Algunas disecciones aórticas pueden tratarse sin cirugía abierta

Como parte del Mes de la Concienciación de las Enfermedades Vasculares, los médicos de Miami Cardiac & Vascular Institute, que forma parte de Baptist Health están enfocando la atención en los aneurismas aórticos y, más específicamente, en lo que ocurre cuando alguno se diseca o se rompe.

Andrew Niekamp, M.D., radiólogo intervencionista de Miami Cardiac & Vascular Institute

Las disecciones aórticas son raras, con un número estimado de cinco a 30 casos por millón de personas, según la revista médica Cardiovascular Diagnostic Therapy Journal. Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de los Estados Unidos (CDC) afirman que los aneurismas o disecciones aórticas fueron la causa de 9,904 muertes en el 2019, casi el 60 por ciento de ellos hombres. El popular actor de televisión norteamericano John Ritter murió de una disección aórtica no detectada en el 2003, a la edad de 54 años.

Los médicos describen un aneurisma aórtico como una protuberancia en forma de globo en la aorta, la arteria principal que lleva la sangre desde el corazón a través del pecho y el torso. El aneurisma de la aorta torácica se produce en el pecho, mientras que el aneurisma de aorta abdominal, que más común, se produce debajo del pecho.

A veces, a menudo como consecuencia de la hipertensión arterial crónica del paciente, la fuerza del bombeo de la sangre puede crear fatiga en la pared de la arteria, lo que puede eventualmente causar que la pared se desgarre. La sangre atraviesa el desgarro y separa, o diseca, las capas interna y media de la aorta. O, lo que es peor, el aneurisma puede romperse por completo, lo que provoca una hemorragia en el interior del cuerpo. Ambas condiciones pueden ser fatales si no se tratan rápidamente, según los médicos.

“La aorta tiene tres capas: la íntima, o capa interna; la media, o capa intermedia; y la adventicia, o pared externa”, explica Andrew Niekamp, M.D., radiólogo intervencionista de Miami Cardiac & Vascular Institute. “Un desgarro en la íntima permite que la sangre quede atrapada y se acumule entre esta y la media. Esto puede debilitar la adventicia y terminar disecándose en otros vasos abastecidos por la aorta y afectando a esos órganos respectivos”.

El dolor de espalda desgarrador es un síntoma común

Las personas que sufren una disección aórtica saben inmediatamente que algo anda mal, señala el Dr. Niekamp. Muchos pacientes lo describen como un dolor de espalda “desgarrador”, a veces acompañado de diaforesis o sudoración excesiva”, dice él. “Las personas con una disección aórtica torácica pueden sentir dolor en el pecho, y las que tienen una disección aórtica abdominal pueden sentir dolor en el abdomen, pero el dolor de espalda desgarrador es, definitivamente, el síntoma más común”.

Las roturas aórticas son más raras pero aún más graves, dice el Dr. Niekamp, y añade que la mayoría de los pacientes ni siquiera llegan vivos al hospital. “No descarte los síntomas. Busque atención de emergencia lo antes posible”, aconseja él.

Los protocolos de tratamiento dependen del tipo de disección

La mayoría de las veces, un aneurisma o disección aórtica se descubre cuando el paciente se somete a un examen de imagen, un escán del pecho o una resonancia magnética, por ejemplo- por alguna otra condición que se está evaluando. En ese momento, señala el Dr. Niekamp, un radiólogo intervencionista tendría que determinar si es algo que puede ser monitoreado o si requiere una intervención quirúrgica.

Los médicos utilizan el sistema de clasificación de Stanford como guía para tratar las disecciones aórticas, según el Dr. Niekamp. Una disección de tipo A de Stanford afecta a la aorta ascendente, que alimenta los tres vasos sanguíneos principales que suplen sangre a las extremidades superiores y a la zona de la cabeza y el cuello. “Ese es un territorio valioso y una disección aquí requiere una reparación quirúrgica inmediata”, explica él. “No sólo está en riesgo el cerebro, sino también las arterias coronarias que suministran sangre al corazón”.

La reparación quirúrgica de una disección de tipo A es compleja y suele requerir una gran incisión en el pecho, dice el Dr. Niekamp, y añade que los pacientes necesitan un plazo extenso de recuperación y rehabilitación cardíaca después de la operación. Pero el pronóstico a largo plazo de los pacientes a los que se le ha reparado una disección aórtica es “bastante favorable”, dice él. “Hemos tenido varios pacientes aquí en Miami Cardiac & Vascular Institute que han presentado disecciones de tipo A y les ha ido muy bien”.

Factores de riesgo para la disección aórtica

Los CDC afirman que la hipertensión crónica, o presión alta, es una de las causas principales de las disecciones aórticas, y señalan que “las enfermedades y los comportamientos poco saludables que dañan el corazón y los vasos sanguíneos también aumentan el riesgo de sufrir un aneurisma aórtico”. El Dr. Niekamp afirma que, en el caso de las disecciones de tipo B menos graves, el fundamento del tratamiento es el control de la presión arterial.

El tabaquismo es el comportamiento más importante relacionado con los aneurismas aórticos, según los CDC, ya que es responsable de aproximadamente el 75% de todos los aneurismas de la aorta abdominal. “Fumar debilita la pared aórtica y hace que la aorta se dilate, lo que puede causar una disección”, explica el Dr. Niekamp. “Además, ciertas drogas, como la cocaína, por ejemplo, pueden producir aumentos rápidos de presión arterial, lo que puede causar una disección”.

Otros factores de riesgo incluyen un aneurisma aórtico preexistente, un defecto de la válvula aórtica, el endurecimiento de las arterias o un estrechamiento de la aorta al nacer, dicen los CDC. El Dr. Niekamp añade que las personas que tienen antecedentes familiares de aneurismas aórticos o ciertos trastornos hereditarios del tejido conectivo, como el síndrome de Marfan y el síndrome de Ehlers-Danlos, también tienen un mayor riesgo.

Maximizar la toma de medicamentos para mejorar la salud cardiovascular puede ser eficaz para reducir el riesgo de disección aórtica, según el Dr. Niekamp, y añade que los medicamentos por sí solos no son la solución. “También es necesario modificar el estilo de vida”, dice él. “Hay que abordar cualquier otro factor de riesgo que se pueda tener dejando de fumar, controlando el peso, controlando la presión arterial, el colesterol o la diabetes. Todo esto es muy importante”.

Se recomiendan pruebas de detección para los hombres mayores

Debido a que son tan poco comunes, no existe un programa oficial de pruebas de detección de aneurismas aórticos patrocinado por el gobierno. Aun así, U.S. Preventive Services Task Force recomienda que los hombres entre 65 y 75 años que hayan fumado alguna vez se sometan a una ultrasonido para detectar aneurismas aórticos abdominales, aunque no presenten síntomas.

Si a usted se le diagnosticara un aneurisma aórtico, o si sufriera una disección o una rotura aórtica, el Dr. Niekamp afirma que los médicos de Miami Cardiac & Vascular Institute están especialmente entrenados y tienen acceso a la tecnología más avanzada para diagnosticar y tratar estas y otras enfermedades vasculares de gran complejidad.

Las disecciones de tipo B a menudo pueden repararse a través del tratamiento endovascular, añade el Dr. Niekamp, evitando que el paciente tenga que someterse a una cirugía abierta mayor. “El tratamiento endovascular es en realidad el preferido”, dice él. “Los resultados son favorables y, lo que es más importante, los pacientes experimentan muchas menos molestias y tiempos de recuperación mucho más cortos”.

Atención médica que piensa en usted

Con centros de excelencia reconocidos a nivel internacional, 13 hospitales, más de 23,000 empleados, 4,000 médicos y 100 centros ambulatorios, de atención de urgencias y consultorios médicos en los condados de Miami-Dade, Monroe, Broward y Palm Beach, Baptist Health es una institución emblemática en las comunidades del sur de Florida en las que prestamos servicios.