- Resource | Baptist Health South Florida - https://baptisthealth.net/baptist-health-news/es/ -

Un estudio encuentra que demasiados diabéticos no están haciendo los cambios necesarios al estilo de vida

Aproximadamente un 10 por ciento de la población de los Estados Unidos tiene diabetes, incluyendo millones que no han sido diagnosticados. Un estimado de uno de cada cuatro adultos estadounidenses no saben que tienen “prediabetes” – cuando los niveles de azúcar en la sangre son más altos de lo normal, pero no lo suficientemente altos como para ser considerados como diabetes.

Un informe actualizado por el gobierno de los EE.UU. — Guiding Principles for the Care of People With or at Risk for Diabetes [1] — encontró tendencias inquietantes en el manejo de la diabetes en adultos ya diagnosticados con la condición crónica que puede ser mortal si se deja sin tratamiento. La diabetes puede aumentar el riesgo para la enfermedad cardiovascular, el cáncer y la demencia.

El nuevo informe fue producido por el National Diabetes Education Program (NDEP), un programa financiado a nivel federal y patrocinado por una división del Departamento de Salud y Servicios Humanos de los EE.UU. – el National Institute of Diabetes and Digestive and Kidney Diseases (NIDKK). Los Centros Para el Control y la Prevención de Enfermedades de los EE.UU. (CDC por sus siglas en inglés) también es patrocinador del programa.

El manejo de la diabetes es “subóptimo”, particularmente entre las poblaciones pobres y de minorías desproporcionadamente afectadas, concluyó el informe. La nutrición adecuada y la actividad física son los elementos esenciales para el tratamiento y la prevención de la diabetes tipo 2, además del uso de medicamentos recetados y chequeos médicos regulares. Sin embargo, demasiados diabéticos no están haciendo las modificaciones necesarias en sus dietas o no han comenzado a participar en programas de ejercicios, contribuyendo a las complicaciones en el manejo de sus condiciones. El alto colesterol, la presión alta y los hábitos perjudiciales de estilo de vida tales como fumar o la inactividad física, aún son ocurrencias muy comunes entre los diabéticos, según encontró el informe.

El informe citó un análisis de datos de una encuesta nacional de adultos con diabetes, encontrando grandes mejorías en general en el manejo de los niveles de azúcar en la sangre, la presión alta, y los lípidos en la sangre que afectan el colesterol, Sin embargo, estos son los resultados inquietantes:

Para muchas personas con diabetes tipo 2 y con exceso de peso, los profesionales de atención de salud deben ofrecer recomendaciones o referidos para dieta, actividad física y terapia del comportamiento diseñada para lograr una pérdida de peso de por lo menos un 5 por ciento, indica el informe.

Un ejemplo de esta atención de seguimiento es un programa de Baptist Health Primary Care llamado el “Sweet Life Club” [2]. En colaboración con médicos de atención primaria o con un endocrinólogo, el Sweet Life Club consiste de un asesor de atención, un dietista registrado, un educador de diabetes y un trabajador social – todos supervisados por un médico de atención primaria.

El programa Sweet Life está diseñando para ayudar a manejar o a prevenir la diabetes, educar a los pacientes acerca de la nutrición y la actividad física, mejorar la composición corporal, reducir o eliminar la dependencia en los medicamentos y monitorear eficazmente los niveles de azúcar en la sangre.

“Nuestros participantes reciben clases relacionadas con la diabetes y reciben atención personalizada”, afirmó Cathy Clark-Reyes, dietista registrada con Baptist Health South Florida. “Entonces no solamente les decimos que estas son las cosas que no se deben comer. Nos sentamos con ellos y repasamos cambios específicos de estilo de vida para manejar mejor la diabetes”. Pascual De Santis, M.D. [3], un endocrinólogo con Baptist Health Primary Care [4] dice que a los pacientes que trabajan con profesionales del manejo de la diabetes y toman el tiempo para hacer modificaciones de estilo de vida, les va muy bien en el control de sus niveles de azúcar en la sangre y en prevenir que la enfermedad les cause otros problemas de salud. En muchos casos, estos pacientes no requieren medicamentos luego de un cierto período de tiempo.

“Hay muchos datos que demuestran que la implementación de programas como estos de manejo de la diabetes, mejoran los resultados de salud y reducen los costos”, dice el Dr. De Santis.