Transplant

Educación

Miami Cancer Institute alcanza hito de 200 trasplantes: La colaboración es clave en la atención de pacientes de sangre y médula

Un trasplante de sangre o de médula ósea (BMT por sus siglas en inglés) ofrece opciones avanzadas de tratamiento a los pacientes que padecen cánceres sanguíneos potencialmente mortales como la leucemia, el mieloma múltiple, el linfoma no Hodgkin o la enfermedad de Hodgkin. En una reciente mañana de primavera, Andrew Septimus James recibió un trasplante alogénico hematopoyético, convirtiéndose en el paciente número 200 del Programa de BMT de Miami Cancer Institute, que forma parte de Baptist Health.

Para pacientes como el Sr. James, de 67 años, que lucha contra una rara neoplasia de médula ósea llamada mielofibrosis, el día del trasplante – mejor conocido como Día 0 – es una especie de celebración, una posibilidad de vida. Pero de lo que muchos pacientes y sus familias no son conscientes es de la colaboración necesaria entre los equipos de Miami Cancer Institute, tanto hospitalarios como ambulatorios, para preparar el procedimiento y atender a estos frágiles pacientes durante los meses que le siguen.

El Instituto comenzó a ofrecer trasplantes autólogos de células madre (células del propio cuerpo del paciente) en el 2018 y en el 2019 inició su programa de trasplantes alogénicos (células de donantes). El programa recibió la acreditación completa de la Foundation for the Accreditation of Cellular Therapy  (FACT). Los programas certificados por FACT cumplen rigurosos estándares de calidad y seguridad.

Típicamente, los pacientes son identificados como candidatos a trasplante después de pasar por la Clínica de Hematología/Oncología del Instituto. "Cuando esto ocurre, se pone todo en marcha", explica Estivaly Rodríguez, MBA, responsable de operaciones de calidad del Programa de Trasplantes de Sangre y Médula Ósea.

"El coordinador de búsqueda de donantes empieza a trabajar para encontrar un donante compatible y los coordinadores de enfermería organizan todas las pruebas previas al trasplante del paciente, como electrocardiogramas, análisis de sangre, exámenes dentales, colonoscopias, mamografías y muchas otras pruebas para asegurarse de que no hay enfermedades subyacentes", explica. Además del personal clínico, hay coordinadores financieros que ayudan con los seguros, administradores de datos, servicios psicosociales y otras personas implicadas.

Las células madre de los donantes pueden proceder de cualquier parte del mundo y se necesita un calendario preciso para que todo encaje a la perfección. Cuando llegan las células del donante, Guenther Koehne, M.D., subdirector y jefe de Trasplantes de Sangre y Médula Ósea y Oncología Hematológica de Miami Cancer Institute, y su equipo se ponen manos a la obra. El Dr. Koehne, pionero en este campo, desarrolló una técnica para manipular la obtención de células del donante en el laboratorio antes del trasplante con el fin de reducir la complicación potencialmente dañina de la enfermedad injerto contra huésped.

Guenther Koehne, M.D., Ph.D., deputy director and chief of Blood & Marrow Transplantation and Hematologic Oncology at Miami Cancer Institute.

El equipo de enfermería de 6 Hope, una unidad especializada dedicada a pacientes con trasplante de células madre, empieza a atender a los pacientes cuando ingresan justo antes del trasplante. Los pacientes se someten a lo que se conoce como acondicionamiento, que implica quimioterapia y/o radioterapia para preparar el cuerpo y el sistema inmunológico del paciente para aceptar las células madre derivadas del donante.


El día del procedimiento, los pacientes suelen sorprenderse del cortejo que hay en la sala. "Hay hasta 12 personas, entre ellas uno o dos médicos, proveedores de práctica avanzada como asistentes médicos y/o profesionales de enfermería registrados avanzados, varios profesionales de enfermería registrados que incluyen personal clínico, líderes y el educador, personal de laboratorio, farmacéuticos e incluso atención pastoral para la bendición de las células si el paciente lo desea", dijo la Sra. Chernesky.

Las amplias habitaciones se convierten en un hogar lejos del hogar para los pacientes y sus familias mientras esperan a que las células del donante produzcan células sanguíneas nuevas y sanas. Durante este tiempo y la recuperación en curso, las visitas son limitadas y controladas, ya que los pacientes corren un alto riesgo de contraer virus e infecciones. Los equipos de pacientes hospitalizados y ambulatorios son el sistema de apoyo y los animadores del paciente y su familia durante todo el proceso.

"Realmente son como una familia para nosotros", afirma Chernesky. "Puede haber muchos baches en el camino desde el trasplante hasta el injerto. Todo el equipo está pendiente de ellos 24 horas al día, 7 días a la semana, incluyendo el eICU. Los pacientes pasan por muchas cosas y su ánimo puede decaer. Siempre estamos alerta ante cualquier cambio físico o mental. A la vez que mantenemos la capacidad de recuperación del paciente de BMT, mantenemos al paciente y a su familia en el buen camino con la visión del alta".

Durante su estancia en el hospital, se anima a los pacientes a participar en terapias artísticas y musicales, así como a hacer ejercicio, mientras están en sus habitaciones y con la guía experta de un fisioterapeuta. Se mantienen conversaciones diarias con equipo interdisciplinario de expertos, que incluye numerosos médicos especialistas y proveedores avanzados, profesionales de enfermería, dietistas, farmacéuticos, trabajadores sociales y el equipo de experiencia del paciente. Trabajadores medioambientales especialmente entrenados siguen estrictos protocolos de limpieza de enfermedades infecciosas para mantener seguros a los pacientes, junto con auxiliares de enfermería certificados, nuestros socios clínicos que actúan como héroes de la higiene para nuestros pacientes.

Las habitaciones de 6 Hope son amplias para ayudar a disminuir la sensación de aislamiento y estrés que puede provocar una estancia hospitalaria prolongada, y están equipadas con refrigeradores, microondas y amplios baños. Los pacientes suelen permanecer en el hospital entre dos y tres semanas después del trasplante si no hay complicaciones serias. Incluso después del alta, los pacientes como James, que es de Hallandale, deben permanecer cerca del hospital hasta 100 días en caso de emergencia.

El seguimiento de los pacientes trasplantados incluye chequeos periódicos por hitos y puede prolongarse años desde la fecha de la intervención. La Sra. Rodríguez y la Sra. Chernesky admitieron que a los miembros del personal ambulatorio y hospitalario les encanta cuando los pacientes vuelven sólo para visitarles o les envían correos electrónicos con fotos de vacaciones familiares.

"Cuando los ves en su punto más bajo y luego los ves superarlo, es muy satisfactorio", dijo la Sra. Rodríguez. Y cuando ocurre lo impensable y un paciente pierde la batalla contra el cáncer, todo el equipo sufre un duro golpe.

"Estos son pacientes muy complejos que requieren un enfoque muy completo y colaborativo de la atención", dijo el Dr. Koehne. "Estoy orgulloso de nuestros equipos de pacientes hospitalizados y ambulatorios que trabajan juntos en beneficio de nuestros pacientes. El trabajo en equipo y la dedicación que tienen es notable y es una gran razón por la que nuestro programa ha tenido tanto éxito desde el principio."

Para más información sobre el programa de Sangre y Médula Ósea de Miami Cancer Institute, haga clic aquí.

Atención médica que piensa en usted

Con centros de excelencia reconocidos a nivel internacional, 12 hospitales, más de 27,000 empleados, 4,000 médicos y 200 centros ambulatorios, de atención de urgencias y consultorios médicos en los condados de Miami-Dade, Monroe, Broward y Palm Beach, Baptist Health es una institución emblemática en las comunidades del sur de Florida en las que prestamos servicios. 

Language Preference / Preferencia de idioma

I want to see the site in English

Continue In English

Quiero ver el sitio en Español

Continuar en español