Tratando las migrañas con Botox

Move Down to Article

Compartir


Escrito por


Publicado

4 de enero de 2018


Artículos Relacionados    


Este artículo está disponible en: Inglés

Las migrañas son consideradas el trastorno cerebral más común y debilitante, caracterizadas por dolores de cabeza severos que afectan alrededor de un 20 por ciento de las mujeres y un 10 por ciento de los hombres en algún momento de sus vidas. Las migrañas son comúnmente diagnosticadas como crónicas si ocurren 15 veces al mes.

Botox es un medicamento ampliamente reconocido, hecho de una toxina que se utiliza para alisar temporalmente las arrugas faciales. Hace casi dos décadas, el cirujano plástico de Cleveland, Bahman Guyuron, M.D., observó que ciertos pacientes con estiramientos de la frente o con inyecciones cosméticas de Botox, experimentaban un alivio de sus migrañas.

Hoy en día, el Botox es reconocido como una herramienta importante en el tratamiento de las migrañas crónicas, según el cirujano plástico y reconstructivo Miguel A. Medina III, M.D., director de microcirugía de Miami Cancer Institute. Además, aquellos pacientes que mejoraron con la terapia de Botox podrían ser candidatos para la cirugía contra las migrañas.

El Dr. Medina explica que ciertos tipos de migrañas crónicas pueden ser causados por una compresión de los nervios. La cirugía puede aliviar la presión en el nervio del tejido que lo rodea. El Botox y otros agentes adormecedores se usan para determinar si la compresión de los nervios está presente en los pacientes.

“El Botox, debido a que relaja los músculos alrededor de los nervios, parece ser un buen barómetro para las personas que responderán a la cirugía”, afirmó el Dr. Medina, reconociendo el trabajo pionero del Dr. Guyuron, quien ha entrenado a decenas de médicos de todo el país en este tipo de cirugía.

El Dr. Medina dijo que el Botox puede desempeñar un papel clave en la selección de un candidato para la cirugía. “Con algunas migrañas, hay nervios que salen de la frente o de la parte trasera de la cabeza, y estos por algún motivo quedan atrapados o se encuentran bajo presión. Hemos identificado que si tratamos la compresión, también podemos tratar las migrañas.

En el 2010, la Administración de Drogas y Alimentos de los EE.UU. (FDA por sus siglas en inglés), aprobó el uso de las inyecciones de Botox para tratar las migrañas crónicas en los adultos. Para tratar las migrañas, el Botox es inyectado alrededor de las fibras musculares que se ven involucradas en la compresión del nervio. Estos sitios de compresión son la causa del dolor, a veces debilitante, que es tan común en estos dolores de cabeza severos. El Botox entra en el músculo y actúa como una unión entre el nervio y el músculo para paralizar el músculo temporeramente.

El efecto se disipa en el transcurso de varios meses. Pero cuando el músculo está relajado, causa menos compresión de los nervios, ayudando así a tener menos dolores de cabeza. Los ataques de migraña pueden estar acompañados por uno o más de los siguientes síntomas: trastornos de la vista; nausea; vómitos; mareos; una sensibilidad extrema a los sonidos, la luz, el tacto y el olfato; y hormigueo o adormecimiento de las extremidades o de la cara.

Allan Herskowitz, M.D., un neurólogo afiliado con Baptist Health South Florida, fue investigador en los ensayos clínicos del fabricante farmacológico Allergen para los que sufren de migrañas. Si sus pacientes no responden a otros medicamentos, él recomienda las inyecciones de Botox.

Sin embargo, la cirugía para aliviar la compresión de los nervios tiene mayores probabilidades de proporcionar un alivio permanente para aquellas personas con ciertas migrañas crónicas, las cuales pueden durar entre cuatro y 72 horas.

“Si tenemos cuidado con la selección de pacientes que han tenido estos puntos desencadenantes específicos, y determinamos su respuesta al Botox y su respuesta a los bloqueos anastáticos, podemos liberar el nervio (a través de la cirugía), y los pacientes se sienten mucho mejor”, dijo el Dr. Medina.

Etiquetas:


There are no comments

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *