Viaje hacia una pronta recuperación: Un paciente se siente agradecido por su cirugía de baipás de clase mundial en Miami Cardiac & Vascular Institute de Baptist Health

Move Down to Article

Compartir


Escrito por


Publicado

27 de May de 2021


Artículos Relacionados    


This post is available in: Inglés

Luego de haber sufrido un ataque cardiaco hace casi seis años, Cliff Watkin, de 62 años, y su esposa vivían un cómodo retiro en Punta Gorda, Florida, unas 25 millas al norte de Fort Myers. Luego tuvo una cita con su cardiólogo que incluyó “una serie de exámenes”.

Una de esas pruebas fue un “cateterismo cardiaco” para detectar arterias coronarias estrechas o bloqueadas. “No pasé ninguno”, dice el Sr. Watkins, quien ha estado tomando medicamentos para la presión desde hace años y también sufre de EPOC (enfermedad pulmonar obstructiva crónica) una enfermedad inflamatoria de los pulmones.

Unos días más tarde, él y su esposa darían un viaje de dos horas y media desde Punta Gorda hasta el Sur de Florida, donde el Sr. Watkin se sometería a una cirugía liderada por Joseph McGinn Jr., M.D. jefe de cirugía cardiaca con Miami Cardiac & Vascular Institute de Baptist Health. El procedimiento es un enfoque mínimamente invasivo en lugar de la cirugía de baipás tradicional conocido internacionalmente como la “Técnica McGinn”.

“La “cirugía cardiaca de injerto de baipás de la arteria coronaria” o MICS CABG por sus siglas en inglés, realizada por el Dr. McGinn en el Instituto es reconocida porque salva a los pacientes de la cirugía de baipás tradicional donde el esternón del pecho se serrucha para acceder el corazón, el cual luego es detenido y conectado a una máquina de pulmón artificial para mantener la sangre corriendo a través del cuerpo durante la cirugía.

“La gente en realidad no sabe lo que estamos haciendo”, dijo el Dr. McGinn. “Si supieran lo que hacemos, no creo que se someterían a la incisión tradicional de zipper. En realidad, no hay motivo para hacerse ese procedimiento. Si miramos al resto de todas las especialidades en la medicina, todo el mundo está optando por una plataforma más pequeña de mínima invasión”.


Cliff Watkin

El Sr. Watkin recuerda haber oído de la Técnica McGinn por parte de su médico. “Yo pensé, ‘Guau’, porque no quería que me abrieran en pecho. Probablemente no me hubiera operado del todo porque sabía lo que me esperaba. Estaba todo bloqueado. De todos modos, cuando llegamos a casa mi esposa buscó la ‘Técnica McGinn’ en la computadora y leímos acerca del procedimiento y me dije, esto es algo muy innovador. Así que hicimos todo lo necesario para hacerme el procedimiento”.

La recuperación de una cirugía MICS CABG es de sólo unos cuantos días, en comparación con semanas y hasta meses para la cirugía tradicional de corazón abierto que tiene muchas más complicaciones potenciales.

“Con la cirugía tradicional de corazón abierto hay una gran incisión en el pecho donde tenemos que serruchar el esternón y separarlo para ver el corazón”, explica el Dr. McGinn. “Es algo bastante traumático e involucra la sanación de un hueso bastante grande con mucho dolor y definitivamente con discapacidad”.

El Dr. McGinn explica la técnica que lleva su nombre: “Lo que yo hago es hacer una pequeña incisión en la parte izquierda del pecho, de dos o tres pulgadas de largo, y entramos entre las costillas. No cortamos ningún músculo. No cortamos ningún hueso. Así que la sanación es mínima para que los pacientes puedan volver a su nivel normal de actividad”.

Si decimos que el viaje al Sur de Florida valió la pena, nos quedamos cortos, dicen el Sr. Watkin y su esposa Kathy Caldwell. Él dice que se siente muy bien y que pasó su cita de seguimiento con su cardiólogo sin problemas.

“Fue la mejor decisión que pudimos haber tomado”, dice Kathy Caldwell. “Es asombroso ver lo bien que está y lo rápido que se recuperó”.

Su recuperación le fue tan bien que la pareja se tomó unas vacaciones – un viaje por carretera a la costa sur de Georgia donde visitaron Jekyll Island, sólo unos días después de su operación. “Fue un viaje muy bonito. Nos quedamos en un “bed and breakfast” y todo estuvo bien”.

Y el Sr. Watkin visitó a su cardiólogo para una cita de seguimiento. “Me quitó unas cuantas suturas, y me miró y dijo ‘Guau’ y me dio una palmada en la espalda y me dijo ‘nos vemos en unos meses’”.

Tags: , ,