- Resource | Baptist Health South Florida - https://baptisthealth.net/baptist-health-news/es/ -

Un experto habla de lo que los hombres deben saber acerca de la Diabetes tipo 2

La diabetes es una enfermedad crónica que ocurre cuando el páncreas no produce suficiente insulina, una hormona que regula los niveles de azúcar en la sangre, o cuando el cuerpo no puede utilizar adecuadamente la insulina que produce.

La diabetes tipo 2, una vez conocida como diabetes no insulinodependiente o diabetes adulta, es la forma más común de diabetes, según los Centros Para el Control y la Prevención de Enfermedades de los EE.UU. (CDC). La cifra de personas a través del mundo con diabetes casi se ha cuadruplicado desde 108 millones en el 1980 a 422 millones en el 2014, y sigue creciendo.

En los Estados Unidos solamente, la prevalencia de la diabetes ha aumentado dramáticamente, y hoy, más de 34 millones de personas tienen la enfermedad. Uno de los más grandes aumentos en años recientes ha sido entre los hombres, según los CDC. De los 13 millones de hombres estadounidenses con diabetes, aproximadamente un 95 por ciento tienen diabetes tipo 2.

Sol Harari, M.D., doctor de medicina familiar con Baptist Health Primary Care

“A diferencia de las personas con diabetes tipo 1, las personas con diabetes tipo 2 producen insulina”, dice Sol Harari, M.D. [1], doctor de medicina familiar con Baptist Health Primary Care [2].

“Pero no es suficiente o sus cuerpos no reconocen la insulina y no la utilizan de forma debida. Esto se conoce como resistencia a la insulina”.

Aunque es mucho más común que la diabetes tipo 1, la diabetes tipo 2 es menos entendida, según el Dr. Harari, y probablemente es causada por una confluencia de asuntos y no por un solo problema. “La diabetes tipo 2 puede correr en las familias, pero la naturaleza exacta de cómo es heredada o la identidad de un solo motivo para esto en los genes no se conocida”, dice él. El riesgo para la diabetes tipo 2 usualmente aumenta con la edad, añade él. “Las personas que no tienen otros factores de riesgo para la condición deben comenzar a hacerse pruebas a después de los 45 años”.

La diabetes puede causar una cascada de otros problemas de salud, según el Dr. Harari. “Cuando no hay suficiente insulina o cuando la insulina no se utiliza como es debido, el azúcar – o la glucosa – no puede llegar a sus células para ser utilizada como combustible. Cuando el azúcar se acumula en la sangre, las células no funcionan de la forma debida”.

  1. ¿Cuáles son los síntomas de la diabetes?

Los síntomas de la diabetes tipo 2 pueden ser distintos entre las personas, pero según el Dr. Harari, pueden incluir:

Otros problemas también pueden estar vinculados con la acumulación de azúcar en la sangre, según el Dr. Harari, incluyendo:

• Deshidratación: El aumento de azúcar en la sangre puede hacerle orinar más, a medida que sus riñones tratan de eliminar el azúcar de su cuerpo. La micción frecuente significa que usted está perdiendo mucho líquido, lo cual puede conducir a la deshidratación.

• Coma diabético hiperosmolar no cetónico: Cuando una persona con diabetes tipo 2 se deshidrata con severidad y no consume suficientes líquidos como para restablecer la pérdida de líquidos, puede desarrollar esta condición potencialmente mortal.

• Daños al cuerpo: Con el tiempo, los altos niveles de azúcar en la sangre pueden dañar los nervios y los vasos sanguíneos pequeños de los ojos, los riñones y el corazón, y también pueden poner a una persona en riesgo para la arterioesclerosis o en endurecimiento de las arterias mayores, o cual puede causar los ataques cardiacos y los infartos cerebrales.

El Dr. Harari recuerda a los pacientes que cualquiera puede desarrollar diabetes tipo 2. Sin embargo, él dice que el riesgo tiende a ser más alto en personas que:

Además, el Dr. Harari dice que las personas mayores tienden a desarrollar diabetes porque el proceso de envejecimiento hace al cuerpo menos tolerante de los azúcares.

Si su médico sospecha que usted puede tener diabetes tipo 2, primero le hará una prueba de sangre para detectar altos niveles de azúcar. También pueden buscar azúcar o cuerpo de cetona en su orina, según el Dr. Harari. “Las pruebas utilizadas para detectar la diabetes tipo 2 incluyen una prueba glucosa plasmática en ayuna y una prueba de glucosa plasmática casual”.

El Dr. Harari advierte que, si usted tiene diabetes tipo 2 y no la está controlando bien, podría desarrollar complicaciones serias y potencialmente mortales, incluyendo:

“La diabetes es una de las enfermedades más prevenibles”, dice el Dr. Harari. “Los estudios han demostrado que un 90 por ciento de todos los casos de diabetes tipo 2 pueden ser prevenidos o aplazados simplemente comiendo más saludable y realizando más actividad física”.

En un estudio citado por el Dr. Harari, los investigadores siguieron a más de 3,234 personas consideradas con alto riesgo para desarrollar diabetes porque tenían sobrepeso y niveles más altos de glucosa en la sangre. Los que participaron en el programa de ejercicio y dieta para perder el exceso de peso, en este caso un promedio de 15 libras al mes, redujeron su riesgo para la diabetes por casi un 60 por ciento.

“Las personas mayores de 60 años pudieron reducir su riesgo por más de un 70 por ciento, y estas eran personas que ya tenían alto riesgo para la diabetes”, señala el Dr. Harari. “La lección es mantenerse activo, mantener el peso en el rango normal y así probablemente usted nunca desarrolle diabetes”.

Un diagnóstico de diabetes no es una sentencia de muerte, asegura el Dr. Harari. “En algunos casos, los cambios de estilo de vida pueden mantener la enfermedad bajo control”, dice él. “Aun así, muchas personas con diabetes tienen que tomar medicamentos orales para reducir los niveles de azúcar en la sangre. Cuando los medicamentos no son lo suficiente para lograrlo, puede ser necesaria la insulina, a veces en combinación con los medicamentos orales”.

El Dr. Harari señala que la FDA recientemente aprobó varios nuevos medicamentos que trabajan con la insulina para mejorar el manejo del azúcar en la sangre. “Aunque el tratamiento ha mejorado, controlar la diabetes sigue siendo un reto. Es por eso que nos enfocamos en la prevención”.