Investigación

Lite to Fight: Una sobreviviente de cáncer de seno alcanza sus objetivos de pérdida de peso y de forma física con un nuevo programa en Lynn Cancer Institute

Cheryl Jarvis, de 58 años, luchó contra un diagnóstico de “carcinoma ductal bilateral In situ” (DCIS por sus siglas en inglés) de seno, invasivo en un lado. Se sometió a una doble mastectomía, seguida de una extensa radioterapia. Sin embargo, tenía otro reto vital por delante: perder el peso excesivo y ponerse en forma para mantenerse fuerte durante su supervivencia.

Un programa ofrecido por el equipo de servicios de apoyo oncológico de Lynn Cancer Institute, que forma parte de Boca Raton Regional Hospital, llamado acertadamente “Lite to Fight”, le ha dado la posibilidad de vivir una vida aún más sana – y más delgada – después del tratamiento del cáncer. 

Cheryl Jarvis

La Sra. Jarvis comenzó su cambio de estilo de vida saludable hace más de seis meses al inscribirse en Lite to Fight. La Sra. Jarvis, profesora de la Facultad de Administración de Empresas de Florida Atlantic University en Boca Ratón, ha perdido casi 50 libras durante este tiempo. Ha bajado a 152 libras y un IMC (índice de masa corporal) normal. El programa ofrece orientación estratégica sobre la ingesta de calorías, el ejercicio regular, el equilibrio de las comidas saludables y la modificación del comportamiento.

“Sobrevivir al cáncer es una batalla que no termina sólo porque se haya terminado el tratamiento activo”, dice la Sra. Jarvis. “Hay que seguir luchando. Esto era algo que podía controlar cuando todo lo demás parecía estar fuera de control”.

‘Es tan dedicada’

Lite to Fight ha inscrito a 35 sobrevivientes de cáncer de seno, y más del 85% ha bajado de peso. La Sra. Jarvis perdió alrededor de 15 en las 10 semanas que duró el programa, lo cual es ideal porque una pérdida de peso excesiva en un corto período de tiempo puede aumentar la inflamación del cuerpo, explica Brandi Hyatt, dietista clínica senior de oncología, que dirige el equipo de Lite to Fight. 

“Es tan dedicada”, dice la Sra. Hyatt, refiriéndose a Cheryl Jarvis.

En Lynn Cancer Institute, los servicios de apoyo oncológico forman parte integral del tratamiento general del cáncer, ofreciendo una serie de grupos de apoyo y programas de bienestar.  Lite to Fight comenzó hace un año con el objetivo de ayudar a las sobrevivientes de cáncer de seno con sobrepeso u obesidad a conseguir un peso corporal saludable y a incorporar las recomendaciones de ejercicio oncológico a su rutina de supervivencia.

“Lite to Fight es un ejemplo de cómo podemos mejorar la vida de las sobrevivientes de cáncer de seno en la lucha contra los problemas de peso que para muchas de ellas era un problema incluso antes de que se les diagnosticara el cáncer”, explica Darci McNally, LCSW, directora de servicios de apoyo oncológico de Lynn Cancer Institute, que forma parte de Baptist Health.

Para muchas sobrevivientes de cáncer de seno, como la Sra. Jarvis, el control del peso es un problema después del tratamiento que puede ser complicado con el uso de inhibidores de la aromatasa (IA), un medicamento que reduce los niveles de estrógeno en el cuerpo bloqueando la aromatasa, una enzima que convierte otras hormonas en estrógeno, y ayuda a impedir que las células cancerosas obtengan las hormonas que necesitan para crecer. Las sobrevivientes que incluyen los IA en su régimen pueden experimentar efectos secundarios, como un mayor riesgo de fracturas óseas, osteoporosis y una desaceleración del metabolismo que puede provocar un aumento de peso.

Luchando contra los efectos de los medicamentos después del tratamiento

Un día, mientras estaba en la sala de espera de la consulta de su oncólogo radioterápico, la señora Jarvis leyó un folleto sobre el programa “Lite to Fight” para sobrevivientes de cáncer, y no dudó en inscribirse.

“(Los inhibidores de la aromatasa) pueden causar muchos problemas en las articulaciones y el movimiento ayuda con eso”, explica la Sra. Jarvis. “Pero también tienden a causar osteoporosis. Así que el entrenamiento con pesas y el fortalecimiento de los huesos es muy importante para tratar de evitar la osteoporosis. Esa ha sido mi otra gran motivación: mantener el peso y el ejercicio para tratar de contrarrestar algunos de los efectos secundarios de los inhibidores de la aromatasa, para que pueda seguir tomándolos durante los próximos 10 años”.

Empezó a caminar a paso ligero con regularidad, llevando un registro metódico de los pasos dados y las calorías consumidas. Las aplicaciones para teléfonos inteligentes y los diarios la ayudan a seguir su progreso.

El “enfoque de equipo” de los servicios de apoyo oncológico es un componente vital de su éxito, dice la Sra. Jarvis.

La Sra. Hyatt, que supervisa Lite to Fight, dice que el programa utiliza una herramienta clave, un calorímetro indirecto, un dispositivo de mano a través del cual el paciente respira. Mide rápidamente su tasa metabólica en reposo (RMR). Los resultados ayudan a los profesionales de atención de salud a estimar mejor las necesidades calóricas del paciente para una terapia nutricional médica eficaz y el control del peso.

“Eso ha sido una herramienta clave en nuestro programa”, dijo la Sra. Hyatt. “Nos ayuda a determinar con mayor precisión la tasa metabólica en reposo de nuestros pacientes. Y, por lo tanto, proporcionar a nuestros pacientes una predicción calórica diaria más cercana para la pérdida de peso”.

El programa “Lite to Fight” se reanudará a principios del año que viene, luego de una evaluación completa de los resultados y un seguimiento continuado de los pacientes inscritos.

“Nos resultaba muy difícil ayudar a las sobrevivientes de cáncer de seno a bajar de peso”, explica la Sra. Hyatt. “A veces llegan ya con sobrepeso y luego el tratamiento del cáncer puede contribuir al aumento de peso”.

Una sola parada para los sobrevivientes de cáncer

Resulta que la experiencia docente y de investigación de la Sra. Jarvis resultó muy útil en su participación en Lite to Fight. “Como científica e investigadora, el hecho de contribuir a la investigación de Brandi (la Sra. Hyatt) me motivó mucho para ser muy honesta y hacer un seguimiento perfecto de las cosas y darle buenos datos”, dijo. “Eso realmente me motivó a seguir… como otra investigadora, eso era importante para mí”.

La Sra. Jarvis habla muy bien del enfoque de equipo en los servicios de apoyo oncológico de Lynn Cancer Institute.

“Los recursos disponibles y el enfoque de equipo son excepcionales”, dijo. “Eso contrasta con lo que muchas mujeres que veo luchando en línea que están tratando de reunir todos los componentes – un oncólogo de radiación por aquí y un cirujano por allá – pero no están hablando entre sí. Quieren saber qué hacer con esto o aquello, y ¿a quién debo ver? Este programa es un tipo de sistema de una sola parada. Es algo muy, pero muy poderoso”.

Atención médica que piensa en usted

Con centros de excelencia reconocidos a nivel internacional, 12 hospitales, más de 27,000 empleados, 4,000 médicos y 200 centros ambulatorios, de atención de urgencias y consultorios médicos en los condados de Miami-Dade, Monroe, Broward y Palm Beach, Baptist Health es una institución emblemática en las comunidades del sur de Florida en las que prestamos servicios. 

Language Preference / Preferencia de idioma

I want to see the site in English

Continue In English

Quiero ver el sitio en Español

Continuar en español