Investigación

Una innovadora reparación de la aorta evita a los pacientes la agotadora operación de aneurisma

Después de sobrevivir a dos peligrosas disecciones aórticas, Ted Dienst, M.D., sabía que necesitaba ser monitoreado cuidadosamente. Encontró esa atención en Boca Raton Regional Hospital con W. Anthony Lee, M.D., jefe de cirugía vascular del hospital.

La elección del Dr. Dienst lo puso en las manos adecuadas cuando su salud comenzó a deteriorarse. Después que desarrolló un aneurisma aórtico toracoabdominal, una condición muy compleja y peligrosa también conocida como TAAA, se sometió a un procedimiento de investigación con el Dr. Lee que sólo se ofrece en 10 centros médicos de Estados Unidos.

El Dr. Dienst, uno de los primeros pacientes en someterse a esta operación, recuperó su salud y pudo volver rápidamente a trabajar como médico de cuidados intensivos en un hospital comunitario de Titusville, en la Costa Espacial de Florida. Dice que sabe que las cosas podrían haber sido muy diferentes.

“Llevo 45 años practicando medicina. He visto lo peor. He visto pacientes que tienen lo que yo tuve”, dice el Dr. Dienst. “La mayoría de ellos no sobreviven”.


La decisión del Dr. Dienst de buscar atención con el Dr. Lee no fue una coincidencia. Otros médicos respetados le habían recomendado que viera al Dr. Lee por su habilidad quirúrgica y su incesante búsqueda de soluciones innovadoras, especialmente cuando se trata de problemas aórticos. El Dr. Dienst localizó al Dr. Lee en el  Lynn Heart & Vascular Institute de Boca Raton Regional Hospital que forma parte de Baptist Health, y empezó a verle con regularidad, aunque tuviera que viajar para llegar hasta allí.

“Era, sin duda, el cirujano vascular con más experiencia y talento de la Florida y probablemente del Sur”, dice el Dr. Dienst.

Un problema desafiante

El Dr. Dienst sabía que su salud seguía siendo delicada a pesar de haber sobrevivido a las disecciones aórticas, una condición potencialmente mortal en la que se produce un desgarro en la capa interna de la arteria principal del cuerpo. Alrededor del 85% de las personas que sufren ese tipo de emergencia médica no sobreviven, afirma él. De hecho, durante su segunda disección aórtica, que se produjo mientras estaba en una conferencia médica en San Francisco, sufrió un paro cardíaco y estuvo a punto de morir, pero se recuperó gracias a una rápida intervención médica.

Durante una visita de seguimiento en la Florida, el Dr. Lee detectó que el Dr. Dienst tenía ahora un aneurisma aórtico toracoabdominal, una protuberancia en la aorta que se extiende desde el pecho hasta el abdomen. Como los aneurismas debilitan la arteria, pueden romperse y provocar una hemorragia interna y la muerte.

Lo que diferencia a un TAAA de otros aneurismas es que se extiende tanto hacia arriba en el pecho como hacia abajo en el abdomen. Estos son unos de los aneurismas aórticos más difíciles de tratar debido a la complejidad de su localización.

“La razón por la que los TAAAs son tan complicados de reparar es que afectan a una sección de la aorta que es como la Estación Grand Central del cuerpo humano”, explica el Dr. Lee. “Es una sección de la aorta muy transitada, con ramas que suministran sangre a muchos órganos vitales del cuerpo”.

Durante la cirugía, dice el Dr. Lee, “todos estos vasos sanguíneos tienen que ser manejados individualmente y el flujo sanguíneo mantenido para que los órganos vitales unidos a esos vasos sanguíneos permanezcan vivos.” Tradicionalmente, los aneurismas TAAA se reparan con una cirugía abierta que requiere una incisión de 60 centímetros de largo que comienza en la parte superior del pecho, se envuelve a través del abdomen y se extiende en diagonal hasta la pelvis.

“Es probablemente la mayor intervención quirúrgica que puede soportar el cuerpo humano”, dice el Dr. Lee, y añade que el procedimiento es de muy alto riesgo y requiere una larga recuperación.

Aunque la cirugía abierta puede ser la opción adecuada para ciertos procedimientos, el Dr. Lee señala que su enfoque endovascular mínimamente invasivo para la TAAA, que utiliza un dispositivo del que es el investigador principal, es mucho menos traumático. Ese es el procedimiento que realizó al Dr. Dienst.

El dispositivo es un stent personalizado que tiene mangas (“ramas”) y orificios (“fenestraciones”) especiales para adaptarse a la anatomía individual de cada paciente, protegiendo el suministro de sangre a todas las partes del cuerpo. La anatomía de la aorta de una persona es como una huella digital: cada una es única para el individuo, y estas diferencias son importantes para el tratamiento adecuado del aneurisma, explica el Dr. Lee. En una estructura tan delicada y compleja como la aorta, esas diferencias no pueden descartarse.

“Tomo su escán por tomografía computarizada y, como si fuera un arquitecto, diseño un stent especial hecho a la medida y adaptado exclusivamente a su anatomía”, explica el Dr. Lee. “Es como un traje a medida para su cuerpo en particular. Se adaptará perfectamente a su aorta”.

El stent se despliega mediante un catéter que se introduce en el cuerpo a partir de dos pequeñas punciones de aguja en la ingle, eliminando la necesidad de una incisión. Una vez colocada, proporciona una vía para que la sangre fluya sin acumularse en la protuberancia del aneurisma, donde crearía presión.

El dispositivo se ha utilizado en aproximadamente 150 pacientes en los últimos 10 años, afirma el Dr. Lee. “No existe ningún dispositivo equivalente en la actualidad”, afirma el Dr. Lee. “Un dispositivo en investigación está disponible en los Estados Unidos sólo como parte de un ensayo clínico sancionado o patrocinado por la FDA. Actualmente, sólo diez centros del país tienen acceso a estos dispositivos en investigación en el marco de un ensayo clínico. Boca Raton Regional Hospital es uno de esos centros. Es el único hospital en todo el estado de la Florida que tiene acceso. Los siguientes centros más cercanos están en Alabama y en Carolina del Norte”.



Buenos Resultados

El Dr. Dienst, de 70 años, dice estar “inmensamente agradecido” por la atención que ha recibido del Dr. Lee y de los demás profesionales de Boca Raton Regional Hospital. Además de su reparación de TAAA, se ha sometido a otros procedimientos con el Dr. Lee, incluyendo una cirugía innovadora para reparar su arco cardíaco, la arteria principal que transporta la sangre desde el corazón. Uno de los procedimientos más impactantes en cuanto a su calidad de vida, dice, restauró el flujo sanguíneo a su brazo izquierdo para que pudiera seguir tocando la guitarra clásica después de su segunda disección aórtica.



“No recibía mucho flujo sanguíneo. Tenía problemas para caminar. No me llegaba bien la sangre a la columna vertebral. Hubo un periodo de tiempo en el que apenas podía utilizar el brazo porque estaba muy bloqueado. Así que no se trata simplemente de poner un stent TAAA”, dice el Dr. Dienst.



Sin embargo, la reparación del TAAA destaca porque la alternativa habría sido una difícil operación abierta y una larga recuperación. “La opción que me ofreció, creo, era la mejor que podía encontrar”, dice el Dr. Dienst. “Era un procedimiento complicado. El problema con ese procedimiento en particular es que si no se hace correctamente y no se monitorea adecuadamente, uno puede terminar paralizado. Se pueden destruir los riñones, parte del intestino… todo tipo de complicaciones… Yo me levanté y salí del hospital. Es extraordinario”. 



El Dr. Lee, profesor clínico afiliado de cirugía en la Facultad de Medicina Charles E. Schmidt de  Florida Atlantic University, advierte a los pacientes que tengan cuidado con los cirujanos que dicen que pueden reparar la TAAA por vía endovascular adaptando dispositivos no diseñados ni aprobados por la FDA para ese fin. Los resultados pueden ser desastrosos. Los dispositivos hechos a la medida que él utiliza tardan aproximadamente dos meses en fabricarse con el máximo control de calidad para que se ajusten con precisión.



El Dr. Dienst está de acuerdo en que es fundamental buscar un cirujano altamente capacitado y con experiencia. Como becario de medicina pulmonar en la década de los 1980, se entrenó con el mundialmente conocido Michael DeBakey, M.D., considerado un genio muy adelantado a su tiempo. “Pongo al Dr. Lee en esa categoría, sin duda”, dice el Dr. Dienst. “Es brillante. Lo es. Y también extremadamente bien entrenado. Técnicamente, no he visto a nadie mejor”.Una vez pasado lo peor de la crisis de la COVID-19, el Dr. Dienst ha decidido retirarse del trabajo en su pequeño hospital, que luchó durante la pandemia. Piensa pasar más tiempo con su esposa y sus hijos, y relajarse después de una larga carrera respondiendo a las emergencias de otros y salvando vidas. Es una sensación extraña, pero sabe que es afortunado por tener esta oportunidad. “En realidad no he pensado qué voy a hacer con la jubilación”, dice él. “Leo, toco mi música. Estoy pensando en varias cosas”.

Atención médica que piensa en usted

Con centros de excelencia reconocidos a nivel internacional, 13 hospitales, más de 23,000 empleados, 4,000 médicos y 100 centros ambulatorios, de atención de urgencias y consultorios médicos en los condados de Miami-Dade, Monroe, Broward y Palm Beach, Baptist Health es una institución emblemática en las comunidades del sur de Florida en las que prestamos servicios.