especialistas locales en cáncer para conocer sus puntos de vista sobre la noticia: John Paul Díaz, M.D., jefe de oncología ginecológica de Miami Cancer Institute y Thomas Morrissey, M.D., director de oncología ginecológica de Lynn Cancer Institute, que forma parte de Boca Raton Regional Hospital. Ambos centros oncológicos forman parte de Baptist Health y ofrecen algunos de los conocimientos y tecnologías más avanzados para combatir el cáncer disponibles en la Florida.

John Paul Diaz, M.D., jefe de oncología ginecológica de Miami Cancer Institute

Hay múltiples razones para el aumento, según el Dr. Díaz, que señala el cambio en las directrices de detección a lo largo de los años como una posible causa. “Hemos pasado de las pruebas de detección anuales a intervalos de tres o cinco años, dependiendo de los factores de riesgo de la paciente”, dice él. “Sin embargo, algunas mujeres pueden aplazar sus pruebas más allá de la marca de tres o cinco años”. Además, muchas pacientes interrumpieron sus chequeos durante la pandemia de la COVID-19. “Como resultado, estas mujeres pueden haber perdido la oportunidad de detectar el cáncer del cuello uterino en sus etapas más tempranas, cuando tienen la mejor oportunidad de tener un resultado exitoso”.

El virus del papiloma humano (VPH) es uno de los mayores factores de riesgo del cáncer del cuello uterino, afirma el Dr. Díaz, ya que se calcula que causa el 93 por ciento de todos los cánceres del cuello uterino diagnosticados en los EE.UU. La introducción de una vacuna contra el VPH en el 2006 ha conducido a una disminución lenta pero constante del cáncer del cuello uterino en su fase inicial en los últimos 15 años.

Sin embargo, las mujeres que confían en las pruebas del VPH sin incluir una prueba anual de Papanicolaou lo hacen bajo su propio riesgo, advierte el Dr. Díaz. “Las pruebas de detección sólo del VPH y sin incluir un Papanicolaou puede producir un falso negativo cuando la paciente realmente tiene cáncer”, dice él. Esto es especialmente cierto entre las pacientes con tumores en fase avanzada, que son los más difíciles de tratar”, dice él.

Thomas Morrissey, M.D., director de oncología ginecológica de Lynn Cancer Institute, que forma parte de Boca Raton Regional Hospital

El Dr. Morrissey de Lynn Cancer Institute, dice que también hay otros factores que explican el aumento del cáncer del cuello de uterino en fase avanzada. Y, al igual que el Dr. Díaz, le preocupa que las mujeres se estén volviendo negligentes en sus chequeos. “En los Estados Unidos, la mayoría de los casos de cáncer del cuello uterino avanzado se ven en pacientes que no se han sometido a una prueba de Papanicolaou o a una prueba de detección de cáncer del cuello uterino durante al menos cinco años”, afirma el Dr. Morrissey. “Si las pacientes no vuelven a los intervalos de prueba recomendados, sin duda veremos un nuevo aumento en el futuro”.

Otro factor, según el Dr. Morrissey: La falta de acceso a la atención de salud o la falta de cobertura de seguro médico. “Muchas de las mujeres con mayor riesgo de desarrollar cáncer del cuello uterino vienen de poblaciones desatendidas que no suelen tener un seguro médico adecuado o un acceso fácil a las pruebas de detección del cáncer y a la atención de salud”, dice él.

El Dr. Morrissey aconseja a las mujeres sin cobertura de seguro médico que se pongan en contacto con el departamento de salud de su condado para obtener ayuda para hacerse las pruebas de detección del cáncer, como pruebas de Papanicolaou, mamografías y pruebas de detección del cáncer de colon. “Otro gran recurso es The Promise Fund of Florida, una organización increíble que ayuda a las pacientes a obtener pruebas de detección de cáncer de seno y del cuello uterino y también ayuda a las pacientes con esos cánceres a través de sus tratamientos contra el cáncer”, dice él.

¿Quién está en mayor riesgo para el cáncer del cuello uterino?

Según la American Cancer Society (ACS), este año se le diagnosticará cáncer del cuello uterino a 14,480 mujeres, y 4,290 morirán por causa de esta enfermedad. Además, la ACS señala que:

  • El cáncer del cuello uterino suele presentarse en la mediana edad y se diagnostica con mayor frecuencia en mujeres de entre 35 y 44 años.
  • Las mujeres que nunca o rara vez se han sometido a pruebas de detección representan más del 50% de los casos nuevos de cáncer del cuello uterino.
  • Las pruebas de detección adecuadas y recibir la vacuna contra el virus del papiloma humano (VPH) son algunos de los factores que pueden ayudar a prevenir hasta el 93% de los cánceres del cuello uterino.
  • Los virus del VPH son la causa de la mayoría de los cánceres del cuello uterino.

El cáncer del cuello uterino tiene pocas señales de advertencia

Debido a que el cáncer del cuello uterino no suele presentar señales ni síntomas en su fase inicial, es especialmente importante que las mujeres se sometan a pruebas y exámenes periódicos. El Dr. Díaz aconseja consultar con su ginecólogo si tiene alguno de los siguientes síntomas:

  • Sangramiento vaginal, incluyendo el sangramiento después del coito
  • Flujo vaginal inusual
  • Dolor pélvico o dolor durante el coito

Los beneficios de las pruebas y la detección temprana

Si se detecta temprano, el cáncer del cuello uterino es uno de los cánceres más tratables, señala el Dr. Díaz. El American College of Obstetrics and Ginecology (ACOG) insta a las mujeres a comenzar las pruebas anuales de detección del cáncer del cuello uterino a los 21 años, y antes de eso en el caso de las mujeres menores de 21 años infectadas por el VIH (virus de la inmunodeficiencia humana).

El Dr. Díaz recomienda que las mujeres se sometan a las pruebas rutinarias de detección del cáncer del cuello de útero, que consisten de pruebas de Papanicolaou y, cuando sea apropiado, en la prueba conjunta del VPH. “El cáncer del cuello uterino es uno de los pocos cánceres que podemos erradicar”, señala el Dr. Díaz. “La combinación de la vacuna contra el VPH y las pruebas de detección rutinarias debería eliminar esta enfermedad. Tenemos que educar a nuestra población de pacientes sobre los beneficios de las pruebas y la detección temprana. Podría salvarles la vida”.

Atención médica que piensa en usted

Con centros de excelencia reconocidos a nivel internacional, 13 hospitales, más de 23,000 empleados, 4,000 médicos y 100 centros ambulatorios, de atención de urgencias y consultorios médicos en los condados de Miami-Dade, Monroe, Broward y Palm Beach, Baptist Health es una institución emblemática en las comunidades del sur de Florida en las que prestamos servicios.