Investigación

Aumentan los riesgos de diabetes para algunos

Es probable que haya escuchado que los Estados Unidos está en medio de una epidemia. La incidencia de diabetes se duplicó entre el 1990 y el 2008, según un reporte por los Centros Para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), publicado en la edición del 24 de septiembre de 2014 de la revista The Journal of the American Medical Association (JAMA).

Pero ese mismo reporte indica que también hay noticias alentadoras. Los investigadores han descubierto que los diagnósticos de diabetes se han nivelado entre el 2008 y el 2012 para la población adulta en general de los EE.UU. Aunque desafortunadamente tres subgrupos – los afroamericanos no hispanos, los hispanos y los adultos con solo una educación de escuela secundaria o menos – mostraron un aumento significativo en el número de casos diagnosticados de ambas, la diabetes tipo 1 y la diabetes tipo 2. Esta disparidad tiene a muchos tratando de explicar por qué estos grupos continúan estando en riesgo.

“Sabemos que estos grupos étnicos tienen una tendencia genética a la diabetes tipo 2”, dijo Tatiana Ivan, M.D., una doctora de medicina familiar certificada por la Junta con el Baptist Health Primary Care Family Medicine Center de West Kendall Baptist Hospital. “También sabemos que los estudios han demostrado conclusivamente que los factores socioeconómicos juegan un papel importante en el desarrollo de la enfermedad”.

De hecho, un reporte publicado en el 2009 por los National Institutes of Health advirtió que enfocarse en una causa biológica o genética e ignorar los factores socioeconómicos tales como educación, ingresos, seguro de salud y el acceso a la atención médica, pueden afectar los avances en la prevención de la diabetes tipo 2.

“Es importante reconocer y educar a estos grupos de que los cambios en el estilo de vida, incluyendo el agregar los ejercicios y una dieta saludable a sus rutinas normales, lleva a menos enfermedades en general, y que la diabetes tipo 2 se puede prevenir con estos esfuerzos”, dijo la Dra. Ivan.

A diferencia de la variedad tipo 2 de la diabetes, el tipo 1, que fue incluido en el último informe de los CDC, parece tener orígenes genéticos para los cuales los cambios en el estilo de vida no pueden prevenir su incidencia, según los National Institutes of Health.

Por eso, para pacientes que están en riesgo para la diabetes tipo 2 porque tienen obesidad o sobrepeso, porque carecen de actividad física o porque siguen una dieta poco saludable, la Dra. Ivan recomienda una consulta con un médico de atención primaria para hablar de cómo reducir los riesgos.

“Una dieta saludable luce distinta para todos”, dijo ella. “Correr cinco millas al día no es posible para todas las personas. Pero encontrar una actividad que se pueda hacer regularmente y agregar alimentos nutritivos a su dieta son pasos en el camino correcto”.

Si el acceso a un médico o a un dietista es una barrera debido a los bajos recursos económicos, la Dra. Ivan recomienda buscar programas gratuitos o de bajo costo dentro de la comunidad para ayudar a comenzar estos cambios en el estilo de vida.

“Hay programas innovadores y clases gratuitas tales como las que se ofrecen a través de Baptist Health que ayudan a las personas a encaminarse”, dijo ella.

La Dra. Ivan espera que a través del conocimiento y de la educación, la tendencia creciente a la diabetes tipo 2 en estos grupos étnicos y socioeconómicos se nivelará y con el tiempo disminuirá. Pero advierte que con el aumento en la diabetes a nivel internacional, estos nuevos estudios que han sido publicados puede que no reflejen el cuadro completo.

“Usualmente hay un retraso en los datos”, dijo la doctora acerca del informe de los CDC. “Tengo esperanzas de que la tendencia que los casos en general se nivelen continúe, pero hasta que no estemos seguros de que estamos progresando en la prevención de la diabetes tipo 2, tenemos que enfocarnos en los cambios de estilo de vida para aumentar las probabilidades de mantener a todos los pacientes saludables, especialmente a aquellos con el riesgo más alto”.

Atención médica que piensa en usted

Con centros de excelencia reconocidos a nivel internacional, 12 hospitales, más de 27,000 empleados, 4,000 médicos y 200 centros ambulatorios, de atención de urgencias y consultorios médicos en los condados de Miami-Dade, Monroe, Broward y Palm Beach, Baptist Health es una institución emblemática en las comunidades del sur de Florida en las que prestamos servicios. 

Language Preference / Preferencia de idioma

I want to see the site in English

Continue In English

Quiero ver el sitio en Español

Continuar en español