Investigación

Abra los ojos: Los jugos de frutas para niños

Sin hacer anuncios oficiales, los restaurantes de comida rápida más grandes del país han reemplazado los refrescos con jugos en sus comidas para niños, a través de los pasados meses, y al hacerlo, también han reavivado el debate acerca del azúcar en la dieta estadounidense.

La movida por parte de Burger King, McDonald’s y Wendy’s es parte de un nuevo esfuerzo por las cadenas de comida rápida, de mejorar la calidad de sus ofrendas en respuesta a la creciente demanda de los consumidores, activistas y dietistas preocupados por la epidemia de obesidad y por la salud de los niños estadounidenses.

Hasta uno de cada cinco niños en los EE.UU. tiene sobrepeso u obesidad, y este número continúa aumentando. Los niños con sobrepeso tienen más riesgo de convertirse en adolescentes y adultos con sobrepeso, poniéndolos en riesgo de desarrollar enfermedades crónicas tales como las enfermedades cardiacas y la diabetes.

Pero las críticas dirigidas a los restaurantes de comida rápida no han desaparecido. El problema: la opción de jugo de manzana que reemplaza a los refrescos en muchos de estos populares restaurantes contiene 20 gramos de azúcar por paquete.

Muchos también están ofreciendo leche con chocolate baja en grasa y leche descremada en vez de los refrescos. Los dietistas generalmente dicen que estas opciones por lo menos son una mejoría sobre el ofrecer solamente refrescos en las comidas para niños – aunque una soda tamaño infantil tiene alrededor de los mismos gramos de azúcar que el jugo.

Los jugos y el azúcar
¿Qué pueden hacer los padres? Los dietistas y los médicos de familia están de acuerdo en que los padres deben poner más atención al contenido de azúcar en la dieta de sus hijos. Y no tienen que darle las comidas para niños del todo. Los jugos comercializados para niños, a menudo contienen tanta azúcar como los refrescos, pero muchas marcas ofrecen opciones “bajas en azúcar”. Los padres deben leer las etiquetas cuidadosamente.

“Los padres deben poner mucha atención a la dieta de sus hijos tanto en casa como en los restaurantes para controlar el azúcar, especialmente si sus hijos tienen sobrepeso o no son muy activos”, dijo Javier Hiriart, M.D., un internista y pediatra de Baptist Health Medical Group en el  Family Medicine Center West Kendall Baptist Hospital. “Los restaurantes de comida rápida no deben ser paradas de rutina para los padres y sus hijos, sino algo que hacen sólo de vez en cuando”.

Los refrescos azucarados son una de las fuentes principales de calorías en las dietas de los niños y se ha comprobado que son grandes contribuidores a la obesidad, dice el Dr. Hiriart. Una lata de soda puede tener 40g de azúcar, lo que se compara con comer 10 cucharaditas de azúcar o 10 paquetes de azúcar. El porcentaje de niños obesos entre las edades de 6 a 11 años en los EE.UU. saltó de un 7 por ciento en el 1980 a casi un 18 por ciento en el 2012, según los Centros Para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC por sus siglas en inglés). Mientras tanto, el porcentaje de adolescentes obesos, entre las edades de 12 a 19 años, aumentó de un 5 por ciento a casi un 21 por ciento a través del mismo período de tiempo, dicen los CDC.

‘El azúcar añadido’ y la obesidad
La cantidad de “azúcar añadido” en las dietas de los estadounidenses se ha convertido recientemente en un problema de alto perfil, con más libros, documentales y estudios clínicos dando crónicas de cómo el azúcar ha contribuido a las tasas de obesidad y de enfermedades cardiacas.

Los azúcares añadidos son definidos como azúcares y siropes que son añadidos a los alimentos o a las bebidas cuando esos productos son procesados o preparados. Estos incluyen los cereales comunes listos para comer, los caramelos, galletitas, sodas y una variedad de otros productos alimenticios que son empacados o envasados. Los azúcares añadidos también incluyen los paquetitos de azúcar que se utilizan para endulzar el café o el té.

“Puede ser confuso para los padres cuando van de compras al supermercado, con tantos alimentos procesados que contienen azúcares añadidos”, dice el Dr. Hiriart, quien recomienda a los padres que consulten con un dietista, si fuera necesario, con la ayuda de su médico de atención primaria o pediatra, para ayudar a aclarar la confusión.

Los carbohidratos le proporcionan al cuerpo con la glucosa o el azúcar en la sangre, que este necesita para funcionar adecuadamente. Pero existen dos tipos de carbohidratos: complejos y simples. A los alimentos ricos en carbohidratos complejos y fibras se les llama carbohidratos buenos. Los carbohidratos simples que incluyen los alimentos con azúcares añadidos son conocidos como los carbohidratos malos.

“Una vez que usted comience a leer las etiquetas de los alimentos, puede que se sorprenda al encontrar cuántas de sus selecciones alimenticias son altas en azúcar y contienen ingredientes artificiales”, dice Natalie Castro, dietista principal de bienestar de Baptist Health South Florida. “La mejor manera de reducir su consumo de azúcar es comer ‘alimentos de verdad’. Los alimentos de verdad son aquellos productos que han sido procesados tan poco como sea posible”.

 Recomendaciones para ‘azúcares añadidos’
La American Heart Association ha puesto directrices para la cantidad de azúcar añadido que es considerado como aceptable para una dieta saludable, tanto para adultos como para niños. Es recomendado que los hombres adultos no ingieran más de 37.5 gramos de azúcar por día. Las mujeres adultas deben limitar su consumo a 25 gramos de azúcar. He aquí las directrices para los niños:

  • Los niños de 4 a 8 años deben consumir no más de alrededor de 12.5 gramos de azúcar añadido por día;
  • Para los niños en edad preescolar que ingieran una dieta de 1,200 a 1,400 por día, los azúcares añadidos no deben exceder los 16.7 gramos por día.
  •  Los pre-adolescentes y los adolescentes deben limitar su consumo a entre 21 y 33 gramos de azúcar por día.
  • Atención médica que piensa en usted

    Con centros de excelencia reconocidos a nivel internacional, 12 hospitales, más de 27,000 empleados, 4,000 médicos y 200 centros ambulatorios, de atención de urgencias y consultorios médicos en los condados de Miami-Dade, Monroe, Broward y Palm Beach, Baptist Health es una institución emblemática en las comunidades del sur de Florida en las que prestamos servicios. 

    Language Preference / Preferencia de idioma

    I want to see the site in English

    Continue In English

    Quiero ver el sitio en Español

    Continuar en español