Investigación

El tratamiento de la enfermedad vascular subyacente puede prevenir la "isquemia crítica de las extremidades" – Una amenaza para la vida y las extremidades

La isquemia crítica de las extremidades, ICM o CLI por sus siglas en inglés, es una enfermedad potencialmente mortal que puede conducir a la amputación. Es una forma severa de la enfermedad arterial periférica, un estrechamiento de las arterias de las extremidades que suele afectar a las piernas.

Se calcula que 2 millones de adultos estadounidenses padecen CLI, y es probable que esa cifra siga aumentando dadas las persistentes tendencia de los factores de riesgo vitales, como la edad, la diabetes y el tabaquismo. La hospitalización de los pacientes con CLI es frecuente en todo el país y hasta el 60% vuelve a ingresar en los seis meses siguientes.


Alex Powell, M.D., especialista en radiología diagnóstica y radiología vascular intervencionista en Miami Cardiac & Vascular Institute.

A pesar de los avances en el tratamiento de la enfermedad vascular subyacente para evitar los peores resultados, los pacientes con CLI aún tienen una esperanza de vida reducida, con una mortalidad que suele superar el 50% a los cinco años. La isquemia crítica de las extremidades está causada por la misma placa que obstruye las arterias y provoca los ataques cardiacos y los infartos cerebrales. En la mayoría de los casos, está causada por la enfermedad arterial periférica, EAP o PAD por sus siglas en inglés.

“En los últimos 10 o 15 años se han producido algunos avances positivos, como el reconocimiento cada vez más evidente de que la isquemia crítica de las extremidades es una enfermedad vascular en todo el cuerpo que afecta el corazón, las arterias carótidas y el riesgo de ataque cardiaco o infarto cerebral”, explica Alex Powell, M.D., especialista en radiología diagnóstica y radiología vascular intervencionista en Miami Cardiac & Vascular Institute, que forma parte de Baptist Health. “Y aunque es un poco difícil de cuantificar, mi sensación es que nos va un poco mejor en la mortalidad general porque estamos tratando mejor la enfermedad sistémica”.

La detección de la enfermedad vascular subyacente

La detección precoz de la Enfermedad Arterial Periférica es fundamental para la prevención, añade él. El Instituto ha asumido un papel de liderazgo en los estudios sobre la CLI y en la concienciación sobre esta enfermedad potencialmente mortal. Barry Katzen, M.D., fundador y director médico de Miami Cardiac & Vascular Institute, es un radiólogo intervencionista que trata a pacientes con ICM. Ha sido presidente de la Junta de la CLI Global Society.

“Cuanto antes la tratemos, mejores serán los resultados”, dijo el Dr. Powell. “Si se llega a esta enfermedad de forma temprana, se puede tratar de forma ambulatoria. Pero si se tiene una gran herida y otras comorbilidades de alto riesgo, y luego se ingresa en el hospital, eso puede llevar a una larga estancia hospitalaria. Así que estamos moviendo un poco la aguja, pero la CLI sigue estando increíblemente infradiagnosticada y subestimada”.

La CLI es el resultado de un flujo sanguíneo inadecuado hacia las piernas y los pies, causado por la arterioesclerosis, o la acumulación de placas, en las arterias que suministran sangre a las extremidades inferiores. Los factores de riesgo principales de la CLI son la diabetes, el tabaquismo, las enfermedades renales crónicas y la hipertensión.

Las señales de advertencia vitales de la CLI, que pueden indicar la necesidad de atención médica inmediata, son el dolor en la pierna, el tobillo o el pie mientras se descansa, especialmente por la noche, y las heridas que no cicatrizan en las piernas o los pies, con o sin dolor.

“Lo que puede ocurrir, por ejemplo, es que un paciente con diabetes severa se presente en la consulta de cualquier médico con una pequeña herida en el pie”, explica el Dr. Powell. “Trágicamente, una historia clásica es que después de una pedicura o algo así, o de un corte de uñas, empieza a desarrollarse una pequeña herida. Al principio no parece nada. Pero antes de darse cuenta, con el paso del tiempo, ese paciente puede terminar con una amputación significante.”

El “dolor en reposo” por la noche

“El dolor de piernas al caminar es un síntoma clásico, pero que con frecuencia se infradiagnostica o se diagnostica como otras condiciones”, dice el Dr. Powell. “Los pacientes con CLI a veces pasan de esa claudicación (dolor en las piernas causado por un flujo sanguíneo insuficiente) a tener una herida. Pero, en muchos pacientes, la primera presentación puede ser una herida debido a su patrón de enfermedad. El otro síntoma, con CLI no es una herida, es el dolor en reposo por la noche. Y es una forma clásica de dolor en reposo en la que el paciente se acuesta en la cama y le duele el pie. Descubren que si cuelgan el pie del lado de la cama, el dolor mejora. Y de nuevo, es una de esas cosas que a veces no se diagnostican correctamente”.

La prueba más habitual para determinar si puede haber una obstrucción en una arteria de las piernas es una prueba no invasiva llamada índice de tobillo-brazo. La prueba compara la presión arterial de las piernas con la de los brazos. Si la presión arterial es más débil en las piernas, el índice de tobillo-brazo es bajo y la sangre que fluye hacia los tobillos puede estar encontrando resistencia en su camino hacia los pies. Si el índice de tobillo-brazo revela esta situación, se realizarán pruebas de imágenes para visualizar el recorrido del flujo sanguíneo a través de los vasos sanguíneos y confirmar la CLI.

La detección temprana y los tratamientos

Los pacientes con enfermedad arterial periférica pueden ser tratados con estatinas para reducir el colesterol y medicamentos anticoagulantes para reducir el riesgo de ataque cardíaco y prevenir la CLI. Sin embargo, si se diagnostica una CLI, se considerará la posibilidad de someter al paciente a un procedimiento de revascularización que restablezca el flujo sanguíneo y que puede implicar la colocación de stents o la realización de un bypass. El procedimiento endovascular mínimamente invasivo suele ser la mejor opción. Pero mucho depende de la localización y la gravedad de las obstrucciones. La mayoría de los pacientes con CLI tienen múltiples obstrucciones arteriales.

Las modificaciones del estilo de vida, que incluyen caminar regularmente como ejercicio, pueden contribuir en gran medida a tratar la enfermedad subyacente, la enfermedad arterial periférica, y a prevenir la CLI.

“Sabemos que si tomamos a los pacientes con claudicación o PAD estándar, un programa de caminar hace maravillas. Y esto también se aplica a los pacientes con CLI. Al caminar, el cuerpo envía señales hormonales que dicen: “Necesito más flujo sanguíneo”. Se desarrolla un flujo sanguíneo colateral. Y algunas personas pueden salir por sí solas de la enfermedad arterial periférica, y en menor medida, pero de forma significativa, de la isquemia crítica de las extremidades.

“Así que caminar es increíblemente importante. Y, por supuesto, algunos de estos pacientes, se hacen una herida, se quedan en la cama, y entonces entran en este horrible ciclo de no caminar. Sin duda, la detección precoz, el tratamiento precoz y un programa para caminar son absolutamente los mejores caminos para la recuperación”.

Atención médica que piensa en usted

Con centros de excelencia reconocidos a nivel internacional, 13 hospitales, más de 23,000 empleados, 4,000 médicos y 100 centros ambulatorios, de atención de urgencias y consultorios médicos en los condados de Miami-Dade, Monroe, Broward y Palm Beach, Baptist Health es una institución emblemática en las comunidades del sur de Florida en las que prestamos servicios.