Educación

Construyendo sobre el progreso: Miami Cardiac & Vascular Institute celebra 35 años de innovación

Miami Cardiac & Vascular Institute nació en dos habitaciones sin ventanas situadas detrás del Centro de Emergencia de Baptist Hospital. Fue una idea del radiólogo intervencionista Barry Katzen, un autodenominado “disruptor” cuyas ideas innovadoras desafiaban los enfoques convencionales de la atención a los pacientes. Por eso, el naciente Instituto adoptó la innovación como uno de sus pilares fundamentales.

Ese espíritu perdura hoy, 35 años después, en la determinación del Instituto de superar los límites de la medicina cardiovascular para desarrollar herramientas y técnicas mejores, más rápidas, más seguras y más creativas para salvar vidas.

“Desde el principio hemos dicho que aquí no nos limitamos a practicar medicina”, explica el Dr. Katzen, fundador y director médico del Instituto. “Intentamos cambiar la medicina – mejorar la medicina – y mejorar la atención a nuestros pacientes, lo que requiere innovación, tecnología de vanguardia, colaboración e investigación”.

Puede que los inicios del Instituto fueran modestos, pero las ideas que lo sustentan son enormes. El Dr. Katzen fue uno de los primeros médicos que impulsó el tratamiento del corazón y el sistema vascular como una sola entidad, un concepto transformador en aquella época. Cuando llegó a Baptist Hospital, también era uno de los principales defensores del país de las opciones de tratamiento menos invasivas que utilizaban cables y catéteres guiados por imágenes para acceder a las zonas problemáticas sin tener que abrir a los pacientes.


Barry Katzen, M.D., fundador y director médico del Miami Cardiac & Vascular Institute.

“Ahora esas cosas son el estándar de atención”, dice el Dr. Katzen, aunque eso estaba lejos de ser el caso al principio. “Esta marcha continua hacia la reducción de la invasividad de los procedimientos, es un movimiento. Tenemos toda una cultura que se basa en preguntar sobre cada paciente, ¿hay una forma menos invasiva de tratar a esta persona?”

La creación de un nuevo modelo

Las dos salas de procedimientos originales se inauguraron el 1ro de octubre de 1987. La cardiología intervencionista estaba en su infancia. Con el paso de los años, y animado por el éxito, el Instituto se amplió de forma significativa, primero con pequeños pasos, como la incorporación de un laboratorio vascular periférico al año siguiente, que reunía distintas disciplinas.

A eso pronto le siguió una sala de cateterismo cardíaco, que incorporó a los cardiólogos. En el 1993 se inauguró un nuevo edificio que atrajo a expertos médicos de todo el país que querían ser testigos de este nuevo modelo de atención al paciente en el que los especialistas trabajaban codo con codo.

Una ampliación del edificio en el 2001 transformó el Instituto en una empresa clínica más amplia en el recinto de Baptist Hospital. Con la adición de 51 camas para pacientes internos y 32 para pacientes ambulatorios, el Instituto pudo integrar a la perfección todos los aspectos de los procedimientos y la atención a los pacientes, lo que permitió un manejo cercano de los casos. Al mismo tiempo, la adición de espacio para reuniones apoyó la misión educativa del Instituto al ampliar su papel como laboratorio de atención innovadora.

En el 2017, el Instituto se sometió a una renovación y ampliación de 120 millones de dólares para maximizar la colaboración multidisciplinar y los nuevos enfoques de la atención cardiovascular.

“Diseñamos esta ampliación para cambiar el futuro de la medicina, para estar en la posición de tratar problemas de salud a los cuales aún no nos hemos enfrentado”, dijo el Dr. Katzen. “Utilizamos lo que hemos aprendido a través de los años para crear el entorno óptimo para desarrollar y aplicar los mejores tratamientos mínimamente invasivos”.

A medida que el Instituto crecía, también crecía Baptist Health. Uno de los objetivos del Instituto en los últimos años ha sido garantizar la misma experiencia médica de alto nivel en todas las instalaciones de Baptist Health en los condados de Miami-Dade y Monroe, para que los pacientes puedan contar con la mejor atención dondequiera que vayan.

“Si usted viene a cualquiera de nuestros hospitales o centros de atención de urgencias con dolor en el pecho, tenemos una vía clínica que todo el mundo sigue para asegurarnos de que todos los pacientes reciban el mismo tratamiento”, explica Carol Melvin, directora de operaciones del Instituto. “Los credenciales y los criterios de los médicos están estandarizados en todos los hospitales del sur. Todos los aspectos del Instituto están estandarizados: las descripciones de los puestos de trabajo, las escalas clínicas, las políticas y los procedimientos, todo. Lograr eso es toda una hazaña”.

Superando los límites de la medicina

La amplitud y profundidad de las innovaciones del Instituto lo han puesto a la vanguardia de las nuevas técnicas para prevenir y tratar aneurismas, ataques cardíacos, coágulos de sangre, enfermedades valvulares, problemas de circulación y muchos tipos de cáncer.

“Las soluciones y los tratamientos que hemos desarrollado aquí en los últimos 35 años han tenido un impacto significativo en innumerables vidas”, dice el Dr. Katzen.

Es una oportunidad poco frecuente para que los pacientes de un hospital comunitario tengan acceso a los últimos avances tecnológicos y médicos, en continua evolución, respaldados por la investigación. Desde el principio, ese enfoque ha definido la misión de Miami Cardiac & Vascular Institute, dando a los pacientes del Sur de la Florida acceso a una atención que está años por delante de la disponible en otros lugares.

En el 1989, por ejemplo, el Instituto fue uno de los pocos centros de investigación pioneros en el uso de stents, pequeños y estrechos tubos expansibles de acero inoxidable. Los médicos colocaron estos stents en las arterias ilíacas obstruidas de las piernas durante una angioplastia para mantener la arteria abierta de forma permanente. Cuando la Administración de Drogas y Alimentos de los EE.UU. (FDA) aprobó formalmente los stents en el 1991, los médicos del Instituto ya habían realizado más de 100 de estos procedimientos.

“Fue el primer dispositivo permanente utilizado para tratar enfermedades vasculares”, dice el Dr. Katzen, uno de los autores del histórico documento académico que detalla los resultados de la investigación sobre estos dispositivos. Hoy en día, más de un millón de personas se colocan stents cada año en los Estados Unidos.

En el 1990, el Instituto desempeñó otro impresionante papel en el ámbito de la investigación: realizó la primera derivación portosistémica intrahepática transyugular (TIPS por sus siglas en inglés) en los Estados Unidos para tratar las complicaciones de las enfermedades hepáticas severas. El Instituto formó parte del primer protocolo de investigación de la FDA sobre la TIPS. Considerado un cambio radical, abrió la puerta a más procedimientos endovasculares que podrían sustituir a la cirugía abierta.

Avances que han cambiado vidas

El éxito de los ensayos clínicos ha impulsado más investigaciones e innovaciones a través de los años, demasiadas para enumerarlas aquí. Algunos ejemplos recientes:

• Bajo la dirección del cardiólogo intervencionista Ramón Quesada, M.D., director médico de los programas de Corazón Estructural e Intervención Coronaria Percutánea Compleja, el Instituto se convirtió recientemente en el primer centro médico de la Florida en utilizar un nuevo sistema para crear un pequeño pasaje quirúrgico a través del tabique auricular, la pared entre la aurícula derecha y la izquierda del corazón. Esta innovación está diseñada para proporcionar resultados más seguros y predecibles durante los procedimientos estructurales vitales del corazón.

Joseph McGinn Jr. M.D., jefe de cirugía cardíaca del Instituto, sigue atrayendo la atención mundial por su cirugía de bypass coronario mínimamente invasiva, que elimina la necesidad de abrir el pecho del paciente o de detener el corazón durante la cirugía de bypass, reduciendo en gran medida el dolor y el tiempo de recuperación. Conocida como la técnica McGinn, esta innovadora intervención quirúrgica se realiza actualmente de forma rutinaria en sólo un puñado de hospitales estadounidenses, pero se encamina a convertirse en el estándar de atención del futuro.

• En el Instituto se han realizado durante años avances fundamentales en el tratamiento o el reemplazo de las válvulas del corazón, muchos de ellos iniciados como parte de ensayos clínicos, y que continúan a un ritmo constante. Por ejemplo, el Instituto fue el primero en la Florida, y el primero en el sureste atlántico, en realizar el llamado LIVE (la sigla en inglés para Realce Ventricular Menos Invasivo), un procedimiento mínimamente invasivo que “remodela” el corazón reduciendo el tamaño del ventrículo izquierdo, lo que permite a un paciente gravemente enfermo acercarse a la funcionalidad normal.

• El Instituto es el único centro de la Florida que participa en un ensayo clínico que utiliza un nuevo dispositivo para aliviar los dolorosos problemas circulatorios de las piernas. La Veno Valve se implanta quirúrgicamente en la vena femoral del muslo para que actúe como una válvula unidireccional que ayude a restablecer el flujo sanguíneo adecuado.

• El Miami Cardiac & Vascular Institute es también uno de los primeros centros médicos del país en aplicar una nueva tecnología – la terapia de oxígeno supersaturado (SSO2) – que puede ayudar a salvar la vida de quienes sufren un ataque cardíaco denominado “widow-maker”. La terapia SSO2 suministra niveles hiperbáricos de oxígeno directamente al corazón a través de un catéter para ayudar a prevenir daños en el músculo cardíaco.

“Todo lo que hacemos se basa en los pilares originales que definimos al principio, que eran la innovación, la atención de alta calidad, la investigación clínica y el compromiso con las terapias mínimamente invasivas”, dice el Dr. Katzen.

El objetivo es impulsar el Instituto hacia la próxima generación de tratamientos, manteniendo al mismo tiempo los intereses de los pacientes individuales en primer plano. “Siempre hemos sido cuidadosos como investigadores”, dice él. “Queremos probar cosas distintas, pero sólo si hay un beneficio directo para los pacientes”.

Mirando hacia el futuro

Mientras el Instituto se prepara para celebrar su 35º aniversario, la directora principal de operaciones Carol Melvin, que ha estado allí desde el principio, se siente orgullosa de lo lejos que ha llegado. “Los logros que hemos conseguido han requerido la unión de muchas personas. De ninguna manera estaríamos donde estamos si no fuera por un enfoque de equipo”, dice ella.

El Dr. Katzen está de acuerdo. “Creo que lo que estamos viendo, a lo largo de 35 años, son los resultados de un liderazgo eficaz y de reunir a los equipos de forma colaborativa. Esa ha sido el ingrediente secreto”.

Dice que el futuro traerá innovaciones que aún no podemos imaginar: una mejor comprensión del cuerpo humano y de cómo prevenir las enfermedades, nuevas tecnologías para salvar vidas y ayudar a los pacientes a curarse, dispositivos médicos implantables que pueden comunicarse con los médicos.

“Tengo que decir que es un poco extraño para mí mirar hacia atrás para el aniversario. En realidad, me interesa mucho más dónde vamos a estar dentro de cinco años que de dónde vinimos”, dice el Dr. Katzen, que también es oficial principal de innovación médica de Baptist Health. “Esto es sólo el principio”.

Atención médica que piensa en usted

Con centros de excelencia reconocidos a nivel internacional, 13 hospitales, más de 23,000 empleados, 4,000 médicos y 100 centros ambulatorios, de atención de urgencias y consultorios médicos en los condados de Miami-Dade, Monroe, Broward y Palm Beach, Baptist Health es una institución emblemática en las comunidades del sur de Florida en las que prestamos servicios.