Un riesgo cardiovascular distinto para las mujeres: Entendiendo la enfermedad arterial periférica

Move Down to Article

Compartir


Escrito por


Publicado

23 de February de 2021


Artículos Relacionados    


This post is available in: Inglés

Una de tres mujeres estadounidenses muere de enfermedad cardiovascular. Los programas para crear conciencia tales como Go Red for Women de la American Heart Association han sido bastante exitosos para educar a las mujeres acerca de su riesgo para los ataques cardiacos y los infartos cerebrales. Sin embargo, otra enfermedad cardiovascular que muchas veces no es diagnosticada también está debilitando y cobrando las vidas de millones de mujeres; la enfermedad arterial periférica (EAP en español o PAD por sus siglas en inglés).

La EAP ocurre cuando los vasos sanguíneos se estrechan debido a la acumulación de placa, también conocido como la arterioesclerosis. La placa se pega a las paredes de las arterias y eventualmente puede bloquear el flujo de sangre e impedir que llegue a los órganos y al resto del cuerpo. Esto puede ocurrir en cualquier parte del cuerpo, pero se encuentra más comúnmente en las piernas y si se deja sin tratamiento puede llevar a las amputaciones. Las personas con EAP también están en mayor riesgo para los ataques cardiacos, los infartos cerebrales y otros problemas cardiovasculares.


Ian Del Conde, M.D., jefe auxiliar de cardiología y director de médico de Medicina Vascular en Miami Cardiac & Vascular Institute.

“Es una enfermedad seria”, dice Ian Del Conde, M.D., jefe auxiliar de cardiología y director de médico de Medicina Vascular en Miami Cardiac & Vascular Institute. “Desafortunadamente, como otros tipos de enfermedades cardiacas, la EAP se conocía durante un tiempo como una enfermedad masculina. Sin embargo, hoy sabemos que hay tantas mujeres con EAP como hay hombres, si no más, pero muchas aún no han sido diagnosticadas”.

Si se deja sin tratamiento, la EAP puede conducir a tan mala circulación en las piernas que se puede desarrollar gangrena y los pacientes pueden enfrentar una amputación. Los pacientes de EAP también están en alto riesgo para un evento cardiaco. Miami Cardiac & Vascular Institute, considerado un centro de calibre mundial para la EAP, ofrece una variedad de tratamientos para prevenir que la EAP empeore. Y si fuera necesaria una intervención, el Instituto tiene las últimas tecnologías y procedimientos mínimamente invasivos para restablecer el flujo de sangre a las extremidades.

El riesgo para las mujeres

Las mujeres en riesgo para la EAP incluyen las que fuman y las que tienen presión alta, colesterol alto, arterioesclerosis y las que tienen 60 años o más. Las diabéticas y las mujeres de la raza negra también tienen tasas más altas de EAP que las demás. Desafortunadamente, la EAP es una enfermedad mayormente silenciosa y las mujeres reportan menos síntomas que los hombres. Algunas personas se percatan de que sienten las piernas cansadas después de haber caminado, que tienen las piernas y los pies fríos o que tienen dolores musculares o calambres en las pantorrillas, los muslos o las nalgas. A menudo la EAP se da a conocer por primera vez cuando los médicos toman el pulso de tobillo brazo. Si la presión sanguínea en los tobillos es débil, pueden sugerirse más exámenes.

Según un estudio publicado en la revista Journal of the American Heart Association, las mujeres tienden a ser mayores que los hombres cuando son diagnosticadas. Sin embargo, las mujeres sin factores de riesgo cardiovasculares tenían una incidencia más alta de EAP que los hombres sin factores de riesgo cardiovasculares, sin importar su edad. Además, el estudio reveló que las mujeres experimentan un declive más rápido en la función y la calidad de vida después del diagnóstico, particularmente en su inhabilidad de poder caminar. El estudio señala la importancia que tiene un diagnóstico temprano para las mujeres.

Lo que significa la EAP para usted

Si usted es diagnosticada con enfermedad arterial periférica, su tratamiento dependerá de la severidad y la ubicación de la enfermedad y también de su salud en general. Usted podría hacer cambios en su estilo de vida que ayudarán a reducir la progresión de su enfermedad o puede ser recetada medicamentos que podrían ayudarle. Las intervenciones incluyen procedimientos mínimamente invasivos, así como también la cirugía abierta de baipás.

Por ahora, el Dr. Del Conde espera que todas las mujeres empiecen una conversación con su médico de atención primaria acerca de la EAP. “Las mujeres conocen sus cuerpos”, dice él. “Es importante poner atención y si algo no se siente normal, consúltelo con su médico y no ignore sus síntomas”.

Miami Cardiac & Vascular Institute lidera y participa en numerosos ensayos clínicos para la EAP y para otros problemas cardiovasculares. Para más información acerca de los ensayos clínicos, haga clic aquí.

Tags: ,