Una nueva vacuna pasa a la ofensiva para prevenir el herpes zóster

Move Down to Article

Compartir


Escrito por


Publicado

16 de enero de 2019


Artículos Relacionados    


Este artículo está disponible en: Inglés

Usualmente, comienza con un sarpullido en el torso o en la línea de crecimiento del cabello. Las manchas rojas se propagan en una línea defi nida y se infl aman hasta formar ampollas pequeñas que crecen, causan picazón y son a menudo muy dolorosas.

Muchas personas se desconciertan y la mayoría consulta a su médico. La Dra. Patricia Feito-Fernández, de Baptist Health Primary Care, atiende pacientes por estos síntomas varias veces a la semana en su consultorio en Kendall. El diagnóstico: herpes zóster (también conocido como culebrilla), una infección viral que puede durar semanas y que a algunas personas les causa un dolor persistente, a veces intenso.

“Veo los signos clásicos: las ampollas, que por lo general están en una franja en un lado del cuerpo, y que los pacientes describen como una sensación intensa, eléctrica, de quemadura. Es una enfermedad común y muy incómoda”, comentó.

En los Estados Unidos, una de cada tres personas desarrollará herpes zóster a lo largo de su vida, y el riesgo aumenta con la edad. Los médicos ven aproximadamente un millón de casos al año.

No obstante, gracias a una vacuna nueva y más efi caz, ahora el herpes zóster es prevenible en gran medida. Shingrix, aprobada en 2017, también protege a la gente de complicaciones graves debidas a la neuralgia posherpética (PHN). Entre un 10% y un 15% de pacientes con herpes zóster desarrolla PHN, un dolor debilitante en los nervios donde tuvieron el sarpullido. El dolor de PHN puede durar meses o años, e interfi ere con la vida cotidiana.

El herpes zóster es causado por el virus varicela zóster, el mismo que causa la varicela. Si usted ha tenido varicela, el virus

se queda en su cuerpo en estado latente (inactivo). En cualquier momento se puede reactivar y causar herpes zóster, generalmente durante periodos de estrés o cuando su sistema inmunitario está comprometido. El herpes zóster aparece usualmente en el torso o en la cara, pero puede surgir en cualquier parte del cuerpo.

Usted no puede contraer herpes zóster de una persona que tenga herpes zóster, pero si usted nunca ha tenido varicela (y no se han aplicado la vacuna contra la varicela) puede infectarse con el virus de varicela de un paciente con herpes zóster y contraer varicela.

Algunas personas tienen brotes de herpes zóster más de una vez. Mercedes Forero, de Coral Gables, casi ha perdido la cuenta de la cantidad de veces que los ha tenido; cree que han sido cerca de 10. “Primero me dio en la espalda”, comentó la Sra. Forero, una mujer activa de 88 años que le encanta tejer y disfruta la clase de aeróbicos para personas mayores que toma dos veces a la semana. “Me daba picazón. No me dolía, pero me daba mucha picazón”.

La Sra. Forero ha tenido recurrencias en la misma zona de la espalda y otros dos brotes cerca de la rodilla, aun cuando le aplicaron la vacuna original para la varicela, Zostavax, que es menos efi caz que la nueva, Shingrix. Se dice que la nueva vacuna, aplicada en dos dosis con un intervalo de dos a seis meses, tiene un 90% de efi cacia para prevenir el herpes zóster. Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) la recomiendan para los adultos mayores de
50 años.

“Recomendamos esta vacuna a todos nuestros pacientes [mayores de 50 años], incluso a quienes ya han recibido Zostavax o han tenido un caso de herpes zóster”, comentó la Dra. Feito-Fernández. “Aunque nada tiene una efi cacia del 100%, esta vacuna es una magnífi ca herramienta de prevención. Si un paciente tiene un brote de herpes zóster, la enfermedad tomará un curso menos intenso”.

El tratamiento para el herpes zóster es un medicamento antivírico que puede disminuir la duración e intensidad de la enfermedad. Las cremas tópicas pueden ayudar a aliviar la picazón del sarpullido, y quizá se requiera medicamento para el dolor si se siente mucha incomodidad.

Chris Wang, una mujer activa y madre de dos niñas, no llegaba a sus 50 años cuando le surgió un sarpullido en la línea de crecimiento del cabello. La Sra. Wang fue a consultar a su médico cuando el sarpullido se extendió de manera peligrosa hacia un ojo. “Me daba un dolor agudo en los oídos”, comentó la residente de Coral Gables. “No tenía idea de qué era”.

La Sra. Wang, ahora de 53 años, recibió la vacuna original y tuvo un segundo brote de herpes zóster, esta vez en la parte posterior del cuello, que también comenzaba en la línea de crecimiento del cabello. “De vez en cuando todavía sufro un dolor intenso y momentáneo. Aparece y luego se va. A veces quiero rascarme la parte posterior del cuello hasta arrancarme la piel”.

Hace poco, la Sra. Wang recibió la primera dosis de la nueva vacuna para el herpes zóster, al igual que su esposo, Tim, de 55 años. Esperan que esto prevenga de una vez por todas la infección viral.

El herpes zóster puede afectar a los pacientes de manera distinta, comentó la Dra. Feito-Fernández. “Para algunos, en particular si tienen otros problemas de salud, puede ser sumamente difícil de soportar. Una de nuestras metas es prevenir la enfermedad, y esta vacuna nos permite hacerlo. Es un benefi cio para todos”.

Etiquetas: