Investigación

Por favor, reduzca la sal

Si usted ha dejado de decir “por favor pásame la sal”, probablemente sabe que demasiado sodio en la dieta puede contribuir al riesgo de las enfermedades del corazón, especialmente la presión alta.

Pero el problema no está en los saleros que hay en su mesa o en su cocina, o en su restaurante favorito. El problema más grande, dicen los médicos y la Administración de Medicamentos y Alimentos de los EE.UU. (FDA por sus siglas en inglés) está en los alimentos procesados que se encuentran a menudo en el supermercado.

Las empresas de alimentos y los restaurantes pronto se enfrentarán con las presiones del gobierno para preparar los alimentos con menos sal, ya que la FDA está preparando pautas para ayudar a prevenir miles de muertes cada año a causa de las enfermedades del corazón y de los derrames cerebrales.

La FDA pronto anunciará pautas voluntarias, pidiendo a la industria de alimentos que reduzca los niveles de sodio. La sal contiene un 40 por ciento de sodio y un 60 por ciento de cloruro. Eso significa que cada cucharadita de sal proporciona 2,000 miligramos de sodio.

La función de la sal en el cuerpo y en la comida
La sal ayuda a mantener el balance en los fluidos del cuerpo. Pero la sal también ayuda a prevenir el deterioro en los alimentos y mantiene algunos alimentos seguros para comer. Su función como preservativo es parcialmente por qué la sal se utiliza tan frecuentemente.

Los estadounidenses consumen alrededor de 3,400 miligramos de sodio por día. El sodio proviene de la sal, el 75 por ciento de la cual se encuentra en alimentos preparados, procesados o que provienen de los restaurantes. Los estudios han vinculado los altos niveles de sodio con la presión alta y con un mayor riesgo de enfermedades del corazón, derrames cerebrales y problemas en los riñones.

Se recomiendan 2,300 miligramos por día
Las últimas pautas dietéticas recomiendan que la mayoría de los adultos consuman alrededor de 2,300 miligramos de sodio diariamente – lo que constituye alrededor de una cucharadita. Sin embargo, es difícil medir cuando la sal proviene de un alimento empacado o de una comida preparada por otra persona. Las etiquetas de los alimentos contienen niveles de sodio para ayudar a los consumidores. Sin embargo la porción de esas etiquetas que está dedicada al sodio es ignorada a menudo, dicen los médicos y los nutricionistas.

“Cualquier cosa que provenga de una lata, frasco o caja puede estar cargado con sal, aunque no tenga sabor salado”, dijo Yeisel Barquin, M.D., internista y médico de familia con el Baptist Health Medical Group. “La mayoría de las personas saben que deben comer una dieta baja en sodio, pero simplemente piensan que solo se trata de la sal que se añade a los alimentos en la mesa”.

Las fuentes más comunes de sal son los alimentos procesados incluyendo las comidas congeladas o preparadas y las carnes estilo deli. Otras fuentes pueden ser las salsas preparadas, los aderezos y los condimentos”, dijo la Dra. Barquin.

“Algunas personas que son más sensibles que otras a los altos niveles de sodio, son a los envejecientes”, dijo la Dra. Barquin. “Por ejemplo, los afroamericanos son más sensibles a la sal, así como los pacientes que sufren de obesidad, los envejecientes y aquellos con enfermedades crónicas de los riñones”.

La sal marina contra la sal de mesa
Agregando a la confusión sobre los niveles de sodio y la prevalencia del sodio en los alimentos preparados, hay una tendencia relativamente nueva conocida como “sal marina” que es promocionada por las empresas de alimentos que fabrican papitas fritas y otras meriendas.

Pero la sal marina contiene aproximadamente la misma cantidad de sodio  que la sal de mesa. La forma natural de la “sal marina” puede darle a los consumidores la impresión equivocada de que no cuenta en las dietas bajas en sodio.

La sal marina se deriva directamente por la evaporación del agua de mar. Generalmente no es procesada o pasa por un procesamiento mínimo. Eso significa que contiene trazas de minerales tales como magnesio, potasio, calcio y otros nutrientes.

Sin embargo la sal de mesa proviene de minas de sal, y está procesada para que sea más fácil de usar al cocinar o para añadir a las comidas. El procesamiento le quita a la sal cualquier traza de minerales que pueda haber contenido. Además, generalmente se le añaden aditivos para prevenir la aglomeración o el endurecimiento.

“Aunque usted no tenga la presión alta, puede prevenirla comiendo una dieta baja en sodio”, dijo la Dra. Barquin. “Si usted tiene hipertensión, una dieta baja en sodio ayudará a que sus medicamentos para la presión trabajen mejor”.

Atención médica que piensa en usted

Con centros de excelencia reconocidos a nivel internacional, 12 hospitales, más de 27,000 empleados, 4,000 médicos y 200 centros ambulatorios, de atención de urgencias y consultorios médicos en los condados de Miami-Dade, Monroe, Broward y Palm Beach, Baptist Health es una institución emblemática en las comunidades del sur de Florida en las que prestamos servicios. 

Language Preference / Preferencia de idioma

I want to see the site in English

Continue In English

Quiero ver el sitio en Español

Continuar en español