Un experto de Miami Cancer Institute destaca los avances en el tratamiento del cáncer de próstata

Move Down to Article

Compartir


Escrito por


Publicado

30 de September de 2021


Artículos Relacionados    


This post is available in: Inglés

Para los casi 250,000 hombres a los que se les diagnosticará cáncer de próstata este año, los avances tanto en tecnología como en tratamiento ofrecen nuevas esperanzas en la lucha contra lo que, según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de los EE.UU. (CDC), es la causa principal de cáncer entre los hombres, junto con el cáncer de piel no melanoma, y una de las causas principales de muerte por cáncer entre los hombres de todas las razas y poblaciones de origen hispano.

Adeel Kaiser, M.D., oncólogo radioterápico de Miami Cancer Institute

Adeel Kaiser, M.D., oncólogo radioterápico de Miami Cancer Institute, parte del Baptist Health South Florida, ha estado al frente de varios estudios recientes y afirma que estas nuevas terapias ofrecerán a los médicos opciones mejores y más eficaces para tratar el cáncer de próstata. Y para los pacientes con enfermedad avanzada, dice que prometen ayudar a reducir las tasas de mortalidad y prolongar el tiempo de supervivencia.

Al igual que con cualquier otro tipo de cáncer, no existe un enfoque único para el tratamiento del cáncer de próstata, dice el Dr. Kaiser, que tiene experiencia especial en el tratamiento de tumores sólidos malignos, incluyendo los cánceres genitourinarios y gastrointestinales. “En el Miami Cancer Institute, ofrecemos a los pacientes con cáncer de próstata una estrategia personalizada e integradora para su tratamiento”, dice él.

Los pacientes con cáncer de próstata se agrupan según su riesgo de muerte por la enfermedad, dice el Dr. Kaiser. “Un simple análisis de sangre puede determinar el nivel de proteínas del antígeno específico de la próstata (PSA por sus siglas en inglés) en la sangre, lo que nos indica si está ocurriendo algo en la próstata”, dice él. Una vez diagnosticados, los pacientes se clasifican además por su puntuación de Gleason combinada, que según el Dr. Kaiser es una herramienta útil para predecir el comportamiento del cáncer y determinar el mejor curso de tratamiento. Las nuevas pruebas que examinan las expresiones genéticas de los cánceres de próstata están ayudando a perfeccionar los enfoques de tratamiento para cada paciente individualmente.

Los pacientes de bajo riesgo, los que tienen una puntuación de PSA menor de 10 y una puntuación de Gleason combinada de seis o menos, pueden ser tratados con cirugía, radioterapia o vigilancia activa, o una combinación de las tres, según el Dr. Kaiser. “Una puntuación de Gleason menor de seis significa que el cáncer es menos agresivo y que es probable que crezca lentamente”, explica él. La vigilancia activa, añade, consiste en someterse a la prueba anual de PSA y someterse a biopsias periódicas para evaluar cualquier cambio en la puntuación de Gleason de su cáncer. Las resonancias magnéticas y las pruebas de expresión génica se emplean ahora cada vez más para ayudar a identificar a los pacientes que tendrán más posibilidades de éxito con la vigilancia activa.

Resultados prometedores de la terapia metabólica

La obesidad, junto con la edad, los antecedentes familiares de cáncer de próstata y la herencia caribeña o afroamericana, son factores de riesgo para el cáncer de próstata. Dado el vínculo entre la obesidad y la progresión del cáncer de próstata, los investigadores de Canadá hicieron un seguimiento de 565 hombres a los que se les había diagnosticado cáncer de próstata de bajo riesgo y descubrimos que los que tenían un Índice de Masa Corporal (IMC) elevado eran los más propensos a experimentar la progresión de su enfermedad durante su vigilancia activa. “De hecho, el riesgo de progresión aumentó por un 50 por ciento por cada cinco puntos de IMC por arriba de 25”, añadió el Dr. Kaiser. Un IMC normal sería de menos de 25, señala él, pero el estadounidense medio tiene un IMC de 25 a 30.

Otro estudio liderado por el Dr. Kaiser sometió a 12 hombres con cáncer de próstata de bajo riesgo a una intervención dietética cetogénica de dos meses. Según el Dr. Kaiser, “las investigaciones recientes sugieren que las células grasas que rodean la próstata pueden contribuir a la migración de las células tumorales fuera de la próstata, por lo que queríamos ver si la pérdida de peso tenía algún efecto en la progresión de la enfermedad”. El estudio ya ha finalizado y el análisis de los datos está en progreso.

Complementando la radioterapia con la terapia hormonal

Los pacientes de riesgo intermedio tienen una puntuación de PSA de 10 a 20 o una puntuación de Gleason combinada de seis o siete, lo que significa que el cáncer es probable que crezca, pero no puede extenderse rápidamente. Estos pacientes suelen ser tratados con cirugía y radiación, dice el Dr. Kaiser, posiblemente junto con terapia hormonal.

“La hormona masculina testosterona puede influenciar la progresión de la enfermedad en aquellos que ya han sido diagnosticados con cáncer de próstata”, dice él. “Así que, para los pacientes de riesgo intermedio, incorporamos un curso corto de cuatro a ses meses de terapia hormonal para pacientes que eligen someterse a la radioterapia. La cirugía también es una buena opción”.

Para los pacientes con cáncer de próstata de alto riesgo con un PSA de más de 20 o una puntuación de Gleason combinada de ocho a 10, lo que indicaría un tumor agresivo, el Dr. Kaiser dice que el protocolo de tratamiento incluye la cirugía por sí sola o radioterapia con 18 a 24 meses de terapia hormonal.

La tecnología de imágenes realzada ayuda en el tratamiento

El MR Linac, un acelerador lineal al Miami Cancer Institute permite al médico detectar con precisión el tumor a tiempo para preservar los tejidos sanos que lo rodean

Miami Cancer Institute es uno de los únicos centros oncológicos del mundo que ofrece todas las modalidades de radioterapia más avanzadas bajo un mismo techo, según el Dr. Kaiser, incluyendo la terapia de protones y también la radioterapia guiada por imágenes de resonancia magnética (MR) utilizando el MR Linac, un acelerador lineal que permite al médico dirigir con precisión el tumor.

“Esto nos permite administrar dosis más altas de radiación al tumor con extrema precisión, al tiempo que se preservan los tejidos sanos que le rodean”, señala el Dr. Kaiser. “Esto se traduce en menos efectos secundarios y más leves para el paciente y mejores resultados en general”. Otro avance de imágenes es el antígeno de membrana específico de la próstata (PSMA), que, según él, es más eficaz para identificar los tumores. “En comparación con las imágenes convencionales por CT, las imágenes basadas en el PSMA son mejores para identificar los cánceres de próstata y permiten una orientación mucho más precisa de la radioterapia”, afirma él.

Nuevos tratamientos para el cáncer de próstata metastásico

Otro estudio en el que ha participado el Dr. Kaiser es prometedor para los pacientes en los que el cáncer ha hecho metástasis fuera de la pared de la próstata y se ha extendido a otras partes del cuerpo. Los tratamientos sistémicos, como la quimioterapia, suelen utilizarse para controlar el cáncer de próstata metastásico, dice él, pero una vez que la enfermedad ha migrado fuera de la próstata, el tiempo medio de supervivencia suele ser de unos 11 meses.

Sin embargo, las nuevas investigaciones demuestran que, en ciertos pacientes, la terapia focal, como la que proporciona la radioterapia ablativa estereotáctica (SABR), puede ser más eficaz para destruir estos tumores errantes, y con menos efectos secundarios. “Con la SABR, podemos dirigirnos a las metástasis en el lugar en que se producen y éstas desaparecen”, afirma el Dr. Kaiser.

Por último, el Dr. Kaiser informa de un emocionante avance con resultados recién publicados de un ensayo clínico de fase 3 que estudia el uso de la terapia de infusión de Lutecio-177-PSMA para pacientes con cáncer de próstata metastásico que ya no están respondiendo a las terapias hormonales. El estudio descubrió que la supervivencia global aumentó hasta un 35 por ciento, de 11 a 15 meses, cuando se añadió la terapia con Lutecio-177-PSMA a los tratamientos estándares de atención. “Esta es una mejora muy significativa respecto a las terapias estándar actuales”, afirma el Dr. Kaiser.

El Dr. Kaiser añade que Miami Cancer Institute ofrecerá la terapia con Lutecio-177-PSMA tan pronto como sea aprobada por la Administración de Drogas y Alimento de los Estados Unidos (FDA) para los pacientes con cáncer de próstata resistente a las hormonas. “También estaremos abriendo un ensayo clínico para el uso adelantado de Lutecio-177-PSMA con terapias estándar para casos de cáncer de próstata sensibles a las hormonas”, dice el Dr. Kaiser.

Tags: , ,