Investigación

¿Una dosis peligrosa de energía?

Estamos en la época del año en que ponerse en forma encabeza muchas listas de resoluciones. Pero buscar una bebida energética para ayudarle a hacer ejercicios puede hacer más daño que bien, según un estudio presentado el mes pasado en la reunión anual de la Radiological Society of North America.

Los investigadores en la reunión explicaron sus hallazgos; los corazones de los adultos tienen tiempos de contracción más cortos durante una hora después de consumir bebidas energéticas que contienen cafeína y taurina, un aminoácido. La investigación no incluye las bebidas deportivas diseñadas para reponer los nutrientes y los electrolitos perdidos durante el ejercicio.

El Dr. Jonas Dörner, de la Universidad de Bonn, Alemania, explicó cómo sus colegas compararon las contracciones del corazón utilizando imágenes de resonancia magnética antes de consumir bebidas energéticas y una hora después. Encontraron que la cámara inferior izquierda del corazón – el ventrículo izquierdo – se contrajo con más vigor en las personas que bebían bebidas energéticas. La frecuencia cardiaca, la presión arterial y la cantidad de sangre que sale del corazón se mantuvieron, sin embargo,  casi al mismo nivel dentro de la hora del consumo, concluyó la investigación.

¿Qué significan los resultados?

Esos tiempos de contracción más cortos pueden interrumpir la función normal del corazón, de acuerdo con el Dr. Jonathan Fialkow, director médico de cardiología clínica en el Baptist Cardiac & Vascular Institute y lipidólogo certificado. Él dice que la principal preocupación es que con el tiempo y con altas dosis de cafeína consumida con varias porciones de las bebidas, esas contracciones del corazón acortadas pueden conducir a la cicatrización del músculo del corazón y un mayor riesgo de aumento de la presión arterial y arritmias potencialmente mortales.

Peligros para los Jóvenes

“Este estudio se limitó a los efectos a corto plazo del consumo de una de estas bebidas”, dijo el Dr. Fialkow. “Sabemos por lo que vemos en la sala de emergencias de que la gente, especialmente los adolescentes y adultos jóvenes, generalmente consumen dos o tres de estas bebidas en un corto período de tiempo”.

Los efectos de las bebidas energéticas en los corazones de los adolescentes no fueron parte de este estudio, pero la Substance Abuse and Mental Health Services Administration (SAMHSA por sus siglas en inglés), en un informe de enero de 2013,  sugirió que estos productos fueron comercializados inicialmente hacia personas de 18 a 25 años de edad y de ese grupo de edad dominan viajes a la sala de emergencia tras el consumo de estas bebidas. Ese mismo informe cita un mayor uso entre las personas de 40 años de edad o más entre 2007 y 2011.

La cafeína culpable

La mayor parte de los peligros denunciados de bebidas energéticas, incluido el informe de SAMHSA, señala el exceso de cafeína – un hecho controvertido por la American Beverage Association – una organización comercial que representa a los fabricantes de bebidas no alcohólicas en los Estados Unidos. La Asociación emitió una respuesta a la Radiological Society of North America: “El hecho es que la mayoría de las principales bebidas energéticas contienen sólo alrededor de la mitad de la cafeína de una taza de tamaño similar de café. La cafeína es un ingrediente seguro y se consume todos los días en una amplia variedad de alimentos y bebidas, incluyendo bebidas energéticas, que han sido disfrutadas por millones de personas durante casi tres décadas”.

El Dr. Fialkow está de acuerdo en que la mayoría de las bebidas energéticas contienen la misma cantidad de cafeína que se encuentra en las porciones del café pero, añade, que el consumo de dos o tres porciones de café es menos probable que el consumo de dos o tres bebidas energéticas. Además, dice, la gente bebe grandes cantidades de bebidas energéticas a la vez.

“Las personas más jóvenes suelen no consumir café por diversas razones – costo, sabor, etc. – y los adultos son más propensos a dejar de tomar café antes de consumir demasiada cafeína”, dijo el Dr. Fialkow.

La combinación de bebidas energéticas con alcohol

También existe la tendencia de combinar las bebidas energéticas con alcohol, que el Dr. Fialkow dice contribuye a una absorción más rápida del alcohol que enmascara los síntomas de estar ebrio. Esto podría conducir a un mayor consumo de alcohol en un corto periodo de tiempo, lo que aumenta los riesgos de intoxicación por alcohol, conducir ebrio y otros peligros que amenazan la vida.

Bebidas deportivas

Dr. Fialkow dice que mientras que hay preocupación en la comunidad médica de que las bebidas energéticas a base de cafeína pueden ser peligrosas, las bebidas deportivas sirven un propósito para los atletas serios.

“Mientras que las bebidas deportivas contienen minerales y fluidos que deben ser repuestos después de períodos de intensa sudoración, también contienen mucha azúcar para mejorar el sabor. El azúcar puede contribuir al aumento de peso, tal como vemos con refrescos y no añade ningún beneficio a la intensidad de un entrenamiento”, dijo. “Para la mayoría de personas que hacen ejercicio por períodos cortos con intensidad moderada, el agua es la mejor bebida para evitar la deshidratación”.

Para los niños, la recomendación es la misma. La Academy of Pediatrics, en un artículo de 2011 publicado en la revista Pediatrics, sugirió que el agua es la mejor primera opción para la hidratación para la mayoría de las actividades, como siempre y cuando una persona mantiene un diario de calorías saludables y la ingesta de nutrientes. Sin embargo, para aquellos que participan en una actividad prolongada o vigorosa, dice el artículo, también puede ser necesario reponer sus niveles de carbohidratos y bebidas deportivas cumplen con esa necesidad.

Más estudios son necesarios

El Dr. Fialkow dice que el valor real de este último estudio de las bebidas energéticas es que probablemente conducirá a más estudios que pondrán a prueba los efectos a largo plazo del consumo de estas bebidas.

El Dr. Dörner, quien presentó el estudio en la reunión del mes pasado, dio a entender que más estudios están en el horizonte.

“Hemos demostrado que el consumo de bebidas energéticas tiene un impacto a corto plazo sobre la contractilidad cardiaca”, dijo el Dr. Dörner. “Se necesitan más estudios para evaluar el impacto del consumo de bebidas energéticas a largo plazo y el efecto de tales bebidas en personas con enfermedades del corazón”.

Mientras tanto, el Dr. Fialkow espera que la gente pueda comprender los posibles riesgos que presenta el consumo de cantidades excesivas de cafeína a través de las bebidas energéticas. Estos riesgos pueden ser mayores que los beneficios deseados, advierte, y esos beneficios son muy mínimos.

“Simplemente, todavía no sabemos los efectos a largo plazo sobre nuestros cuerpos. Lo mejor es beber estos productos con moderación o evitarlos por completo”, dijo.

Atención médica que piensa en usted

Con centros de excelencia reconocidos a nivel internacional, 12 hospitales, más de 27,000 empleados, 4,000 médicos y 200 centros ambulatorios, de atención de urgencias y consultorios médicos en los condados de Miami-Dade, Monroe, Broward y Palm Beach, Baptist Health es una institución emblemática en las comunidades del sur de Florida en las que prestamos servicios. 

Language Preference / Preferencia de idioma

I want to see the site in English

Continue In English

Quiero ver el sitio en Español

Continuar en español