Un medicamento rompe-coágulos detiene los infartos cerebrales antes de que avancen

Move Down to Article

Compartir


Escrito por


Publicado

11 de mayo de 2017


Artículos Relacionados    


Este artículo está disponible en: Inglés

David Denmark, un detective de homicidios del Condado Miami-Dade que a sus 49 años luce saludable y está en forma, no parece ser un paciente típico de un infarto cerebral. “Si me hubieran preguntado si tendría un infarto cerebral, les hubiera dicho definitivamente que no. Yo comía de un modo saludable y hacía ejercicios todos los días”, dijo el Sr. Denmark.

Una noche el pasado mes de junio, él comenzó a arrastrar las palabras y a perder el control motor de su cuerpo. “No me podía mover. No podía abrir los ojos por causa del vértigo. Yo pensé, ‘me llegó la hora, de esto me muero’ ”.

Fue transportado a Baptist Hospital, designado como un comprehensive stroke center”  donde fue rápidamente evaluado por Sergio Jaramillo, M.D., un neurólogo con Baptist Health Neuroscience Center .

“Obtenemos un escán de tomografía computarizada (TC)  del cerebro, evaluamos al paciente neurológicamente y computamos una puntuación que nos dice cuán severo es el déficit neurológico, y si pensamos que el paciente es candidato para recibir tratamiento agresivo”, afirmó el Dr. Jaramillo. El escán reveló un infarto cerebral isquémico causado por un coágulo de sangre que estaba bloqueando el flujo de sangre al cerebro del Sr. Denmark. Él recibió de inmediato el medicamento intravenoso llamado tPA (activador tisular del plasminógeno en español) el cual destruye los coágulos de sangre.

“Después que me administraron el tPA, comencé a mover la mano izquierda de nuevo y sentí un hormigueo”, recuerda el Sr. Denmark. Cuando comenzó a recobrar el movimiento de sus piernas, “Todo el mundo comenzó a aplaudir y a felicitarse el uno al otro y entonces pensé, ‘Okey, creo que todo va a salir bien’”.

Cuando se trata de un infarto cerebral el tiempo es crucial. El Sr. Denmark llegó a la sala de emergencia antes de la ventana de tres horas luego del comienzo de los síntomas que es cuando el tratamiento con el tPA puede ser eficaz.

“David respondió maravillosamente bien. A las 24 horas, todos sus síntomas neurológicos se le habían resuelto”, dijo el Dr. Jaramillo. “Si no hubiera llegado a nuestro “comprehensive stroke center”, seguro que hubiera tenido algún tipo de déficit neurológico permanente que hubiera afectado negativamente su calidad de vida”.

El Sr. Denmark sabe lo dichoso que es. “Todos los días me despierto y puedo moverme libremente, y pienso constantemente lo que hubiera podido ser. Todos en Baptist me salvaron la vida y eso nunca lo voy a olvidar”.

Etiquetas:


There are no comments

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *