Investigación

La enfermedad tiroidea puede tener pocos o ningún síntoma, por lo que la concienciación es vital

La glándula tiroides, situada en la parte delantera del cuello, debajo de la manzana de Adán, mide alrededor de dos pulgadas, pero desempeña un papel importante en la salud general. La hormona tiroidea que produce afecta a la energía física, la temperatura, el peso y el estado de ánimo de una persona.

Además, las enfermedades de la tiroides, que generalmente se dividen en dos extensos grupos de trastornos: funcionamiento anormal y crecimiento anormal (nódulos) en la glándula, pueden existir con pocos o ningún síntoma.  Los trastornos funcionales usualmente están relacionados con que la glándula produce muy poca hormona tiroidea (hipotiroidismo) o demasiada (hipertiroidismo). Las mujeres tienen entre cinco y ocho veces más probabilidades que los hombres de tener problemas de tiroides, según la Asociación Americana de la Tiroides. (Enero es el mes de la concienciación sobre la tiroides).

“Alrededor de 20 millones de estadounidenses tienen algún tipo de enfermedad o problema de la tiroides, lo que demuestra lo común que es”, explica Jonathan Fialkow, M.D., subdirector médico y jefe de cardiología de Miami Cardiac & Vascular Institute. “Lo que también es interesante es que hasta el 60 por ciento de los que padecen la enfermedad de la tiroides no tienen ni idea de ella. Aprender acerca de las señales de advertencia fue a buscar la salud y las opciones de tratamiento puede hacer toda la diferencia.”

La buena noticia: La mayoría de los problemas de la tiroides pueden ser detectados y tratados. Un médico de atención primaria puede diagnosticar el hipotiroidismo o el hipertiroidismo, empezando con un análisis de sangre. Según los resultados, su médico de atención primaria puede referirle a un endocrinólogo, que trata a aquellas personas que sufren desbalances hormonales, normalmente de las glándulas del sistema endocrino o de ciertos tipos de cáncer. Un cirujano endocrino se enfoca sobre todo en las enfermedades de las glándulas tiroides, paratiroides y suprarrenales.


Neeta Erinjeri, M.D., cirujana endocrina de Miami Cancer Institute.

El Dr. Fialkow presentó un programa de Resource LIVE, titulado en inglés “Can I Blame It on My Thyroid? ”  (¿Puedo culpar a mi tiroides?), con dos expertos de Baptist Health: Pascual De Santis, M.D., endocrinólogo con Baptist Health Medical Group y Neeta Erinjeri, M.D., cirujana endocrina de Miami Cancer Institute.

“La tiroides esencialmente controla muchas de las funciones del cuerpo”, dijo el Dr. De Santis.

“Prácticamente todas las células del cuerpo son enfoque de las hormonas tiroideas y afectan el gasto energético y el consumo de oxígeno. Se evoluciona durante el desarrollo y el crecimiento de los niños. Afecta al sistema cardiovascular…. y puede afectar al sistema reproductivo. Participa de manera muy importante en el desarrollo del sistema nervioso central y también en la conducción nerviosa. Por lo tanto, afecta a todas las funciones del cuerpo”.

¿Cuáles son los síntomas o las cosas que alguien puede sentir que podrían llevar a alguien a hacerse un chequeo de la tiroides, pregunta el Dr. Fialkow?

“Debido a que la tiroides afecta tantas cosas distintas con respecto a las hormonas, produce una gran cantidad de síntomas que pueden estar asociados a la tiroides, pero que también podrían ser causados por otras cosas”, explica la Dra. Erinjeri. “Cuando los niveles de la hormona tiroidea están demasiado elevados, pueden causar muchos síntomas, como palpitaciones, frecuencia cardíaca elevada, sudoración excesiva, pérdida de peso y diarrea. Y algunas personas no los notan en lo absoluto.


Pascual De Santis, M.D., endocrinólogo con Baptist Health Medical Group.

“Cuando la función tiroidea está demasiado baja, esto es lo que preocupa mucho a la gente. Se pueden notar cosas como el aumento de peso, sentir frío todo el tiempo, sentirse muy cansado y aletargado, tener la piel seca. Todos estos son síntomas que también pueden ser causados por otras cosas, pero a menudo es lo que provoca un examen y una evaluación de la glándula tiroides”.

La más preocupante de las dos condiciones, muy poca hormona tiroidea (hipotiroidismo) o demasiada hormona tiroidea (hipertiroidismo), es el hipertiroidismo. Algunas de las complicaciones más graves del hipertiroidismo tienen que ver con el corazón, como la aceleración del ritmo cardíaco y el trastorno del ritmo cardíaco, la fibrilación auricular, que aumenta el riesgo de un infarto cerebral, y la insuficiencia cardíaca congestiva.

“El hipertiroidismo, debido a los efectos que tiene en todo el cuerpo, incluso en un estado subclínico, es algo que requiere una evaluación más profunda, en comparación con el hipotiroidismo, debido a los efectos secundarios que puede tener”, dijo la Dra. Erinjeri.

Y luego hay nódulos que necesitan más evaluaciones, añade ella. “También vemos problemas que no tienen nada que ver con la producción de hormonas, sino que son nódulos reales dentro de la tiroides. Y dependiendo de dónde crezcan y del tamaño que tengan, también pueden desencadenar otros efectos, como síntomas locales o empujar las estructuras circundantes, ser visibles externamente – o no causar ningún síntoma – pero aparecer en las imágenes que hacemos por otras razones.”

He aquí un poco más del programa de Resource Live: “Can I Blame It on My Thyroid?”, el cual se puede ver en su totalidad y en inglés aquí.

Dr. Fialkow: “No queremos que la gente saque conclusiones precipitadas con síntomas mínimos. Entonces, explíquenos el papel del médico de atención primaria cuando alguien pueda sospechar un trastorno de la tiroides, y cuándo se debe acudir a un endocrinólogo.

Dr. De Santis:
“Las personas que tienen una forma muy leve de anormalidad, ya sea en el rango de hipo o hiper, y dependiendo de su edad, pueden ser completamente asintomáticas. Cuando un paciente tiene la inquietud de que puede tener un problema de tiroides, la primera persona a la que debe acudir es al médico de atención primaria. Cuando los síntomas son muy vagos e inespecíficos, podrían ser causados por cualquier cosa, como explica la Dra. Erinjeri. Pero ciertamente también podrían estar relacionados con una anomalía de la hormona tiroidea. Su médico de atención primaria puede pedir fácilmente un análisis de sangre. Y eso alertará inmediatamente al médico primario si hay una anormalidad en la función tiroidea o no”.

Dr. Fialkow: “Con el hipotiroidismo, ¿hay una tendencia a que se vuelvan más sintomáticos con el tiempo? ¿O pueden las personas pasar largos periodos de tiempo asintomáticas?

Dr. Erinjeri:
“La causa más común de hipotiroidismo es una condición llamada tiroiditis de Hashimoto (un trastorno autoinmune que implica la inflamación crónica de la tiroides). Dado que podría ser una enfermedad relacionada con la autoinmunidad, lo que ocurre con la enfermedad de Hashimoto es que tiende a progresar con el tiempo. Así que, aunque no haya síntomas por el momento y no cause nada, la mayoría de las condiciones con la tiroides son lentamente progresivas. No es algo que vaya de una semana a otra, o incluso necesariamente de un año a otro, que se pueda notar. Pero es algo que, si se nota, hay que darle seguimiento.  Con el tiempo, empeoraría y eventualmente llegaría al punto en que requeriría tratamiento, y eso fácilmente tratado con hormona tiroidea.”

Atención médica que piensa en usted

Con centros de excelencia reconocidos a nivel internacional, 13 hospitales, más de 23,000 empleados, 4,000 médicos y 100 centros ambulatorios, de atención de urgencias y consultorios médicos en los condados de Miami-Dade, Monroe, Broward y Palm Beach, Baptist Health es una institución emblemática en las comunidades del sur de Florida en las que prestamos servicios.