Un nuevo protocolo de tratamiento está ayudando a más pacientes de infarto cerebral

Move Down to Article

Compartir


Escrito por


Publicado

21 de mayo de 2018


Artículos Relacionados    


Este artículo está disponible en: Inglés

Un protocolo nuevo para tratar a pacientes con el tipo de infarto cerebral más común – el causado por un coágulo de sangre que reduce o detiene el flujo de sangre a una parte del cerebro – está ayudando a más personas en riesgo de discapacidad permanente o de muerte.

El cambio en el tratamiento fue motivado por las nuevas directrices publicadas en enero por la American Heart Association/American Stroke Association. El protocolo nuevo esencialmente expande el grupo de candidatos que pueden someterse a un procedimiento llamado trombectomía mecánica, en el cual los médicos remueven los coágulos de sangre usando un dispositivo ensartado a través de un vaso sanguíneo.

Las nuevas directrices dicen que los pacientes se pueden someter al procedimiento hasta 24 horas después del comienzo de los síntomas típicos de un infarto cerebral isquémico. Anteriormente el período de tiempo para una trombectomía era de seis horas después del comienzo de los síntomas.

“Ahora sabemos que las personas pueden sostener su función cerebral sin tener daños irreparables por hasta 24 horas (desde el comienzo del infarto cerebral)”, dice Felipe de los Ríos, M.D. , director médico del Programa de Infartos Cerebrales de Baptist Health Neuroscience Center en Baptist Hospital of Miami. “En el pasado pensábamos que eso era algo imposible”.

El período de tiempo extendido está resultando en que más pacientes sean sometidos a estos procedimientos que salvan vidas, según el Dr. de los Ríos.  Hace más de tres años, Baptist Hospital fue designado por la Comisión Conjunta, la cual acredita a las organizaciones de atención de salud de los Estados Unidos, como un “Comprehensive Stroke Center” (Centro Integral para Infartos Cerebrales). Esta designación significa que una instalación tiene los recursos necesarios – incluyendo la capacidad para imágenes avanzadas y neurólogos, neurocirujanos y neurorradiólogos intervencionistas – para tratar los casos más complejos de infarto cerebral.

Los pacientes son candidatos para una trombectomía si tienen un coágulo de sangre en una arteria mayor. Este tipo de coágulo usualmente no responde bien al medicamente tPA, una terapia trombolítica utilizada para tratar los infartos cerebrales isquémicos. El coágulo de sangre puede causar serias complicaciones tales como inflamación cerebral y puede conducir a una discapacidad considerable y hasta la muerte.

La extracción mecánica de los coágulos fue recomendada por primera vez en el 2015 y los Comprehensive Stroke Centers como el de Baptist Hospital, tienen el personal y el equipo para realizar el procedimiento. Durante dicho procedimiento, un médico usa un dispositivo dentro de un catéter (un tubo delgado ensartado dentro de una arteria) para agarrar y extraer el coágulo.

El período de tiempo extendido puede salvar vidas y evitar la discapacidad permanente en los pacientes con infartos cerebrales, especialmente aquellos que pueden haber sufrido un infarto cerebral mientras dormían o antes de acostarse a dormir.

“Este ha sido un gran cambio porque ahora podemos tratar a las personas que se despiertan con síntomas de un infarto cerebral”, afirmó el Dr. de los Ríos. “Antes, cuando no sabíamos cuándo había comenzado el infarto cerebral, era difícil hacer esa determinación (con una ventana de tiempo más pequeña de seis horas). Con las imágenes avanzadas, ahora también podemos ver cuáles pacientes se pueden beneficiar”.

Desde que las nuevas directrices tomaron efecto, los paramédicos están llevando a más pacientes al centro para infartos cerebrales de Baptist Hospital, dijo él.

El Dr. de los Ríos enfatiza que las personas que están en riesgo para un infarto cerebral no deben esperar para buscar tratamiento, a pesar del período de tiempo más largo.

“Aunque podemos administrar este tratamiento hasta 24 horas después del comienzo de los síntomas, esto no significa que las personas deben esperar antes de venir al hospital”, dice él. “Sabemos que una vez que el cerebro no está recibiendo suficiente sangre, las lesiones están ocurriendo. Mientras más tiempo pase, más lesiones habrá y habrá menos beneficio derivado de esta intervención. Por eso mientras más temprano llegue la persona, mejores serán sus resultados después del infarto cerebral”.

Los infartos cerebrales son la quinta causa principal de muerte en los Estados Unidos y la causa principal de discapacidad entre los adultos.

El Dr. de los Ríos enfatiza que la prevención aún es vital para cualquier persona que tenga factores de riesgo para los infartos cerebrales incluyendo presión alta, colesterol alto, diabetes o prediabetes, inactividad física, obesidad, tabaquismo y consumir demasiado alcohol.

He aquí las señales principales de un infarto cerebral, según la American Stroke Association:

F – Face drooping (Rostro caído: ¿Tiene un lado de la cara caído o adormecido? Pídale a la persona que se sonría. ¿Tiene la sonrisa desigual?

A – Arm weakness (Brazo débil): ¿Tiene un brazo débil o adormecido? Pídale a la persona que levante los dos brazos. ¿Tiene un brazo que se le cae hacia abajo?

S – Speech difficulty (Dificultad para hablar): ¿Tiene el habla enredada? ¿La persona no puede hablar o es difícil de entender? Pídale a la persona que repita una frase simple tal como “El cielo es azul”. ¿Pudo repetir la frase correctamente?

T – Time to call 9-1-1 (Hora de llamar al 9-1-1): Si alguien tiene cualquiera de estos síntomas, aunque los síntomas desaparezcan, llame al 9-11 y lleve a la persona al hospital inmediatamente. Chequee la hora para ver cuando comenzaron los síntomas.

Etiquetas: , ,