Educación

Triunfando sobre la diabetes: Con conciencia y esfuerzo, se puede lograr

Leo Haviv se preparaba para una cirugía cardíaca cuando se enteró de que tenía diabetes de tipo 2. Recuerda haber discutido con el personal médico –

nunca se le había diagnosticado – pero los números no mienten. Su nivel de azúcar en la sangre era más del triple de lo que debería haber sido.

El Sr. Haviv, consultor empresarial retirado, no es un caso excepcional. Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de los EE.UU., casi una de cada cuatro personas con diabetes en Estados Unidos no lo sabe.

Hay muchas cosas en juego. No se trata de un simple exceso de azúcar en la sangre. La diabetes no tratada aumenta el riesgo para las enfermedades cardiovasculares, ataques cardíacos, infartos cerebrales, enfermedades renales, ceguera y amputaciones.

El diagnóstico fue sin duda una llamada de atención para el Sr. Haviv, de 73 años. Después de la operación, se embarcó en una jornada para recuperar su salud con la ayuda del departamento de rehabilitación cardíaca de Baptist Health Mariners Hospital. Perdió 66 libras, se puso en forma físicamente y ya no necesita medicamentos para controlar el azúcar en la sangre, la presión arterial u otras condiciones de salud.

De estar negando que tenía diabetes hace 18 meses hasta ahora, dice, “siento que realmente he logrado algo”. Además de su pérdida de peso, su nivel de azúcar en la sangre ha pasado de más de 300 a unos 85, dice.

El Sr. Haviv espera que su historia ayude a otras personas a entender que pueden tomar el control de su salud. Reconoce que al principio tuvo muchas dificultades. Con casi 250 libras, “me sentía muy frustrado por no poder moverme tanto”, dice. Ahora camina con regularidad, disfruta jugando al pickleball con sus amigos cuatro veces por semana y se siente muy bien.

Aunque requiere esfuerzo, dice, la gente puede trabajar para superar un diagnóstico de diabetes. “No es desesperanzado. Definitivamente hay esperanza”.

Lauren Price, R.N., supervisora de atención al paciente de Mariners Hospital, recuerda cómo el Sr. Haviv se mostró inicialmente escéptico. Ella y el personal de rehabilitación cardíaca le aconsejaron sobre el control de la diabetes y le ayudaron a hacer ejercicio. En un momento dado, fue como si se encendiera una bombilla, dice la Sra. Price. “Se motivó mucho en cuanto a su estilo de vida

y los cambios en la dieta”. Leo es un brillante ejemplo de alguien que se hizo cargo de su salud. Realmente hizo el trabajo”.

El Sr. Haviv, que entonces vivía en Islamorada pero que desde entonces se ha mudado a Miami Beach, se mantiene en contacto con la Sra. Price y el personal de rehabilitación cardíaca de Mariners Hospital. “Fueron extremadamente serviciales”, dice. “Realmente me ayudaron a superar mis retos”.

Recientemente se alegró de informarles de lo que él llama un gran avance: su progresos han permitido a su médico suspender muchos de sus medicamentos, aunque sigue monitoreando su nivel de azúcar en la sangre para no perder el rumbo.

Descubrir que tenía diabetes resultó ser positivo para su vida. “Me ayudó a ver lo que tenía que hacer, que era comer más alimentos integrales, bajar de peso y hacer ejercicio”, dice.

No pretende que haya sido fácil, pero sin duda ha merecido la pena el esfuerzo de estar más sano, especialmente ahora que ha aprendido más sobre la diabetes y sus implicaciones a largo plazo. “Hay que proponerse estos objetivos”, dice.

La diabetes ocurre cuando el páncreas no produce suficiente insulina, una hormona que regula el azúcar en la sangre, o cuando el cuerpo no puede utilizar eficazmente la insulina que produce. Como resultado, el azúcar permanece en la sangre en lugar de utilizarse como energía. Con el tiempo, los niveles altos de azúcar pueden dañar los nervios y los vasos sanguíneos y poner a alguien en riesgo de endurecimiento de las arterias, lo que puede causar un ataque al corazón o un infarto cerebral.

Unos 37.3 millones de personas en los Estados Unidos tienen diabetes, según los CDC. Otros 96 millones de adultos tienen prediabetes, cuando el nivel de azúcar en la sangre de una persona es más alto de lo normal, pero no lo suficientemente alto para un diagnóstico de diabetes tipo 2.

En el 2021, una directriz actualizada emitida por la  U.S. Preventive Services Task Force  pedía que los adultos se sometieran a pruebas de detección para diabetes de tipo 2 o la prediabetes a partir de los 35 años, cinco años antes de lo aconsejado anteriormente. Los estudios han demostrado que el 90% de todos

los casos de diabetes tipo 2 podrían prevenirse o retrasarse significativamente, simplemente comiendo de forma más saludable y realizando actividad física.

Jonathan Fialkow, M.D., jefe de salud de la población de Baptist Health, lleva mucho tiempo defendiendo el monitoreo preventivo y la atención coordinada. Es un mensaje que merece ser repetido, especialmente durante el Mes de la Concientización Sobre la Diabetes.

La diabetes y la prediabetes son ambas factores de riesgo significativos para las enfermedades cardiovasculares, las enfermedades en general y la muerte”, dijo el Dr. Fialkow, que también es jefe de cardiología y subdirector médico de Miami Cardiac & Vascular Institute, en el podcast de Baptist Health, HealthTalk. “Aunque la buena noticia es que esta condición puede ser controlada – y, mejor aún, prevenida – hay muchas implicaciones y consecuencias peligrosas si no se reconoce, o si se ignora”.

Atención médica que piensa en usted

Con centros de excelencia reconocidos a nivel internacional, 12 hospitales, más de 27,000 empleados, 4,000 médicos y 200 centros ambulatorios, de atención de urgencias y consultorios médicos en los condados de Miami-Dade, Monroe, Broward y Palm Beach, Baptist Health es una institución emblemática en las comunidades del sur de Florida en las que prestamos servicios. 

Language Preference / Preferencia de idioma

I want to see the site in English

Continue In English

Quiero ver el sitio en Español

Continuar en español