Navy Perez feature image

Vida

Un estudiante atleta lesionado vuelve a jugar con Baptist Health Orthopedic Care

Para Xavier "Javy" Pérez, de 13 años, de Key West (Florida), el deporte lo es todo. "Es algo muy importante en mi vida, probablemente una de las cosas más importantes para mí, además de mi familia", dice el aspirante a atleta profesional, que juega de shortstop en el equipo de béisbol de su escuela, de base en el equipo de baloncesto y de mariscal de campo en el equipo de football.

 

(No deje de verlo: El estudiante-atleta Xavier Pérez, de 13 años, da crédito a Derek Papp, M.D., por haberle devuelto al juego después de una devastadora lesión en su brazo de lanzar a principios de este año. Vídeo en inglés por Anthony Vivian.)

 

A principios de este año, Javy estaba jugando en un torneo regional de béisbol en Tallahassee y le golpearon una pelota. La recibió y tuvo que lanzarla torpemente a través de su cuerpo hacia la primera base. En cuanto soltó la pelota, sintió que algo se rompía en su brazo y cayó al suelo retorciéndose de dolor. "Fue como si me hubiera arrancado el brazo por completo", recuerda Javy. "Fue el peor dolor que he sentido en mi vida".

 

Su madre, Terese Pérez, estaba en las gradas junto al banquillo del equipo y vio a Javy tendido en el suelo. "No pude ver lo que pasó, pero sabía que era algo muy malo", recuerda. "También me preocupaba que fuera algo peor que una simple lesión en el brazo. Fue un momento aterrador”.

 

Daryl Osbahr M.D., un cirujano ortopédico de Winter Park cuyo hijo estaba en el equipo contrario, preguntó a la señora Pérez si podía echar un vistazo al brazo de su hijo. Sospechaba que Javy se había fracturado el epicóndilo medial, una parte del codo que aparece por primera vez alrededor de los 6 años y no se fusiona completamente con el eje del húmero, o hueso de la parte superior del brazo, hasta los 14 o 17 años.

 

La fractura del epicóndilo medial es una lesión por avulsión de la unión de los flexores comunes del antebrazo, según Baptist Health Orthopedic Care, y es el tercer tipo de fractura más común que se observa en los niños, representando casi el 20 por ciento de todas las fracturas de codo pediátricas y de adolescentes. Tres cuartas partes de esos casos se ocurren en varones de 9 a 14 años.

 

La Sra. Pérez agradeció la oferta de ayuda del Dr. Osbahr. "Me dijo que creía que tendría que someterse a algún tipo de cirugía y me preguntó si había alguna manera de que pudiera ayudar", dice. "Tomó mi nombre e información y dijo que me pondría en contacto con alguien que conoce en los Cayos de la Florida".

 

Una llamada de los Cayos 

Esa noche, todavía en Tallahassee con su hijo, la Sra. Pérez recibió una llamada de Derek Papp, M.D., un cirujano ortopédico de medicina deportiva de Baptist Health Orthopedic Care que es un viejo amigo del Dr. Osbahr. "Le dije que volveríamos a los Cayos el lunes y me dijo que se reuniría con nosotros entonces", dice la Sra. Pérez. 

 

El Dr. Papp ofrece atención ortopédica a los atletas de todas las edades y niveles de habilidad – profesional, universitario, escuela secundaria y de recreo – y se especializa en el tratamiento de lesiones de hombro y codo, en particular aquellas lesiones sufridas por los lanzadores, mariscales de campo y otros atletas de lanzamiento. Trabaja con los Orioles de Baltimore y también es miembro de la Asociación de Medicos de Equipos de las Grandes Ligas del Beisbol.

 

Como prometió, el Dr. Papp reunió con Javy y su mamá el lunes y dos días después realizó la cirugía de Javy en Baptist Health Fisherman's Community Hospital de Marathon. La lesión que sufrió Javy no es infrecuente, pero puede ser difícil de recuperar, según el Dr. Papp. "En el caso de Javy, fue ciertamente muy factible", dice. "En realidad fue más fácil que una rotura tradicional de Tommy John porque no tuvimos que hacer una reconstrucción de ligamentos, siendo que sólo tiene 13 años".

 

Llamada así por el antiguo lanzador de los Dodgers de Los Ángeles, que en el 1974 fue el primero en someterse al procedimiento, la cirugía Tommy John suele realizarse en atletas universitarios y profesionales, especialmente en lanzadores de béisbol, sustituyendo el ligamento colateral cubital (UCL) lesionado por un tendón de otra parte del cuerpo.

 

El Dr. Papp dice que la lesión de Javy fue distinta, debido al hecho de que es joven y sus huesos aún están creciendo. "La razón por la que Javy sufrió la lesión que sufrió es que parte de su placa de crecimiento se arrancó", explica. "Si fuera un poco mayor, eso no habría ocurrido. Una vez que se cumplen los 14, 15 o 16 años, ya no se tiene esa placa de crecimiento. Habría tenido más bien una rotura de ligamentos tradicional que habría requerido una operación Tommy John".

 

Los estudiantes-atletas de hoy son más grandes y más fuertes

Según el Dr. Papp, él y sus colegas están viendo cada vez más este tipo de lesiones en los atletas de lanzamiento, y atribuye el aumento a varios factores. "Hay una mayor exigencia atlética para los estudiantes-atletas de hoy en día, que se están convirtiendo cada vez más en atletas de un solo deporte", señala el Dr. Papp. "Al no cambiar de un deporte a otro durante el año, están sometiendo a ciertas articulaciones y músculos a una tensión repetida durante todo el año".

 

Otro problema, dice el Dr. Papp, es que los estudiantes-atletas de hoy en día son cada vez más grandes y fuertes. "Eso es ciertamente parte de esto: estos muchachos son más fuertes y están mejor condicionados que nunca", dice. "Pueden lanzar con más fuerza, lo que les pone en mayor riesgo. Además, suelen entrenar y jugar a un nivel máximo todos los días, por lo que no dan a sus articulaciones y músculos el descanso y la recuperación que necesitan".

 

El Dr. Papp añade que, con la mejora de la tecnología, los médicos pueden diagnosticar y tratar mejor el tipo de lesión que sufrió Javy, junto con otras lesiones similares. "Si se piensa en eso, hasta mediados de los años noventa no disponíamos de resonancias magnéticas como modalidad para buscar lesiones en los tejidos blandos", dice.

 

Listo para volver al campo de juego 

Recientemente, Javy volvió al banquillo con su equipo. "Mientras estaba sentado en el banquillo viendo el partido, me preguntaba si alguna vez podría volver a practicar el deporte que amo. Fue muy duro tratar de asimilarlo", dice. Pero Javy confía – al igual que el Dr. Papp – en que podrá unirse a su equipo la próxima temporada.

 

"La rehabilitación de Javy después de la operación ha ido bien y espero que pueda volver a jugar la próxima temporada. Su rango de movimiento ya es impresionante, y no tiene ningún dolor", dice el Dr. Papp. "Su objetivo es jugar en la escuela secundaria y en la universidad y luego, si todo encaja, durante más tiempo. Así que vamos a asegurarnos de que reciba los mejores cuidados posibles y de que pueda recuperarse bien". 

 

La rehabilitación no ha sido fácil para Javy, que dice que echa de menos poder practicar todos sus deportes favoritos. "Ha sido muy duro algunos días. Se pasa por mucho dolor, pero hay que hacer el esfuerzo para volver a estar bien", dice Javy, que añade que su brazo "se siente muy bien" y está ansioso por empezar a jugar de nuevo. "Siento que estoy listo para volver al campo pero, bueno, son órdenes del médico".

Atención médica que piensa en usted

Con centros de excelencia reconocidos a nivel internacional, 13 hospitales, más de 23,000 empleados, 4,000 médicos y 100 centros ambulatorios, de atención de urgencias y consultorios médicos en los condados de Miami-Dade, Monroe, Broward y Palm Beach, Baptist Health es una institución emblemática en las comunidades del sur de Florida en las que prestamos servicios.