Investigación

Las inquietantes tendencias impulsan una campaña vital para ayudar a los fumadores y vapeadores a dejar de fumar

Alrededor de 34 millones de adultos estadounidenses aún fuman cigarrillos, mientras que por lo menos 2.5 millones de adolescentes y unos 6 millones de adultos jóvenes utilizan productos de tabaco sin humo (cigarrillos electrónicos).  Los expertos afirman que los cigarrillos electrónicos, o dispositivos de “vaping”, pueden causar serios problemas de salud y pueden incitar a los jóvenes usuarios a consumir productos del tabaco.

Fumar productos del tabaco sigue siendo la causa principal evitable de muerte y enfermedad en el mundo. Se calcula que el tabaquismo causa 480,000 muertes al año, es decir, una de cada cinco muertes. Es la mayor causa de casos de cáncer de pulmón, y el cáncer de pulmón es la causa de muerte por cáncer número uno.

“El cáncer de pulmón se desarrolla en los pacientes como resultado de los 6,000 a 7,000 cocarcinógenos y carcinógenos que se derivan de la hoja de tabaco”, explica Mark Dylewski, M.D., jefe de cirugía torácica general de Miami Cancer Institute. “Y ahora tenemos a los jóvenes que utilizan productos de vapeo sin darse cuenta de las consecuencias para la salud. Estos lápices de vapeo producen más nicotina por bocanada que un cigarrillo de combustible de rutina. Nuestros jóvenes están pensando que estos lápices de vapeo son más seguros, menos adictivos – y eso es absolutamente falso.”

Un nuevo estudio ha descubierto que los fumadores de cigarrillos que dejan de fumar antes de los 35 años pueden conseguir una “inversión sustancial del riesgo” de muerte prematura por cualquier causa en comparación con los que nunca han fumado. Según los investigadores, en el caso de los que dejaron de fumar entre los 45 y los 64 años, la disminución del riesgo fue del 66%.

Las tasas de consumo de cigarrillos han disminuido sustancialmente en las últimas décadas, del 42% en el 1965 al 14% en el 2019, pero la pandemia de la COVID-19 ha tenido un impacto inquietante en el acceso a los productos de tabaco. Por primera vez en dos décadas, las ventas de cigarrillos aumentaron durante la pandemia de COVID-19. Además, la creciente popularidad del vaping está creando una nueva generación de potenciales consumidores de tabaco, según temen los expertos en salud.

La inquietante popularidad del vapeo entre los adolescentes y los adultos jóvenes

El mes pasado, la Administración de Drogas y Alimentos de los EE.UU. (FDA) y los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) publicaron datos federales de la Encuesta Nacional sobre el 2022 National Youth Tobacco Survey (NYTS) sobre el uso de cigarrillos electrónicos o dispositivos de “vaping”. La encuesta encontró que el 14.1 por ciento (2.14 millones) de los estudiantes de escuela secundaria y el 3.3 por ciento (380,000) de los estudiantes de escuela intermedia informaron del uso actual de cigarrillos electrónicos. 

“Tanto los cigarrillos como los líquidos para vaping contienen nicotina, que es el ingrediente que los hace altamente adictivos”, explica Samuel Richter, M.D., oncólogo radioterápico de Lynn Cancer Institute en Boca Raton Regional Hospital. “Los cigarrillos electrónicos contienen otras sustancias nocivas, como ciertas cantidades de metales y productos químicos, y también pueden tener otros ingredientes de efecto desconocido”.

Además, la nicotina de los dispositivos de vaping puede provocar dependencia y adicción, añade. “Esto puede hacer que una persona tenga más probabilidades de empezar a fumar cigarrillos normales”, dice el Dr. Richter. “Y luego, por supuesto, sabemos que fumar tabaco es conocido por aumentar el riesgo de que una persona sufra serios problemas de salud, como enfermedades cardíacas, pulmonares, insuficiencia renal, infecciones y cáncer”.

A principios de este año, la FDA dijo que planea establecer “un nivel máximo de nicotina” para reducir la adicción de los cigarrillos y otros productos de tabaco de combustión.  Los expertos en cáncer y enfermedades cardiovasculares de Baptist Health coinciden en que la propuesta de la FDA de reducir los niveles de nicotina en los productos de tabaco tradicionales, incluyendo los cigarrillos, es un buen primer paso, pero no aborda la adicción de los cigarrillos electrónicos, donde la cantidad de nicotina es mayor e incluso ajustable en algunos dispositivos de vapeo.

La posible relación a largo plazo entre los productos de vapeo y el cáncer aún no se ha establecido porque los cigarrillos electrónicos llevan pocos años en el mercado. Sin embargo, están apareciendo nuevos estudios que plantean problemas de salud relacionados con el vapeo.  Los adultos que utilizan regularmente dispositivos electrónicos de suministro de nicotina, o cigarrillos electrónicos, “mostraron cambios inquietantes en la función del corazón y los vasos sanguíneos y tuvieron un rendimiento significativamente peor en las pruebas de esfuerzo que las personas que no utilizaron ningún producto de nicotina”, según dos análisis separados de la investigación preliminar que se presentará en las Sesiones Científicas 2022 de la American Heart Association en Chicago este mes.

Pruebas de detección para fumadores y exfumadores

La prueba de detección recomendada para el cáncer de pulmón es la tomografía computarizada de dosis baja o (LDCT por sus siglas en inglés). Esta prueba consiste de una máquina de rayos X que escanea el cuerpo y utiliza bajas dosis de radiación para obtener imágenes detalladas de los pulmones.

“Históricamente, la mayoría de los pacientes a los que se les diagnosticaba cáncer de pulmón en EE.UU. se encontraban en los estadios tres y cuatro”, explica el Dr. Dylewski. “Eso solía ser entre el 60 y el 70 por ciento de los pacientes, y eso está cambiando con la implementación de las pruebas de detección CT. Y cada vez detectamos más pacientes en los estadios más tempranos, el primero y el segundo, en los que la cirugía puede tener un impacto en la curación de esos pacientes”.

La U.S. Preventive Services Task Force (USPSTF) recomienda las pruebas de detección del cáncer con LDCT a las personas que:

  • Tengan un historial de 20 años de tabaquismo intenso (una media de un paquete de cigarrillos al día), y
  • Fuman ahora o han dejado de fumar en los últimos 15 años, y
  • Tienen entre 55 y 80 años de edad.

Cómo dejar de fumar mejora su salud

Los beneficios de dejar de fumar son casi inmediatos y aumentan con el tiempo. Nunca es demasiado tarde para dejar de usar el tabaco según la ACS y los Centros Para el Control y la Prevención de Enfermedades de los EE.UU. Mientras más pronto deje de fumar, más podrá reducir sus probabilidades de desarrollar cáncer y otras enfermedades.

¿Cómo se recupera el cuerpo de un fumador promedio con el pasar del tiempo luego de dejar de fumar? La Sociedad Americana del Cáncer dice que luego de:

20 minutos:
Su ritmo cardiaco y su presión sanguínea comienzan a bajar.

12 horas: 
El nivel de monóxido de carbono en su sangre baja a lo normal.

2 semanas a 3 meses:
Mejora su circulación mientras aumenta su función pulmonar.

1 a 9 meses:              
Disminuye la tos y la falta de aire. Sus pulmones comienzan a recobrar una función normal, aumentando su habilidad de combatir las infecciones.

1 año:
El exceso de riesgo para las enfermedades de las arterias coronarias es menos que el de una persona que sigue fumando.

5 años:
Es riesgo de desarrollar cáncer de la boca, garganta, esófago y vejiga se reduce por la mitad. El riesgo de desarrollar cáncer del cuello uterino baja al riesgo de una persona que no ha fumado. El riesgo de tener un derrame cerebral puede bajar al mismo de una persona que no fuma luego de 2 a 5 años.

10 años:
El riesgo de morir de cáncer de pulmón es alrededor de la mitad que el de una persona que continúa fumando. Baja el riesgo de desarrollar cáncer de la laringe y el páncreas.

15 años:
El riesgo para las enfermedades de las arterias coronarias del corazón es igual que el de una persona que no ha fumado.

Para más información visite: BaptistHealth.net/LungScreening y BaptistSalud.net/EvaluacionDePulmon.

Tags:

Atención médica que piensa en usted

Con centros de excelencia reconocidos a nivel internacional, 12 hospitales, más de 27,000 empleados, 4,000 médicos y 200 centros ambulatorios, de atención de urgencias y consultorios médicos en los condados de Miami-Dade, Monroe, Broward y Palm Beach, Baptist Health es una institución emblemática en las comunidades del sur de Florida en las que prestamos servicios. 

Language Preference / Preferencia de idioma

I want to see the site in English

Continue In English

Quiero ver el sitio en Español

Continuar en español