Resource Blog/Media/MCVI Walia Sleep Health HERO

Educación

Descansa tranquilo: La calidad y la cantidad de sueño son claves para la salud del corazón

Dormir bien no sólo significa sentirse descansado. También se trata del cuidado del corazón y de la salud.

 

Las investigaciones han demostrado que, con el paso del tiempo, un sueño deficiente o inadecuado está vinculado con la hipertensión arterial, los infartos cerebrales, la insuficiencia cardíaca, el endurecimiento de las arterias, las arritmias, los ataques cardíacos, la diabetes, la depresión, la demencia, la obesidad y el debilitamiento del sistema inmunológico.

 

Sin embargo, según una encuesta reciente de la American Academy of Sleep Medicine, uno de cada tres adultos en Estados Unidos no cumple el mínimo recomendado de siete horas de sueño reparador cada noche. Eso significa que hay demasiada gente que anda por ahí sintiéndose fatigada (y tal vez de mal humor), así como una alarmante proporción de la población en riesgo de sufrir serias consecuencias para la salud.

 

"Me gustaría que más gente fuera consciente de la importancia de la salud del sueño", afirma Harneet Walia, M.D., jefa de transformación clínica de Baptist Health Medical Group. "Sabemos que dormir mal afecta a la calidad de vida de muchas maneras, incluyendo un mayor riesgo de accidentes, somnolencia diurna excesiva, niebla cerebral, problemas de memoria y deterioro de la salud mental. También puede tener un impacto adverso significativo en la salud del corazón".

 

 

Harneet Walia, M.D., jefa de transformación clínica de Baptist Health Medical Group

 

Siempre a la vanguardia de la innovación, Miami Cardiac & Vascular Institute lleva mucho tiempo haciendo hincapié en la importancia del sueño. Como parte de Baptist Health Heart & Vascular Care, el Instituto es uno de los pocos lugares del país donde la medicina del sueño está incluida como parte de su programa cardíaco integral, según la Dra. Walia.

 

"El sueño es absolutamente esencial para una buena salud", afirma. "Cuando hablamos de elegir un estilo de vida saludable, hablamos de la dieta, hablamos del ejercicio. Del mismo modo, deberíamos hablar de la salud del sueño".

 

Durante el Mes del Corazón, en febrero, la American Heart Association señala que se calcula que el 80% de las enfermedades cardiovasculares podrían prevenirse con cambios en el estilo de vida. Uno de esos factores es dormir más y mejor.

 

Hay muchos factores que pueden influir en la calidad y la cantidad de sueño, desde los hábitos personales hasta ciertas condiciones de salud. Los especialistas del sueño pueden ayudar. Pero para empezar, la gente debe hacer del sueño una prioridad, según la Dra. Walia.

 

La importancia de dormir bien

Dormir es una necesidad humana básica, como comer, beber y respirar. La mayoría de los adultos necesitan entre siete y nueve horas de sueño de calidad cada noche. Sin embargo, según los National Institutes of Health (NIH), sólo un tercio de los adultos duerme esa cantidad de horas.

 

"Nuestra cultura trata el sueño como si fuera un lujo o un capricho", afirma la Dra. Walia. "La privación del sueño es una medalla de honor para algunas personas, pero en realidad, es todo lo contrario".

 

El hecho de que puedas arreglártelas con menos horas de sueño no significa que debas hacerlo. La duración inadecuada del sueño se ha visto vinculada con un aumento del calcio coronario, un componente de la placa y un factor que contribuye a los ataques cardíacos. Además, los niveles sanguíneos de varios marcadores inflamatorios aumentan con la falta de sueño. En un estudio, por ejemplo, las mujeres de mediana edad que durmieron cinco horas o menos cada noche durante un periodo de 10 años tenían un riesgo un 30% mayor de sufrir enfermedades cardíacas que las mujeres que durmieron un promedio de ocho horas. Una amplia gama de estudios adicionales han demostrado una asociación entre la deficiencia del sueño y la hipertensión, los infartos cerebrales, el aumento de peso, la diabetes y la demencia.

 

Las gente no descansa mal sólo porque están tratando de cumplir con sus responsabilidades familiares o dedicar más tiempo al trabajo. Una encuesta reciente de la American Academy of Sleep Medicine reveló que el 91% de los encuestados afirmaba haber perdido horas de sueño por quedarse despierto viendo un programa en la televisión. La navegación y las compras por internet también mantienen despierta a la gente, ya que el 75% afirma haberse quedado despierto más allá de la hora de acostarse para comprar por Internet.

 

No vale la pena perder el sueño por una serie de éxito, ni un video viral, ni un par de zapatos nuevos (aunque estén en oferta). "A veces la gente no reconoce las consecuencias de la falta de sueño porque se acostumbra a eso", dice la Dra. Walia. "Puede tener consecuencias de largo alcance".

 

La calidad cuenta

Hay una variedad de condiciones que pueden interferir en la calidad del sueño, que es tan importante como la cantidad. Por ejemplo, las personas con apnea obstructiva del sueño se despiertan con frecuencia durante toda la noche, a menudo sin siquiera saberlo, debido a interrupciones en su respiración. La interrupción de la entrada de oxígeno se produce cuando las vías respiratorias se obstruyen o colapsan. El consiguiente aumento de adrenalina activa la respuesta de lucha o huida del cerebro, provocando picos en la presión arterial y fluctuaciones en la frecuencia cardiaca.

 

La apnea del sueño se diagnostica mediante un estudio nocturno que puede realizarse en un centro del sueño o en casa con un equipo de monitorización portátil. El tratamiento recomendado con más frecuencia es la CPAP, o presión positiva continua en las vías respiratorias, que utiliza una máquina que bombea aire a la parte posterior de la garganta para mantener abiertas las vías respiratorias mientras se duerme. Los estudios demuestran que, cuando se utiliza consistentemente, da muy buenos resultados.

 

Otros trastornos del sueño tratables son el insomnio, un trastorno frecuente que implica dificultad para conciliar el sueño o para mantenerlo; la irregularidad del sueño, en la que los patrones de sueño son inconsistentes; los trastornos del ritmo circadiano, en los que el reloj del cuerpo no sigue los patrones normales de día y noche; los trastornos del movimiento, como los espasmos nocturnos de las piernas y el síndrome de piernas inquietas; y la narcolepsia, un trastorno neurológico crónico que afecta a la capacidad del cerebro para controlar los ciclos de sueño-vigilia.

 

Los NIH calculan que hasta 70 millones de personas en los Estados Unidos. padecen algún trastorno del sueño. "Los datos muestran que casi todos los trastornos del sueño están relacionados con la salud del corazón", dice la Dra. Walia.

 

Cómo buscar ayuda

Si te preocupa tu capacidad para conciliar el sueño, o para permanecer dormido o tu somnolencia diurna, o si sospechas que puedes tener apnea del sueño, habla con tu médico de atención primaria o pide consejo a un especialista del sueño, dice la Dra. Walia. Tu salud depende de eso.

 

Sin embargo, hablar del sueño puede ser algo complejo. "Hay muchas facetas distintas de la salud del sueño, como la duración del sueño, la calidad del sueño, la eficiencia del sueño, tus hábitos en torno al sueño y cómo el sueño afecta a tu calidad de vida", dice la Dra. Walia. "Podemos solucionar los problemas. Todos estos factores deben formar parte de la conversación".

Atención médica que piensa en usted

Con centros de excelencia reconocidos a nivel internacional, 12 hospitales, más de 27,000 empleados, 4,000 médicos y 200 centros ambulatorios, de atención de urgencias y consultorios médicos en los condados de Miami-Dade, Monroe, Broward y Palm Beach, Baptist Health es una institución emblemática en las comunidades del sur de Florida en las que prestamos servicios. 

Language Preference / Preferencia de idioma

I want to see the site in English

Continue In English

Quiero ver el sitio en Español

Continuar en español