Investigación

Cómo prevenir las infecciones urinarias

Cuando usted experimenta un deseo repentino de ir al baño, pero solo le salen unas cuantas gotas de orina – junto con una sensación de ardor y quizás hasta un poco de sangre – usted puede estar experimentando una infección urinaria o UTI por sus siglas en inglés.

La condición, que es causada por una gran cantidad de bacterias que viven en parte del conducto urinario, es más común entre las mujeres, pero los hombres pueden desarrollarlas también. La National Kidney Foundation estima que las infecciones urinarias representan casi 10 millones de visitas a los proveedores de atención de salud cada año. Y mientras que la mayoría de estas infecciones son tratadas exitosamente con antibióticos, algunas personas pueden tener factores de riesgo que pueden contribuir a tres o más infecciones por año, clasificadas como infecciones urinarias recurrentes.

Los factores de riesgo para las infecciones urinarias

Andres Lichtenberger, M.D., doctor de medicina interna con Baptist Health Primary Care en South Miami, dice que algunos factores de riesgo para las infecciones urinarias recurrentes incluyen:

  • Ser mujer – con una uretra más corta desde la vejiga, las bacterias tienen que viajar menos distancia para causar infecciones.
  • El uso de los espermicidas, incluyendo los que vienen en los condones o en forma de espuma.
  • Tener nuevos compañeros sexuales.
  • Tener una madre quien tenga infecciones urinarias recurrentes.
  • Tener una infección urinaria antes de los 15 años de edad.
  • Los cambios en la anatomía pélvica, especialmente durante la menopausia.
La prevención de las infecciones urinarias

El Dr. Lichtenberger explica que la mejor manera de prevenir las infecciones urinarias, especialmente las recurrentes, es reduciendo los factores de riesgo modificables – aquellos que son conductuales. “La buena higiene es algo clave”, dijo él. “Yo les digo a mis pacientes femeninas que se aseguren de limpiarse desde adelante hacia atrás para evitar la introducción de materia fecal y bacterias en el conducto urinario”.

Él también les aconseja a los pacientes a que sigan las siguientes recomendaciones:

  • Usar ropa interior hecha de 100 por ciento algodón. Otros materiales pueden promover el crecimiento de las bacterias a través de un entorno más cálido.
  • Cambie o reduzca el uso de los espermicidas.
  • Orine inmediatamente después de tener relaciones sexuales.
  • Tome bastantes líquidos, especialmente agua.

Un estudio reciente encontró que las mujeres con más riesgo para las infecciones urinarias recurrentes, quienes tomaban seis vasos adicionales de agua por día, además de su consumo regular de líquido, reducían su riesgo de tener otra infección por un 48 por ciento. También redujeron su uso de antibióticos, usados para tratar las infecciones urinarias por un 47 por ciento.

El Dr. Lichtenberger dice que no le sorprenden los resultados del estudio, ya que las investigaciones previas han demostrado que aumentar el consumo de líquidos ayuda a purgar el conducto urinario, incluyendo los riñones, los uréteres, la vejiga y la uretra de las peligrosas bacterias. Él advierte, sin embargo, que las personas con insuficiencia cardiaca congestiva o con ciertas enfermedades renales, deben continuar limitando su consumo de líquidos, según lo aconseje su médico.

Diagnosticar las infecciones urinarias

Si usted sospecha que puede tener una infección urinaria, el Dr. Lichtenberger dice que es importante buscar atención médica.

“Mientras que a veces estas infecciones se resuelven por sí mismas, el tratamiento con antibióticos prevendrá que la infección viaje hasta los riñones y pueda convertirse posiblemente en una infección sistémica”, dijo él. “Cuando la infección llega a ese punto, puede ser algo mortal”.

Un médico puede diagnosticar una infección urinaria a través de un análisis de orina, el cual detecta la presencia de bacteria, sangre y glóbulos blancos, lo cual indica que existe una infección. Si el análisis de orina indica que hay infección, un médico a menudo ordena un cultivo de la orina para determinar el tipo de bacteria que está causando la infección. Esto ayuda a determinar el mejor antibiótico para tratar la infección.

El tratamiento de las infecciones urinarias recurrentes

El Dr. Lichtenberger señala que un tratamiento comprobado a ser eficaz para las infecciones urinarias recurrentes es tomar antibióticos diariamente, siguiendo una estricta guía de dosificación para reducir el riesgo de una resistencia a los antibióticos. Para las mujeres cuyas infecciones urinarias surgen como resultado de las relaciones sexuales, las investigaciones han demostrado que tomar una dosis de antibiótico después de las relaciones sexuales puede prevenir las infecciones. Sin embargo, él advierte que el uso profiláctico de los antibióticos debe ser considerado solamente después que otras medidas hayan fallado, y definitivamente no debe ser considerado algo rutinario.

Él explica que, debido a su capacidad para manejar las infecciones urinarias recurrentes, estas estrategias de tratamiento tienen una gran probabilidad de continuar, inclusive a medida que surjan más estudios para ayudar a determinar otras maneras de prevenir las infecciones urinarias. Sin embargo, dice él que para la mayoría de las mujeres que no tienen que restringir su consumo de líquidos debido a otras condiciones, el tomar más líquidos puede ser útil para reducir el riesgo de desarrollar una infección urinaria.

Atención médica que piensa en usted

Con centros de excelencia reconocidos a nivel internacional, 12 hospitales, más de 27,000 empleados, 4,000 médicos y 200 centros ambulatorios, de atención de urgencias y consultorios médicos en los condados de Miami-Dade, Monroe, Broward y Palm Beach, Baptist Health es una institución emblemática en las comunidades del sur de Florida en las que prestamos servicios. 

Language Preference / Preferencia de idioma

I want to see the site in English

Continue In English

Quiero ver el sitio en Español

Continuar en español