- Resource | Baptist Health South Florida - https://baptisthealth.net/baptist-health-news/es/ -

Tratamientos para los cánceres de la sangre

El cáncer de la sangre. Las palabras traen a la mente pensamientos alarmantes de enfermedades mortales y de cáncer regándose a través de nuestro cuerpo a medida que la sangre que necesitamos entrega tanto nutrientes como células potencialmente cancerosas a otras partes de nuestro cuerpo.

Los científicos y los médicos antes tenían pocas opciones para invalidar esta percepción mientras que veían a sus pacientes con leucemia, mieloma y linfoma luchar por la vida. Pero ahora hay conclusiones más felices gracias a un mejor entendimiento de cómo estos tipos de cáncer se forman en primer lugar y de los tratamientos emergentes que se enfocan en esos procesos.

“Estamos presenciando un cambio dramático en la forma de tratar los cánceres de la sangre”, afirmó Peter Citron, M.D. [1], un hematólogo/oncólogo de Baptist Health Medical Group [1] y miembro fundador del Miami Cancer Institute [2], parte de Baptist Health South Florida. “Ahora sabemos que buscar y destruir las células cancerosas es solo una parte del cuadro. Hemos aprendido a enfocarnos en la trayectoria que llevan a las células a volverse cancerosas para así detenerlas”.

Entendiendo al cáncer

El Dr. Citron señala que los descubrimientos en las áreas de la genómica, o el estudio de los genes, y cómo estos impactan el crecimiento de las células, y la inmunoterapia – que es cómo el sistema inmunológico del cuerpo se utiliza para atacar a las células cancerosas – han llevado a cambios y al enfoque de buscar y destruir en el tratamiento del cáncer. La reducción en el uso de la quimioterapia para tratar ciertos tipos de cánceres de la sangre, dice él, demuestra cómo la investigación se ha desarrollado hacia las terapias más enfocadas con mejores tasas de remisión para los pacientes. Él señala que la quimioterapia efectivamente destruye las células cancerosas, pero también puede matar células saludables, causando que los pacientes experimenten efectos secundarios significativos.

Los medicamentos sin quimioterapia demuestran ser prometedores

“Estamos usando drogas con fantásticos resultados, especialmente en el tratamiento de la leucemia crónica y linfoma, que trabajan al bloquear la manera en que las células cancerosas reciben señales para comenzar a crecer”, dijo el Dr. Citron. “Para algunos pacientes con leucemia crónica que tienen ciertos perfiles citogenéticos que podemos identificar a través de la genómica, ahora tenemos varios nuevos tratamientos orales que ponen al paciente en remisión al prevenir el desarrollo de nuevas células cancerosas”. Existen drogas similares que se enfocan en el desarrollo de los linfomas para detener el crecimiento de las células cancerosas en el sistema linfático del cuerpo.

El tratamiento de la leucemia aguda

El Dr. Citron dice que la quimioterapia es aun el tratamiento principal para la leucemia aguda, la cual difiere del tipo de leucemia crónica por la manera agresiva en la cual sus células cancerosas se mueven desde la médula ósea a la sangre y de ahí a otras partes del cuerpo.

Sin embargo, como con la versión crónica de la leucemia, los datos citogenéticos y moleculares del paciente son críticos para el diagnóstico, el pronóstico y la identificación de las opciones de tratamiento. Esta información permite un entendimiento de cuáles pacientes necesitan someterse a un trasplante de médula ósea por parte de un familiar o de un donante procedente de un registro nacional.

Algunos pacientes también se han beneficiado de un trasplante de sangre de cordón umbilical de una colección de sangre hecha inmediatamente después que nazca un bebé. En ambas terapias, las células madre del donante son trasplantadas al paciente de leucemia para ayudar al cuerpo a crear células saludables para reemplazar las cancerosas.

Avances en el tratamiento de los mielomas

Para tratar el mieloma, o cáncer de las células plasmáticas, el Dr. Citron dice que los fármacos inmunomoduladores (IMiD), y otros nuevos medicamentos que regulan el ambiente en el cual viven y crecen las células también han demostrado una mejora en la supervivencia del paciente. Además, dice él que en un futuro muy cercano, la terapia de anticuerpos estará disponible para estos pacientes.

“Mientras que el estándar de atención para el tratamiento del mieloma aun puede incluir altas dosis de quimioterapia, estos fármacos más nuevos pueden, en última instancia, eliminar la necesidad de usar quimioterapia o mantener en remisión par aquellos que se han sometido a la quimioterapia”, explicó el Dr. Citrón.

“Es una época muy provocador para el tratamiento de los cánceres de la sangre”, dijo el Dr. Citron. “Los pacientes tienen muchas más opciones de las que tenían hace 10 años, y como resultado estamos viendo mejorar las tasas de supervivencia. Mientras que antes solo teníamos a la quimioterapia y a los trasplantes de médula, ahora tenemos muchas otras armas a nuestra disposición, y nuestro entendimiento de estos cánceres nos ayuda a escoger mejor el mejor arma particular para cada paciente”.