Educación

Vivir más allá del cáncer: Enfrentando el quimiocerebro

Uno de los efectos secundarios que los pacientes de cáncer pueden experimentar después de la quimioterapia y otros tipos de tratamientos oncológicos es un síndrome clínicamente reconocido como Disfunción Cognitiva Relacionada con el Cáncer (CRCD por sus siglas en inglés). ¿Cuáles son los riesgos y los síntomas del "quimiocerebro", como se le suele llamar, y puede tratarse?

M. Beatriz Currier, M.D., directora del Centro de Apoyo al Paciente con Cáncer de Baptist Health Miami Cancer Institute y jefa de oncología psicosocial del centro oncológico, comparte información útil sobre la CRCD, que para algunas personas puede ser frustrante e incluso debilitante.

M. Beatriz Currier, M.D., directora del Centro de Apoyo al Paciente con Cáncer de Baptist Health Miami Cancer Institute y jefa de oncología psicosocial del centro oncológico

La Dra. Currier dice que el CRCD es muy frecuente, lo experimenta el 25 por ciento de los pacientes antes del tratamiento, como consecuencia de los efectos del propio cáncer, y el 75 por ciento de los pacientes durante el tratamiento. Hasta un 35 por ciento de los pacientes siguen experimentando CRCD después de completar el tratamiento del cáncer. "La presentación y el curso de estos déficits cognitivos varían y pueden ser muy estables o dramáticos, temporales o permanentes, o permanecer sin cambios o empeorar progresivamente", afirma. "No podemos predecir realmente cómo se verá afectado un paciente concreto".

La disfunción cognitiva relacionada con el cáncer (CRCD) se define como un patrón de déficits cognitivos debidos al impacto del cáncer y su tratamiento en el cerebro. La Dra. Currier afirma: "Estos déficits cognitivos suelen manifestarse como alteraciones de la memoria verbal, la atención sostenida, la función ejecutiva y la velocidad de procesamiento del paciente".

Los síntomas del CRCD pueden ser sutiles

Por lo general, el CRCD empieza a remitir a los pocos meses del tratamiento, pero a veces puede ser más prolongado y algunos pacientes pueden necesitar hasta dos años para recuperarse por completo, afirma la Dra. Currier. "Estos déficits cognitivos pueden ser sutiles y muchas personas ni siquiera se dan cuenta de que están afectados hasta que vuelven al trabajo o a la escuela y se dan cuenta de que tienen dificultades para mantener el ritmo".

La tendencia de una persona a mostrar dificultad para encontrar palabras (especialmente con nombres propios) no es un síntoma de CRCD, dice la Dra. Currier. "Eso es algo que les ocurre a muchas personas como parte normal del proceso de envejecimiento y no significa que estén experimentando CRCD, que tiene un conjunto específico de síntomas para los que podemos hacer pruebas".

Los informes subjetivos de los pacientes y una típica prueba de memoria administrada durante una visita a la consulta suelen ser poco confiables para detectar el CRCD. La Dra. Currier señala: "Algunos pacientes dicen que simplemente no se sienten tan 'agudos' como antes o que tienen más problemas para recordar cosas", dice. "Sin embargo, eso por sí solo no proporciona una base para un diagnóstico de CRCD".

El International Cognition and Cancer Task Force ha elaborado directrices y pruebas psicométricas estandarizadas para el CRCD que pueden confirmar si un paciente padece realmente el síndrome, afirma la Dra. Currier. Las pruebas se realizan en unas pocas horas y proporcionan una confirmación objetiva del CRCD, añade.

¿Quién corre el riesgo de padecer CRCD?

Hay una serie de factores de riesgo que pueden predisponer a los pacientes con cáncer a padecer CRCD, como la edad, la raza, el origen étnico y otras características demográficas, así como factores médicos como el estadio de la enfermedad, el estado menopáusico, el índice de masa corporal y la genética. "La edad avanzada es sin duda un factor de riesgo. Sin embargo, los pacientes pediátricos con cáncer también pueden desarrollar CRCD", señala la Dra. Currier.

Además, según la Dra. Currier, algunos tipos de tratamiento contra el cáncer son más tóxicos para el cerebro que otros. Los estudios han demostrado que las pacientes que toman tamoxifén – una terapia de privación hormonal para prevenir la recurrencia del cáncer de seno y otros tipos de cáncer – tienden a experimentar un deterioro significativo de la memoria verbal y la función ejecutiva al cabo de un año de tratamiento, en comparación con las mujeres que toman exemestano, un inhibidor de la aromatasa, que no experimentaron ningún déficit significativo un año después.

Otros factores que pueden aumentar el riesgo de desarrollar CRCD son la edad avanzada, el estado menopáusico y los problemas médicos existentes, como la hipertensión crónica o la diabetes, que pueden afectar a la función cognitiva con el tiempo, afirma la Dra. Currier. "Además, algunas personas están genéticamente predispuestas a desarrollar CRCD, sobre todo las portadoras del alelo APOE4 y de los genes COMT Val+".

Diagnóstico y tratamiento de la CRCD

Siempre innovando en beneficio de los pacientes con cáncer de hoy y de mañana, Miami Cancer Institute puso en marcha el año pasado el Brain Fitness Lab (Brain Fitness Lab), que, según la Dra. Currier, se diseñó específicamente para diagnosticar y tratar el CRCD.

"Los pacientes reciben una evaluación exhaustiva, que incluye escanes cerebrales, si es necesario, y pruebas de sangre, para identificar si alguna deficiencia vitamínica o alteración electrolítica está exacerbando los déficits cognitivos", dice la Dra. Currier. "Reciben una evaluación neurocognitiva informatizada, que revela cuál de los dominios del cerebro está afectado, si es que lo está, y si es así, pasan a una serie de exámenes neuropsicológicos que pueden llevar hasta dos horas de pruebas para confirmar el diagnóstico".

Hasta la fecha, el Brain Fitness Lab ya ha evaluado a más de 450 pacientes, el 24 por ciento de los cuales fueron diagnosticados clínicamente con CRCD, dice la Dra. Currier. De los niños tratados en Miami Cancer Institute y evaluados en el Brain Fitness Lab, el 25 por ciento fueron diagnosticados con CRCD. Es un recordatorio, dice la doctora, de que el "quimiocerebro" puede afectar a pacientes con cáncer jóvenes y mayores por igual.

Es importante realizar este tipo de pruebas, dice la Dra. Currier, a los pacientes más jóvenes que han recibido tratamiento contra el cáncer y cuyos cerebros aún se están desarrollando. "Las implicaciones podrían ser enormes", afirma. "Por eso es fundamental la detección y el tratamiento precoces".

Ejercite su cerebro y cuide su cuerpo

La buena noticia, dice la Dra. Currier, es que el CRCD es "potencialmente reversible" y la mayoría de los pacientes recuperan su función cognitiva inicial, normalmente en un plazo de seis meses a dos años como máximo. "Hay muy pocos casos en los que el CRCD es progresivo y permanente", dice.

Además, según la Dra. Currier, existen estrategias de tratamiento y control que pueden ayudar a mitigar los efectos del CRCD y acortar la duración del síndrome, para que los pacientes puedan recuperar su desempeño laboral o académico inicial más rápidamente.

"Hay terapias farmacológicas como el Modafinilo, un estimulante que ha demostrado mejorar la capacidad de atención", dice la Dra. Currier, "pero las terapias conductuales han demostrado ser muy eficaces en el tratamiento del CRCD." Aunque Miami Cancer Institute ofrece servicios ambulatorios de rehabilitación cognitiva que están cubiertos por la mayoría de los planes de seguro, la Dra. Currier afirma que también existen cursos de entrenamiento cerebral a través de Internet que los pacientes pueden seguir en casa, cuatro días a la semana durante 12 semanas. Brain HQ de Posit Science es un programa web muy recomendable.

Según la Dra. Currier, sólo 30 minutos al día de entrenamiento informatizado de recuperación cognitiva pueden ayudar a mejorar la memoria verbal, la atención sostenida, la función ejecutiva y la velocidad de procesamiento, y recomienda dividir los ejercicios cerebrales en dos sesiones de 15 minutos. "Estos ejercicios, progresivamente más difíciles, requieren un enfoque y una concentración intensos y pueden resultar mentalmente agotadores si se intenta hacer demasiado a la vez", dice, y añade que pueden ser igualmente eficaces para los pacientes que experimentan un deterioro cognitivo normal relacionado con la edad.

Un estilo de vida antiinflamatorio puede ayudar

Los hábitos saludables de alimentación y sueño también son importantes, dice la Dra. Currier. "El cáncer y su tratamiento pueden aumentar la inflamación en el cuerpo, y cuando esa inflamación se traslada al cerebro puede causar algunos de estos problemas cognitivos", explica. "Un estilo de vida antiinflamatorio – dormir bastante, hacer ejercicio con regularidad y seguir una dieta de tipo mediterráneo – atenuarán la inflamación y pueden restaurar y mejorar la función cognitiva".

Aunque ya se conoce bastante acerca del CRCD, la Dra. Currier afirma que es necesario seguir investigando. "Cada año aprendemos más sobre el síndrome, pero tenemos que desarrollar intervenciones eficaces de recuperación cognitiva y modelos de prevención".

Mientras tanto, la Dra. Currier recomienda que los pacientes con CRCD – así como cualquier persona que experimente o espere prevenir el deterioro cognitivo relacionado con la edad –

adopten estrategias de manejo del entrenamiento cerebral que puedan hacer en casa para mantenerse concentrados y agudos.

"Mantener rutinas organizadas en casa; hacer listas de tareas; colocar las llaves o las gafas en el mismo sitio cada vez que se llega a casa; hacer crucigramas o jugar Sudoku 15 minutos al día, son pequeñas cosas que se pueden hacer para ejercitar el cerebro", aconseja la Dra. Currier.

Atención médica que piensa en usted

Con centros de excelencia reconocidos a nivel internacional, 12 hospitales, más de 27,000 empleados, 4,000 médicos y 200 centros ambulatorios, de atención de urgencias y consultorios médicos en los condados de Miami-Dade, Monroe, Broward y Palm Beach, Baptist Health es una institución emblemática en las comunidades del sur de Florida en las que prestamos servicios. 

Language Preference / Preferencia de idioma

I want to see the site in English

Continue In English

Quiero ver el sitio en Español

Continuar en español