Nutrición

Los súper alimentos que pueden prevenir las enfermedades

Una colorida ensalada con frutas y vegetales en rebanadas o una jugosa hamburguesa con queso derretido y papa fritas – ¿Cuál de los dos escogería usted? Cada día hacemos selecciones de alimentación que impactan nuestra salud y nuestro bienestar en general. ¿Pero sabemos el grado al cual los alimentos que consumimos ayudan a promover o a prevenir las enfermedades como el cáncer?

Aunque nadie ha podido decir que un alimento en específico puede prevenir el cáncer por completo, existe suficiente evidencia para apoyar la noción de que algunos alimentos tienen propiedades contra el cáncer y pueden ayudar en la prevención y en el tratamiento de alrededor de un tercio de los cánceres más comunes. Asimismo, se ha encontrado que algunos alimentos aumentan el riesgo para la enfermedad. Al hacer pequeños cambios en su dieta, usted también puede asegurar de que está haciendo todo lo posible para mantenerse saludable.

Alimentos para evitar o limitar

Carne: La carne es una gran fuente de proteína. Sin embargo, la mayoría de los estadounidenses comen más carne de lo que es considerado saludable. Comer grandes cantidades de carnes procesadas como tocino, perros calientes y carnes estilo delicatesen está vinculado con un aumento en el riesgo para los cánceres del estómago, colorrectales y de próstata. Las carnes rojas y aves con piel que son cocidas a altas temperaturas (a la parrilla, asadas o fritas) pueden crear compuestos carcinogénicos que pueden aumentar el riesgo para el cáncer. Por ese motivo, la American Cancer Society recomienda limitar su consumo de carnes rojas y no recomienda cocinar estas y otras fuentes de proteína altas en grasa a altas temperaturas. Usted puede reducir su riesgo para el cáncer disminuyendo su consumo de carne en general y comiendo carne roja sólo de vez en cuando.

Grasa: Un beneficio adicional de reducir su consumo de carne es que también estará reduciendo la cantidad de grasas dañinas en su dieta. Las dietas altas en grasa han sido vinculadas con un aumento en las tasas de cáncer. Sin embargo, no todas las grasas son creadas iguales, y mientras que algunas grasas pueden aumentar su riesgo, otras pueden reducirlo. Las grasas que se deben evitar incluyen las grasas saturadas y las grasas trans. Estas se pueden encontrar mayormente en productos derivados de animales tales como la carne roja, la leche entera y los huevos. Las mejores grasas son las derivadas de las plantas y se pueden encontrar en el aceite de oliva, las nueces y los aguacates.

Los ácidos grasos Omega-3 que se encuentran en el salmón, la tuna y la linaza también son buenas opciones para ayudar a forjar un cuerpo saludable.

GMO: Muchos hemos escuchado de los organismos genéticamente modificados (GMO por sus siglas en inglés) y las inquietudes acerca de su seguridad. Los GMO son organismos cuyo ADN ha sido alterado artificialmente en un laboratorio a través de la ingeniería genética. Por ejemplo las cosechas de alta demanda tales como las que se utilizan para fabricar los aceites de soya, maíz, canola y algodón, son generalmente manipuladas para ser resistentes a los insectos y a los herbicidas. Estos productos entonces se utilizan para preparar muchos de los alimentos procesados que consumimos hoy en día. Aunque existen opiniones conflictivas acerca de la seguridad de los alimentos GMO, el hecho es que estos productos no han sido sometidos a suficientes pruebas para determinar su seguridad. Por este motivo, asegúrese de leer las etiquetas cuidadosamente y considere los productos orgánicos siempre y cuando sea posible.

Azúcares añadidos: Demasiadas bebidas azucaradas en la dieta han sido vinculadas con el aumento de peso y la obesidad, pero el consumo de “demasiados” azúcares añadidos en la dieta puede contribuir a las enfermedades del corazón, la diabetes, las caries dentales e inclusive el cáncer. Tomar bebidas azucaradas todos los días por seis meses aumenta los depósitos de grasa en el hígado por un 150 por ciento, lo cual contribuye directamente a la diabetes y a las enfermedades del corazón, según cita un artículo en la edición de febrero de 2012 de la revista American Journal of Clinical Nutrition.

“Estar al tanto del contenido de azúcar en las bebidas es la mejor manera de reducir la contribución de estas a su consumo diario de calorías y evitar que hagan daño a su salud”, afirmó Cathy Clark-Reyes, una dietista registrada con Baptist Health Primary Care. “Las bebidas azucaradas son calorías vacías. No tienen vitaminas o minerales. Inclusive el jugo al 100 por ciento usualmente tiene por lo menos entre 15 y 20 gramos de azúcar por ración”.

Los azúcares añadidos se han convertido en la causa mayor en las dietas que escalan la diabetes y la enfermedad cardiaca. Según un estudio reciente, la mayoría de los adultos en los EE.UU. consumen alrededor de 22 cucharaditas de azúcar al día, lo que es mucho más de lo que es recomendado por la comunidad médica.

¿Qué comer?

Antioxidantes y Fitoquímicos: Artículo tras artículo nos informan que consumir una dieta saludable en general que incluya más frutas y vegetales, es la clave para una mejor salud, para bajar de peso y para evitar las enfermedades como el alto colesterol, la enfermedad cardiaca y la diabetes. Lo mismo es cierto para muchos tipos de cáncer. Un cuerpo de investigación sugiere que los antioxidantes y los fitoquímicos que se encuentran en los alimentos derivados de las plantas, ayudan a prevenir el daño a las células causado por la oxidación y pueden reducir el riesgo para el cáncer. En este momento, los investigadores no están seguros de los compuestos específicos que pueden reducir el riesgo y por eso sugieren una dieta rica en una variedad de alimentos derivados de las plantas. Los antioxidantes incluyen la vitamina C, vitamina E y beta caroteno que se encuentran en muchas frutas y vegetales incluyendo los arándanos, los tomates y las zanahorias. Los fitoquímicos son compuestos derivados de algunas plantas incluyendo las cebollas, los puerros, el ajo, los tomates, los granos enteros, los frijoles, las hierbas y el té.

Fibra y linaza: Aunque existen pocas investigaciones acerca de cómo la fibra dietética afecta al cáncer, las dietas ricas en fibra soluble son recomendadas porque contienen otros nutrientes que pueden ayudar a reducir el riesgo. Los alimentos altos en fibra incluyen los carbohidratos derivados de las plantas como avena, salvado de avena, cebada, lentejas, frijoles y nueces. La linaza es el grano que encabeza a todos los demás granos en cuanto a sus beneficios de salud. Este proporciona el más alto nivel (un 26 por ciento) de fibra soluble de alta calidad de ningún otro alimento. Dos pequeños estudios realizados en pacientes con cáncer de próstata y de seno revelaron una relación entre las dietas altas en linaza y tasas más bajas de crecimiento de células cancerosas. En pruebas de laboratorio, los compuestos derivados de la linaza disminuyeron el crecimiento de las células cancerosas y ayudaron a mejorar ciertos tratamientos contra el cáncer.

Acerca de la autora

MARGI_FAZEMargi Faze es parte del equipo del Wellness Center at Mariners Hospital. Ella tiene un título de bachiller en inglés y es una instructora de yoga, Pilates y ejercicio de grupo certificada por el American College of Sports Medicine.

Atención médica que piensa en usted

Con centros de excelencia reconocidos a nivel internacional, 12 hospitales, más de 27,000 empleados, 4,000 médicos y 200 centros ambulatorios, de atención de urgencias y consultorios médicos en los condados de Miami-Dade, Monroe, Broward y Palm Beach, Baptist Health es una institución emblemática en las comunidades del sur de Florida en las que prestamos servicios. 

Language Preference / Preferencia de idioma

I want to see the site in English

Continue In English

Quiero ver el sitio en Español

Continuar en español