Investigación

Nuevas directrices dietéticas: Más alimentos basados en plantas y menos azúcares añadidos

Un panel del gobierno de los Estados Unidos está recomendando que los estadounidenses disminuyan aún más su consumo de azúcares añadidos, mientras se enfocan menos en alimentos procesados y más en alimentos “basados en plantas” tales como los vegetales, las frutas y los granos enteros.

El panel de expertos en salud y nutrición repasó los más recientes estudios médicos para crear directrices dietéticas nacionales actualizadas. Los Departamentos de Agricultura de los EE.UU (USDA) y de Salud y Servicios Humanos (HHS) revisan dichas directrices cada 5 años.

Con más y más estudios que señalan a los alimentos procesados y a los azúcares añadidos como causas de la obesidad, las conclusiones del panel no son tan sorprendentes.

Estas confirman lo que los médicos de atención primaria y los dietistas a través de la nación están encarando: familias con hábitos dietéticos que pueden contribuir a condiciones serias de salud, tales como las enfermedades cardiacas y los factores de riesgo subyacentes incluyendo la diabetes y las lecturas altas de la presión sanguínea y el colesterol.

“Las nuevas directrices se enfocan apropiadamente en los elementos poco saludables de la dieta estadounidense, especialmente el azúcar escondido en nuestros alimentos”, dijo Natalie Castro, dietista principal de bienestar para el departamento de bienestar corporativo de Baptist Health South Florida. “La mayoría de las personas no se dan cuenta lo dañinos que pueden ser los alimentos procesados y los azúcares añadidos, especialmente cuando se trata de controlar el peso y las enfermedades crónicas a medida que una persona va envejeciendo. Pero todo empieza mejorando los hábitos dietéticos de nuestros hijos. Los padres deben dar el ejemplo con una mejor nutrición”.

Más de un 75 por ciento de los alimentos en el supermercado están repletos de azúcares añadidos, sodio e ingredientes artificiales, dijo Castro.

Aproximadamente la mitad de los adultos estadounidenses – 117 millones de personas – tienen una o más enfermedades crónicas prevenibles que están relacionadas con “patrones dietéticos de baja calidad” e inactividad física, incluyendo enfermedades cardiovasculares,  hipertensión, diabetes tipo 2 y cánceres relacionados con la dieta, dice Barbara E. Millen, presidenta del Dietary Guidelines Advisory Committee de 2015.

“En promedio, la dieta estadounidense es baja en vegetales, fruta y granos enteros y demasiado alta en grasas saturadas, sodio, granos refinados y azúcares añadidos”, escribe Millen en una carta de introducción al USDA y HHS con referencia a las conclusiones del panel.  “El consumo insuficiente de vitamina D, calcio, potasio y fibra son motivo de preocupación de salud pública para la mayoría de la población de los Estados Unidos”.

Los estadounidenses obtienen alrededor de un 13 por ciento de sus calorías del azúcar, con porcentajes aún más altos entre los niños y los adultos jóvenes, según el panel. Estos expertos recomiendan que los estadounidenses mantengan sus alimentos y azúcares añadidos a menos del 10 por ciento de su consumo diario de calorías.

La profesora de Miriam Nelson de Tufts University, que es miembro del panel, dijo a la Prensa Asociada que el objetivo de 10 porciento está “al alcance” de la población. Inclusive las alternativas bajas en calorías tales como las sodas con endulzantes artificiales  se consideran malas decisiones porque no existe evidencia sólida de que las bebidas “de dieta” ayudan a las personas a bajar de peso.

Las llamadas “calorías vacías”, principalmente en forma de grasas sólidas que ocurren naturalmente en los alimentos tales como las carnes, los productos lácteos y algunos alimentos tropicales y azúcares que son añadidas a los alimentos ya sea por el consumidor o por los fabricantes, son prominentemente mencionadas en las conclusiones del panel. Estos “alimentos vacíos” proporcionan calorías pero pocos o ningún nutriente.

Las sugerencias del panel en cuanto a las cantidades aproximadas de grasas sólidas y azúcares añadidos que pueden ser parte de una dieta saludable son:

  • Niños entre las edades de 2 y 8 años: 120 calorías/día;
  • Niños entre las edades de 9 y 13 años: 120 a 250 calorías/día;
  • Hembras entre las edades de 14 y 18 años: 120 a 250 calorías/día;
  • Varones entre las edades de 14 y 18 años: 160 a 330 calorías/día;
  • Mujeres Adultas: 120 a 250 calorías/día;
  • Hombres Adultos: 160 a 330 calorías/día.

Los límites de consumo varían por edad y por sexo y están basados en calorías residuales luego de que se cumpla el consumo de todos los grupos alimenticios.

“Los límites de consumo incluyen grasas sólidas y azúcares añadidos de todas las fuentes dietéticas: desde el azúcar en las bebidas endulzadas con azúcar como café y té, y los cereales, a las grasas sólidas en las hamburguesas, los sándwiches y la pizza, a la combinación de grasas sólidas y azúcares añadidos en las meriendas y los postres tales como las galletitas, las tortas, los helados y las donas”, dice el informe del panel.

Las recomendaciones, que fueron primero establecidas en el 1980, serán finalizadas más tarde durante este año por los USDA y HHS, y se presentarán para comentarios del público por 45 días.

Atención médica que piensa en usted

Con centros de excelencia reconocidos a nivel internacional, 13 hospitales, más de 23,000 empleados, 4,000 médicos y 100 centros ambulatorios, de atención de urgencias y consultorios médicos en los condados de Miami-Dade, Monroe, Broward y Palm Beach, Baptist Health es una institución emblemática en las comunidades del sur de Florida en las que prestamos servicios.