Resource Blog/Media/MNI Dabus McIntosh Stroke HERO

Ciencia

Afortunada sobreviviente de un infarto cerebral estuvo en el lugar correcto en el momento correcto

Nunca es un buen momento para sufrir un infarto cerebral masivo, pero para Meisha McInstosh, RN, de 35 años, no podría haber sucedido en un lugar mejor. Era miércoles 3 de enero y la enfermera registrada estaba chequeando a los pacientes en la unidad de infartos cerebrovasculares de Baptist Health Baptist Hospital, conocido como “Four Hope” debido a su ubicación en el cuarto piso de la Hope Tower del hospital.

 

“Alguien vino a decirme que uno de mis pacientes estaba tratando de levantarse de la cama y fui a su habitación para evaluar la situación”, recuerda McIntosh, que vive en Miramar con su madre, una enfermera practicante y con su abuela. “Lo próximo que recuerdo es que me desperté en el suelo rodeada por mis colegas. Estaba extremadamente confundida. No tenía idea de lo que estaba pasando. La gente me hacía muchas preguntas. Recuerdo que no podía responder”.

 

(No dejes de verlo: Nunca es un buen momento para sufrir un infarto cerebral masivo, pero para Meisha McInstosh, RN, de 35 años, no podría haber sucedido en un lugar mejor. Ve cómo sus colegas de Baptist Hospital actuaron rápidamente para salvarle la vida. Vídeo en inglés por Gort Productions.)

 

Afortunadamente para McIntosh, sus colegas de Four Hope reconocieron de inmediato que estaba sufriendo un infarto cerebral, un "ataque cerebral" que ocurre cuando un vaso sanguíneo que suministra sangre al cerebro es bloqueado por un coágulo de sangre o cuando un vaso sanguíneo debilitado en el cerebro estalla.

 

Según los National Institutes of Health (NIH), el infarto cerebral es la tercera causa principal de muerte y una de las principales causas de discapacidad en adultos en los Estados Unidos y en todo el mundo. En promedio, una persona en los EE. UU. sufre un infarto cerebral cada 40 segundos y alguien muere a causa de un infarto cerebral cada tres o cuatro minutos.

 

McIntosh fue trasladada inmediatamente al departamento de emergencias, donde se inició una alerta de infarto cerebral. Esta acción pone en marcha una serie rápida de evaluaciones, exploraciones e intervenciones del equipo especialmente entrenado de médicos, profesionales de enfermería, radiólogos y tecnólogos de Baptist Health.

 

Baptist Hospital está certificado por la Comisión Conjunta como un centro integral de infartos cerebrales (Comprehensive Stroke Center), el nivel más alto de acreditación de infartos cerebrales del país. Para obtener la designación, los hospitales deben brindar un espectro completo de atención de calidad para los infartos cerebrales, incluyendo el diagnóstico, el tratamiento y la rehabilitación, y poder tratar cualquier infarto cerebral o complicación las 24 horas del día, los siete días de la semana.

 

Por qué los infartos cerebrales deben diagnosticarse y tratarse rápidamente

Lo que sucede en los minutos y que le siguen a un infarto cerebral puede significar la diferencia entre enfrentarse a una discapacidad de por vida o salir del hospital sobre tus propios pies. Los neurólogos se refieren al período de tiempo en el que aún se puede tratar un infarto cerebral antes de que el cerebro sufra una lesión duradera (normalmente menos de tres o cuatro horas) como la “ventana dorada”. En un centro integral de infartos cerebrales como Baptist Hospital, todos entienden que el tiempo es esencial.

 

McIntosh dice que no recuerda mucho de lo que pasó, pero sus colegas la ayudaron a llenar los espacios en blanco en su memoria de ese día. “Sabía que tenía una debilidad en el lado derecho y no podía hablar. Al ser enfermera aquí, entiendes lo que eso significa”, dice. Una de las colegas de McIntosh que ayudó con su evaluación inicial fue Monique Sanchez, RN, enfermera del B.E.S.T. (Baptist Emergency Response Team) equipo de respuesta de infartos cerebrales.

 

Monique Sanchez, R.N., enfermera registrada del equipo de respuesta de infartos cerebrales B.E.S.T. (Baptist Emergency Response Team), ayudó a evaluar a su colega, Meisha McIntosh, R.N., que sufrió un infarto cerebral en el trabajo.

 

“La evalué inmediatamente y por lo que pude ver estaba sufriendo un infarto cerebral. Tenía caída facial del lado derecho y sus colegas la apoyaban en la silla de ruedas porque se inclinaba más hacia un lado”, recuerda Sánchez. "Estaba extremadamente preocupada por su condición, ya que los infartos cerebrales pueden poner en peligro la vida y alterarla, y quería que ella recibiera la atención médica inmediata y la atención adecuada que necesitaba".

 

Sánchez llamó al neurorradiólogo intervencionista Guilherme Dabus, M.D., codirector de neurorradiología intervencionista y subdirector de neurociencia de Baptist Health Miami Neuroscience Institute"Cuando vi a Meisha, estaba sufriendo un infarto cerebral agudo y potencialmente devastador conocido como oclusión de un vaso grande en el lado izquierdo del cerebro", dice el Dr. Dabus. "Esto estaba afectando su habla y todo el lado derecho de su cuerpo".

 

Distintas opciones para tratar los infartos cerebrales isquémicos agudos

El Dr. Dabus dice que es raro que alguien de la edad de McIntosh sufra un infarto cerebral tan devastador y masivo. “Por lo general, es algo que sucede en pacientes mayores, particularmente en pacientes con problemas cardíacos. Sin embargo, a veces también puede ocurrir en pacientes jóvenes”.

 

McIntosh recibió una inyección del medicamento trombolítico tenecteplase (TNK), que destruye los coágulos, pero el Dr. Dabus dice que esos medicamentos no siempre funcionan tan bien con este tipo infartos cerebrales porque el coágulo es simplemente demasiado grande.

                                                                                                                                                                                                               Guilherme Dabus, M.D., codirector de neurorradiología intervencionista y subdirector de neurociencia de Baptist Health Miami Neuroscience Institute

“En un infarto cerebral isquémico agudo como el de Meisha, en el que el cerebro está bloqueado, muchas veces los trombolíticos no funcionan muy bien. La mejor oportunidad para el paciente es que le realicemos un procedimiento con catéter llamado trombectomía mecánica”, dice. El procedimiento se utiliza para tratar a algunos pacientes con infarto cerebral isquémico que, según la Stroke Association, es el tipo más común de infarto cerebral causado por un coágulo de sangre que corta el flujo sanguíneo a una parte del cerebro.

 

El Dr. Dabus califica la trombectomía mecánica como un tratamiento “muy poderoso”. "Utilizamos un dispositivo de eliminación de coágulos especialmente diseñado que insertamos mediante un catéter en la ingle del paciente y navegamos hasta la parte del cerebro donde el vaso está bloqueado", explica. "Luego extraemos el coágulo e insertamos un pequeño stent para restaurar el flujo sanguíneo y hacer que esa parte del cerebro comience a funcionar normalmente nuevamente".

 

La Stroke Association dice que, cuando se utiliza con otros tratamientos médicos disponibles en un centro integral de infartos cerebrales, "la evidencia muestra que la trombectomía puede reducir significativamente la gravedad de la discapacidad que puede causar un infarto cerebral". Es capaz de eliminar coágulos que son demasiado grandes para ser descompuestos por medicamentos rompe coágulos y, por lo tanto, es eficaz para prevenir y reducir la discapacidad a largo plazo en personas con infartos cerebrales severos”.

 

La Asociación continúa diciendo que, al igual que con los medicamentos anticoagulantes, “la trombectomía es más efectiva cuanto más rápido se usa después de un infarto cerebral y normalmente solo se realiza hasta seis horas después de que comienzan los síntomas”.

 

Un escán del cerebro de Meisha McIntosh muestra el coágulo que provocó su infarto cerebral isquémico agudo a principios de este año

 

Una mejoría inmediata después de la trombectomía mecánica  

Muchos pacientes de infarto cerebral que se someten a una trombectomía mecánica recuperarán alguna función al instante. Para McIntosh, el resultado fue dramático. "Tan pronto como se abrió nuevamente el vaso sanguíneo, pudo mover su lado derecho y seguir instrucciones", dice el Dr. Dabus. “Y tan pronto como le quitaron el tubo de la boca, básicamente volvió a hablar con normalidad”.

 

Después de su procedimiento, McIntosh permaneció en el hospital durante aproximadamente una semana. Recuerda haberse despertado en la unidad de cuidados intensivos con un tubo en la garganta. Su madre, que también es enfermera, estaba junto a su cama y le contó lo que había sucedido.

 

“Recuerdo que inmediatamente quería que me quitaran el tubo porque tenía muchas preguntas”, recuerda. “Mi mamá empezó a hacerme una mini evaluación clínica, pidiéndome que hiciera una serie de tareas: ‘Levanta el brazo. Levanta la pierna. Aprieta mis dedos’. Aunque no podía hablar debido al tubo, ella quería asegurarse de que pudiera moverme”.

 

Apenas dos meses después, McIntosh estaba trabajando nuevamente en Four Hope. “Me tomó un par de meses recuperarme por completo, pero ahora no tengo limitaciones ni déficits. He vuelto a trabajar y creo que estoy al 100 por ciento”, dice la enfermera, señalando que tiene antecedentes familiares de hipertensión o presión arterial alta, que es un factor de riesgo para los infartos cerebrales.

 

Estando en el lugar correcto en el momento correcto cuando sufrió su infarto cerebral,  McIntosh se considera una persona muy afortunada. “Creo que toda mi unidad quedó bastante asombrada por lo que ocurrió, pero trabajar en un centro integral de infartos cerebrales prácticamente me salvó la vida”, dice. "Si hubiera trabajado en un lugar donde tuviera compañeros de trabajo que no reconocieran mis síntomas, las cosas habrían sido completamente distintas", dice.

 

El Dr. Dabus dice que McIntosh es “verdaderamente una historia de éxito” y está de acuerdo en que tuvo mucha suerte. “Cuando sufres ese tipo de infarto cerebral, con el tipo de obstrucción tan severa que ella tuvo, lamentablemente a muchos pacientes no les va bien. Incluso si todo se hace rápidamente y el tratamiento se realiza con éxito, aproximadamente la mitad de todos los pacientes con infarto cerebral morirán o quedarán severamente discapacitados”.

 

Cómo reducir el riesgo para un infarto cerebral

Además, según el Dr. Dabus, el 30 por ciento de todos los pacientes que sobreviven a un infarto cerebral nunca reciben un diagnóstico final sobre su causa. Aunque la causa exacta del infarto cerebral de McIntosh aún no se ha determinado, él dice que ahora se le está dando seguimiento para prevenir un infarto cerebral secundario.

 

Teniendo en cuenta que más del 90 por ciento de la carga mundial de infartos cerebrales puede atribuirse a factores de riesgo modificables como la presión arterial, la dieta, la inactividad física, el tabaquismo y la obesidad abdominal, tanto la American Heart Association como la American Stroke Association publicaron directrices actualizadas para prevenir los infartos cerebrales isquémicos recurrentes, enfocándose en la reducción general del riesgo cardiovascular y la prevención secundaria específica.

 

La atención después de un procedimiento que le sigue a un infarto cerebral es importante

El Dr. Dabus le da crédito al equipo B.E.S.T. de profesionales de enfermería especializados en infartos cerebrales, como Monique Sanchez, por acelerar la atención de McIntosh.

 

"Cuando un paciente con infarto cerebral llega al hospital, nuestro personal de enfermería está entrenado específicamente para cuidarlo y navegarlo lo más rápido posible hacia el tratamiento adecuado, mientras se comunican con el neurólogo y muchas otras personas del equipo", dice el Dr. Dabus. “Lo que hacen es realmente asombroso. Son una parte fundamental de lo que hacemos y creo que es una gran parte de por qué a nuestros pacientes les va tan bien”.

 

El Dr. Dabus señala la atención posprocedimiento que ofrece Baptist Hospital como otro factor para la cantidad de pacientes en el hospital que obtienen resultados exitosos después de un infarto cerebral. "La atención posterior al procedimiento es extremadamente importante y uno de los criterios que distingue a Baptist como un centro integral para infartos cerebrales", dice.

 

McIntosh dice que le está muy agradecida a Baptist Hospital y califica la atención que recibió allí como “absolutamente asombrosa”. Ella le da crédito a sus colegas y al Dr. Dabus por brindarle la oportunidad de llevar una vida normal.

 

"Dr. Dabus fue maravilloso. Es extraordinario, de verdad. Se nota que realmente se preocupa por sus pacientes”, afirma. “Conocer a todas las personas que me estaban cuidando fue definitivamente un alivio porque sabía que eran buenos en lo que hacían. Creo que a los 30 minutos de que reconocieran mis síntomas, ya estaba recibiendo la intervención que necesitaba”.

 

Cómo reconocer los síntomas de un infarto cerebral

Como enfermera especializada en infartos cerebrales y como paciente, McIntosh dice que conocer las señales y los síntomas de un infarto cerebral es importante para poder obtener ayuda rápidamente, incluso si no tiene la suerte de trabajar en una unidad de infartos cerebrales.

 

Los síntomas de un infarto cerebral varían y pueden incluir dolores de cabeza severos, desmayos o pérdida del conocimiento, como en el caso de McIntosh. Sin embargo, según ella, el acrónimo R.A.P.I.D.O. es una forma fácil de recordar las señales más comunes de un infarto cerebral:

 

R – Rostro caído. ¿Presenta entumecimiento o parálisis facial en un lado del rostro? Pídale a la persona que sonría. ¿La sonrisa de la persona es dispareja o está torcida?

A – Atención al equilibrio. ¿La persona tiene dificultad para caminar o pierde el equilibrio?

P – Pérdida de fuerza en el brazo o la pierna. ¿Sientes un brazo débil o adormecido? Pídale a la persona que eleve los brazos. ¿Uno de los brazos se cae?

I – Impedimento visual repentino. ¿La persona tiene problemas repentinos de visión en uno o en ambos ojos?

D – Dificultad para hablar. ¿Arrastra las palabras?

O – Obtén ayuda. Llama al 911. Un infarto cerebral es una emergencia. Cada minuto cuenta. Llame al 911 inmediatamente. Anote la hora en que aparecieron los síntomas por primera vez.

 

En cuanto a Monique Sánchez, quien fue una de las primeras en evaluar a McIntosh después de su derrame cerebral, se siente afortunada de trabajar en un entorno donde puede tener un impacto positivo en la vida de alguien.

 

“Cuando regreso a mi casa, siento que he marcado una diferencia, por pequeña que parezca”, dice Sánchez. “Puede que Meisha no recuerde el tiempo que pasó conmigo cuando llegó por primera vez, pero sí recuerda el impacto que causé, gracias a que pudo salir de aquí después de una semana y lograr el progreso que logró”.

 

Atención médica que piensa en usted

Con centros de excelencia reconocidos a nivel internacional, 12 hospitales, más de 27,000 empleados, 4,000 médicos y 200 centros ambulatorios, de atención de urgencias y consultorios médicos en los condados de Miami-Dade, Monroe, Broward y Palm Beach, Baptist Health es una institución emblemática en las comunidades del sur de Florida en las que prestamos servicios. 

Language Preference / Preferencia de idioma

I want to see the site in English

Continue In English

Quiero ver el sitio en Español

Continuar en español