Educación

La artritis de rodilla y cadera: Autoevaluación y manejo

¿Podría ser artritis el dolor que usted siente? Francisco J. García, asistente médico de la clínica de artritis de Baptist Health Orthopedic Care, contestó esta pregunta tan frecuente cuando habló acerca de la autoevaluación y el tratamiento de la artritis de rodilla y cadera en un reciente debate virtual de salud comunitaria.

“Los síntomas de la artritis de rodilla y cadera pueden impedir su capacidad para hacer ejercicio, participar en actividades sociales e ir de vacaciones, y esta disminución de la actividad puede conducir a la debilidad muscular, la obesidad, las caídas y, en última instancia, la depresión”, dijo el Sr. García.

La artritis puede clasificarse como osteoartritis, artritis inflamatoria o artritis postraumática, explicó el Sr. García.

La osteoarthritis (también conocida como artrosis) consiste en la degeneración del cartílago hialino, el tejido duro y resbaladizo que recubre los extremos de los huesos donde forman una articulación. La condición suele estar causada por el desgaste que ocurre con el pasar del tiempo. Las articulaciones más afectadas son las rodillas, las caderas, el cuello, la columna lumbar y las manos, dice el Sr. García. La osteoartritis es de origen genético y está relacionada con la edad, y las primeras señales se manifiestan alrededor de los 50 años.

La artritis inflamatoria es provocada por una enfermedad autoinmune que ataca el revestimiento de la cápsula articular, sobre todo en las muñecas, las manos, los dedos, los pies y las rodillas. El proceso inflamatorio puede terminar destruyendo el cartílago y el hueso de la articulación, explica el Sr. García. Los tipos más comunes son la artritis reumatoide, la gota, el lupus y la artritis psoriásica. Estas enfermedades tienen un componente genético, pueden aparecer a cualquier edad y afectan más a las mujeres que a los hombres.

La artritis postraumática es causada por una lesión física que daña el cartílago y/o el hueso y cambia la mecánica de la articulación, haciendo que se desgaste más rápidamente. La lesión puede deberse a un deporte o a un accidente de tránsito, una caída o una lesión militar.

Como las rodillas y las caderas soportan el peso del cuerpo, se encuentran entre las articulaciones más comunes afectadas por la artritis.

Artritis de la rodilla

La artritis de la rodilla ocurre cuando la almohadilla entre el fémur y la tibia se ha deteriorado. Al autoevaluar la salud de sus rodillas, tenga en cuenta estos síntomas de artritis de la rodilla:

  • Dolor, que puede ser constante o intermitente y presentarse con actividades de soporte de peso como caminar, estar de pie o arrodillarse
  • Deformación, que se produce cuando la rodilla está desalineada, causando deformidades de varo (piernas arqueadas) o valgo (maneto).
  • Inflamación
  • Inestabilidad y desbalance al caminar
  • Pérdida o disminución del rango de movimiento
  • Atrofia muscular
  • Crepitación, que es un sonido o sensación de chirrido producido por la fricción entre el hueso y el cartílago

Artritis de la cadera

La artritis de la cadera ocurre cuando el cartílago de la articulación se desgasta gradualmente y el espacio articular protector entre los huesos disminuye. Además de la osteoartritis, la artritis inflamatoria y la artritis postraumática, esta degeneración puede estar causada por la displasia de cadera, un trastorno genético en el que la cavidad de la cadera no cubre completamente la parte esférica de la parte superior del fémur.

Al autoevaluar la salud de sus caderas, el Sr. García recomienda tener en cuenta estos síntomas de artritis de cadera:

  • Dolor con el rango de movimiento activo y pasivo
  • Dolor con la rotación de la cadera
  • Dolor que se irradia a la ingle y a la parte anterior del muslo, la nalga o la rodilla
  • Disminución del rango de movimiento, incluyendo dificultad para cruzar las piernas, ponerse los zapatos y cortarse las uñas de los pies
  • Tensión en la cadera
  • Desarrollo de cojera
  • Discrepancia en el largo de las piernas

Tratamientos conservadores

Para reducir el efecto de la artritis en su calidad de vida, el Sr. García recomienda ver a un especialista para evaluar su condición e iniciar un plan de manejo no quirúrgico para reducir sus síntomas. Su plan de atención conservadora puede incluir:

  • Medicamentos antiinflamatorios no esteroideos (NSAIDs por sus siglas en inglés) o acetaminofén, si se puede tolerar
  • Bajar de peso – Una pérdida de peso de una libra conduce a una reducción de la presión de cinco libras en la rodilla
  • Cremas tópicas
  • Productos naturales, como condroitina, glucosamina, miel, cúrcuma y jengibre
  • Abrazaderas o sujetadores ortopédicos
  • Dispositivos de asistencia como bastones, andadores o muletas
  • Terapia física, la cual puede fortalecer los músculos y mejorar el equilibrio, la marcha y la propiocepción
  • Ejercicios de bajo impacto como nadar, caminar, yoga, Pilates, Tai Chi – “Los pacientes obtienen mejores resultados cuando combinan los ejercicios de bajo impacto y/o la fisioterapia con otras modalidades de tratamiento”, afirma el Sr. García. 
  • Inyecciones, como cortisona, ácido hialurónico, plasma rico en plaquetas, células madre y líquido amniótico

“Las inyecciones pueden lubricar la articulación y reducir el dolor y la inflamación”, explicó el Sr. García. “En el caso de la rodilla, una inyección de cortisona puede proporcionar entre dos y tres meses de alivio, mientras que una inyección de ácido hialurónico es eficaz por tres a seis meses. Las inyecciones en la cadera proporcionan un alivio breve y leve, pero no duran tanto como las de la rodilla.”

Tratamientos quirúrgicos

Cuando los tratamientos conservadores fracasan y el dolor afecta a su calidad de vida, puede estar justificado el tratamiento quirúrgico. Los reemplazos parciales de rodilla y los reemplazos totales de la rodilla se realizan con anestesia espinal y sedación. Algunos pacientes permanecerán una noche en el hospital, mientras que otros pacientes cualificados serán dados de alta en el mismo día. El Sr. García recomienda que todos los pacientes asistan a terapia física durante seis a ocho semanas para lograr el mejor resultado.

Los pacientes que se someted a la cirugía de reemplazo de cadera también pueden permanecer una noche en el hospital o ser dados de alta el mismo día. Los cirujanos ortopédicos de Miami Orthopedics & Sports Medicine Institute utilizan el enfoque anterior, que protege los tejidos blandos de los daños, en lugar del enfoque posterior o lateral, que tiene una recuperación más larga y aumenta el riesgo de la dislocación y la discrepancia en el largo de las piernas. Los pacientes comienzan a caminar el mismo día de la cirugía y empiezan la fisioterapia inmediatamente. 

Para la mayoría de las personas, la cirugía de reemplazo articular representa un cambio total, ya que proporciona un alivio del dolor, una mayor movilidad y una mejor calidad de vida, según el Sr. García.

Para obtener más información sobre Baptist Health Orthopedic Care, llame al 833-556-6764 o visite BaptistHealth.net/Ortho.

Atención médica que piensa en usted

Con centros de excelencia reconocidos a nivel internacional, 13 hospitales, más de 23,000 empleados, 4,000 médicos y 100 centros ambulatorios, de atención de urgencias y consultorios médicos en los condados de Miami-Dade, Monroe, Broward y Palm Beach, Baptist Health es una institución emblemática en las comunidades del sur de Florida en las que prestamos servicios.