Tratando los aneurismas cerebrales: Una actualización del dispositivo de desviación de flujo debuta en Miami Neuroscience Institute

Move Down to Article

Compartir


Escrito por


Publicado

10 de August de 2021


Artículos Relacionados    


This post is available in: Inglés

El dispositivo para tratar los aneurismas cerebrales, que se ha evolucionado en la pasada década es esencialmente un dispositivo de “desviación de flujo” inteligente, parecido a un stent, que restablece el flujo de sangre en las arterias estrechas o débiles. Los cirujanos endovasculares y los neurorradiólogos de Miami Neuroscience Institute, parte de Baptist Health South Florida, han sido líderes en el tratamiento de pacientes con este dispositivo, colocándolos durante procedimientos mínimamente invasivos.

Ahora, la última generación del dispositivo de “desviación de flujo”, llamado oficialmente el Pipeline Flex Embolization Device with Shield Technology, está siendo ofrecido a los pacientes del Instituto, el cual realizó el primer procedimiento endovascular en el Sur de Florida desde que la Administración de Drogas y Alimentos (FDA) aprobara su uso en abril.

La paciente que se sometió al procedimiento es una mujer de 77 años que estaba experimentando síntomas parecidos a los de un infarto cerebral, incluyendo debilidad en un lado. Ella fue diagnosticada con un aneurisma de tamaño mediano y fue considerada una buena candidata para la nueva generación del dispositivo desviador de flujo, explica Guilherme Dabus, M.D., neurorradiólogo intervencionista en Miami Neuroscience Institute, parte de Baptist Health South Florida.

“Ella se ha recuperado exitosamente”, dice el Dr. Dabus. “Le fue muy bien y fue dada de alta sin ningún problema neurológico. Esta tecnología hace el procedimiento más seguro y más eficaz”.

Un aneurisma cerebral es un punto débil o delgado en una arteria del cerebro que se convierte en un globo o bulto y se llena de sangre. El aneurisma abultado puede reventarse, derramando sangre dentro de los tejidos que le rodean. Un aneurisma reventado puede causar serios problemas como un infarto cerebral hemorrágico, daño cerebral, coma e incluso la muerte.

 Los procedimientos mínimamente invasivos para tratar los aneurismas que no se han reventado usualmente involucran el uso de bobinas o stents de malla para promover la coagulación y cerrar el aneurisma con una tasa muy alta de éxito. Los dispositivos son colocados por medio de un catéter que pasa a través de un vaso sanguíneo, usualmente desde la ingle hasta llegar al cerebro.

El dispositivo de nueva generación, fabricado por Medtronic, tiene un “tubo de malla cilíndrica trenzada” que es implantado a través de la base o el cuello del aneurisma. La ventaja principal del nuevo desviador de flujo es su “tecnología de escudo”, básicamente un implante de superficie modificada lo que reduce la tendencia del material superficial de crear coágulos, una complicación conocida como trombogenicidad.

“Eso tiene grandes beneficios porque es menos trombogénico”, dijo el Dr. Dabus. “Entonces, básicamente lo que eso significa es que la probabilidad de que forme coágulos y que potencialmente cause un infarto cerebral se ve reducida para el paciente. El riesgo es menos debido a la modificación de la superficie”.

Aproximadamente unas 6.5 millones de personas en los Estados Unidos tienen un aneurisma cerebral que no se ha reventado, según la Brain Aneurysm Foundation. Alrededor de 30,000 personas en los Estados Unidos sufren de una ruptura de un aneurisma cerebral cada año.

“Estos dispositivos desviadores de flujo continúan mejorando, lo cual hace a los procedimientos más seguros y más eficaces”, dice el Dr. Dabus. “Más y más pacientes con aneurismas pueden ser tratados con todas estas nuevas evoluciones”.

Tags: