Investigación

Comienza el Nuevo Año y es el Momento Para Una Nueva Yo!

Mientras decíamos adiós a 2012, tuvimos tiempo para reflexionar sobre todos nuestros logros durante el pasado año, mientras que el entusiasmo de comenzar un nuevo año nos incentiva para nuevos comienzos.

Creo que es fantástico que en este momento, en enero, muchas de nosotros tengamos el empuje y la motivación para hacer cambios y tratar de establecer nuevas metas. Lamentablemente, cuando llega febrero, el impulso ha comenzado a ceder y perdemos nuestro entusiasmo para llevar a cabo las metas que nos propusimos.

Una buena forma de evitar que nos falte el interés es tomar tiempo para reflexionar y no  seleccionar nuestras metas para 2013 apresuradamente, que es el motivo por el que estoy escribiendo este blog en enero.

Lo primero y ante todo, es importante asegurar que tenemos una clara visión de dónde nos vemos, por ejemplo… ¿Cómo quiere sentirse? ¿Cómo quiere lucir? Entonces pregúntese esto: ¿Qué es exactamente lo que estoy dispuesta a hacer para alcanzar estas metas? Esta es la parte complicada.

El elemento clave para un cambio exitoso de comportamiento es comenzar poco a poco y progresivamente alcanzar sus metas a largo plazo. Piense en el pasado cuando tal vez sintió falta de motivación después que estuvo tratando de hacer cambios.

  • ¿Qué fue sobre los cambios que hizo por lo que no pudo continuarlos?
  • ¿Fue demasiado estricta con usted misma?
  • ¿Se permitió alguna flexibilidad en su rutina?
  • ¿Desarrolló una mentalidad de todo o nada?

Después trate de reflexionar sobre estos:

  • ¿Cuál es su meta a largo plazo?
  • ¿Cuáles son las actuales barreras que le impiden llegar a su meta?
  • ¿Qué cosas sencillas puede hacer para ayudar a eliminar algunas de estas barreras?

Escoja unas pocas metas más pequeñas y sencillas en las cuales trabajar que le ayuden a encontrar soluciones para trabajar con estas barreras.

Aquí tienen unas sugerencias para encontrar formas para combatir sus barreras nutricionales:

  1. Le gustan los dulces – Trate de recortar el tamaño de la porción y la frecuencia. Escoja más frutas – al menos dos al día.
  2. Detesta los vegetales – ¿Qué vegetales le gustan? Primero enfóquese en consumir más de los que le gustan. La meta es asegurar que usted come un vegetal tanto en el almuerzo como en la cena. Una ensalada acompañante también es un perfecto lugar donde comenzar.
  3. Se salta el desayuno – El desayuno es la comida más importante del día. Muchas personas no se sienten hambrientas en la mañana por lo que saltan el desayuno: pero su cuerpo necesita combustible. Entrene su cuerpo para desear desayuno. Comience tomando algo pequeño como una banana, un vaso de leche descremada, una tajada de pan tostado de trigo integral con mantequilla de maní, o un yogur bajo en grasa.
  4. Bebe muchos refrescos/jugos– Recorte a la mitad el número de refrescos u otras bebidas ricas en calorías que bebe al día o a la semana. Mantenga una botella de agua a mano para tomar sorbos durante el día. Si encuentra que el agua no le sabe a nada, tiene que entrenar su sentido del gusto.  Beber agua helada o agua con limón puede ayudar a hacerlo más agradable.
  5. Salta comidas – Haga un esfuerzo por comer una merienda saludable o una comida cada 3 o 4 horas.
  6. Come a cualquier hora – Mantener un récord de su alimentación le ayudará a darse cuenta de todo lo que ingiere. Hay unas aplicaciones estupendas para los smart phones que hacen fácil llevar la cuenta, por ejemplo Lose It!, FitnessPal y CalorieCounter.
  7. Falta de ejercicio – La meta es mover el cuerpo. Enfóquese en asegurar que su cuerpo se mueve más allá de unos cuantos pasos que usted camina para llegar al baño en donde trabaja o en casa. Si trabaja parado, formidable; pero para perder peso, tiene que hacer más de lo que hace normalmente todos los días.

Ponerse metas saludables y elaborar un plan puede ser un rato. Si necesita ayuda, puede hacer una cita con un dietista registrado en los Servicios Nutricionales Ambulatorios Baptist Health llamando al 786-596-7219.

Acerca de Natalie Castro-Romero, M.S., R.D., LDN
Natalie Castro-Romero es la Principal dietista de bienestar para el bienestar corporativo en Baptist Health South Florida. Obtuvo su grado en nutrición y dietética de la Florida International University.  Terminó su maestría en nutrición y la ciencia de ejercicio en la State University of New York, University en Buffalo. La Sra. Romero está certificada en control de peso en adultos y trabaja apasionadamente para mejorar la salud tanto de adultos como de niños. Su experiencia clínica incluye trabajar con pacientes que sufren trastornos gastrointestinales y pacientes en estado crítico o cuidados intensivos. Además, ha realizado investigaciones en comportamiento alimentario y obesidad pediátrica. Su investigación ha sido publicada en varias revistas médicas revisadas por sus colegas.

Atención médica que piensa en usted

Con centros de excelencia reconocidos a nivel internacional, 13 hospitales, más de 23,000 empleados, 4,000 médicos y 100 centros ambulatorios, de atención de urgencias y consultorios médicos en los condados de Miami-Dade, Monroe, Broward y Palm Beach, Baptist Health es una institución emblemática en las comunidades del sur de Florida en las que prestamos servicios.