- Resource | Baptist Health South Florida - https://baptisthealth.net/baptist-health-news/es/ -

El sueño seguro de los bebés: Muchos padres aún no están siguiendo las recomendaciones, según un estudio

Un nuevo estudio ha encontrado que la mayoría de los padres primerizos saben que la posición de dormir más segura para sus bebés es boca arriba. Sin embargo, muchos padres aún no están siguiendo otras prácticas importantes para que sus bebés duerman seguros, según el estudio publicado esta semana en la revista Pediatrics [1].

En general, la mayoría de las madres reportaron haber puesto a sus bebés boca arriba (un 78 por ciento). Sin embargo, menos madres reportaron compartir el mismo cuarto sin compartir la misma cama (un 57 por ciento), evitar la ropa de cama mullida (un 42 por ciento) y usar una superficie separada aprobada (un 32 por ciento). Se identificaron varias diferencias demográficas y raciales/étnicas.

Los investigadores examinaron los datos de una encuesta, recopilados por los Centros Para el Control y la Prevención de Enfermedades de los EE.UU. (CDC por sus siglas en inglés) y los departamentos de salud de 29 estados como parte del nuevo estudio. Las madres que dijeron que habían recibido asesoría acerca de las “prácticas de sueño seguras por parte de sus proveedores de atención de salud tenían más probabilidades de practicarlas”, según un comunicado de prensa acerca del estudio por la American Academy of Pediatrics (AAP).

Más de un 90 por ciento de las madres reportaron haber recibido asesoría por parte de sus proveedores de atención de salud de poner a sus bebés boca arriba para dormir. Sin embargo, haber recibido asesoría acerca de otras posiciones para dormir fue reportado con menos frecuencia.

Alrededor de 3,500 muertes de bebés ocurren cada año debido a causas relacionadas con el sueño, dice la AAP. El Síndrome de Muerte Súbita del Lactante (SMSL o SIDS por sus siglas en inglés) – se refiere mayormente a la muerte relacionada con el sueño, de un bebé saludable y que ocurre con más frecuencia durante los primeros seis meses de vida.

Es sumamente recomendable que los bebés sean puestos boca arriba para dormir. Lo que NO es recomendable es lo siguiente: poner al bebé boca abajo o en superficies blandas tales como colchones, o poner al bebé bajo ropa de cama suave o suelta.

Octubre es el Mes de la Concientización del SMSL. Pero a pesar de las campañas de información pública por las agencias gubernamentales estadounidenses, los pediatras, los hospitales y muchos de los padres aún no comprenden completamente los factores de riesgo asociados con el SMSL. Además, aprender acerca del SMSL y del sueño seguro es importante para todos los cuidadores, incluyendo las niñeras, los abuelos, otros familiares, y cualquier otra persona que pueda cuidar a un bebé, según la Safe Infant Sleep campaign por el National Institute of Child Health and Human Development (NICHD).

Educando a los nuevos padres

“Hay muchas pero muchas cosas nuevas que aprender cuando una persona es un nuevo padre, pero el SMSL de una de esas cosas en la cual podemos reducir los factores de riesgo para una situación devastadora”, afirmó Cynthia Amaro, M.D. [2], neonatóloga pediátrica de  Baptist Children’s Hospital [3].

Las tasas del SMSL para los Estados Unidos han bajado consistentemente desde el 1994. Pero los estudios recientes han confirmado que muchos padres aún ponen a dormir a sus bebés de la manera incorrecta, o los rodean con artículos de cama sueltos, o duermen con sus bebés en sus propias camas amplias. Los tres escenarios son factores de riesgo para el SMSL.

‘Un falso sentido de seguridad’
La Dra. Amaro también advierte en contra de los populares productos del mercado, tales como el “monitor cardiorrespiratorio” que puede ser adherido al bebé. Estos monitores no tienen estudios para apoyar su efectividad y pueden darles a los padres un falso sentido de seguridad”.

Otro “falso sentido de seguridad” tiene que ver con acostar a los bebés con sus padres, una tendencia que está aumentando. Los expertos dicen que esta es una tendencia sumamente inquietante. Un estudio publicado anteriormente encontró que entre el 1993 y el 2019, la incidencia de que un bebé comparta la cama con sus padres se ha más que duplicado de un 6.5 por ciento a un 13.5 por ciento. En vez de compartir la cama, los proveedores de atención de salud recomiendan compartir el dormitorio – manteniendo el área de dormir del bebé separado de la de los padres, pero en la misma habitación donde duermen los padres. Según los NICHD, compartir el dormitorio se ha comprobado que reduce el riesgo para el SMSL y para otras causas de muerte infantil relacionadas con el sueño.

Los factores de riesgo principales
Según el National Institute of Child Health and Human Development, los bebés tienen un mayor riesgo para el SMSL si hacen lo siguiente: