Súper acalorado tratamiento para cáncer ovárico

Move Down to Article

Compartir


Escrito por


Publicado

9 de June de 2014


Artículos Relacionados    


Este artículo está disponible en: Inglés

Los cirujanos que tratan mujeres con cáncer ovárico recurrente tienen un nuevo enfoque que está demostrando ser muy prometedor para mejorar las tasas de supervivencia.

Los oncólogos Dres. John Díaz, y Ricardo Estapé, afiliados al Centro de Cirugía Robótica Baptist Health en South Miami Hospital, están probando la efectividad de combinar la cirugía robótica con quimioterapia Iiraperitoneal hipertérmima, o HIPEC por sus siglas en inglés, en pacientes que tienen cáncer ovárico recurrente.

Con este enfoque, extirpamos todo el cáncer que está visible desde los tejidos dentro de la cavidad peritoneal o área abdominal inferior”, explicó el Dr. Díaz. “entonces, mientras que la paciente está aun bajo anestesia, bombeamos drogas de quimioterapia que se han calentado a 103-105°F dentro del vientre en un baño de fluidos que combaten el cáncer”.

El Dr. Díaz, quien junto al Dr. Estapé ha sido pionero combinando el uso de la cirugía robótica con HIPEC, nota que una vista ampliada producida por la cámara del robot permite a los cirujanos ver con mayor claridad dónde está en el cáncer dentro del abdomen. Comparado con la laparoscopia o cirugía abierta tradicional, el Dr. Díaz asegura, esta mejor visualización ayuda entonces a extirpas más cáncer antes de aplicar la quimioterapia caliente.

Durante la cirugía robótica, se hacen en el abdomen cuatro a cinco incisiones, cerca del tamaño de la goma de borrar de un lápiz.  Después el equipo quirúrgico inserta tubos huecos, o trocares, sujetos por las estructuras similares a brazos, dentro de las incisiones. A través de estos trocares, una cámara ampliada de alta definición e instrumentos quirúrgicos se introducen dentro del cuerpo de la  paciente. El cirujano se sienta frente a una consola en el quirófano y controla los brazos robóticos usando sus propias manos y pies para realizar la cirugía.

Además de mejorar la extirpación del cáncer, el Dr. Díaz dice que los pacientes se benefician con el enfoque robótico, porque incisiones más pequeñas significan una recuperación más rápida de la cirugía.

Estándar de atención

“El estándar de atención para tratar el cáncer ovárico es extirpar el cáncer quirúrgicamente, permitir a las pacientes recuperarse entre cuatro y seis semanas, y después comenzar la quimioterapia intravenosa e intraperitoneal tradicional”, nos dice. “La diferencia de lo que estamos haciendo ahora es que las pacientes no tienen que esperar a recuperarse de su cirugía antes de recibir la quimioterapia intraperitoneal. Lo estamos haciendo inmediatamente en la sala de operaciones”.

Las pacientes entonces pasan a recibir la quimioterapia tradicional.

El Dr. Díaz añade que estudios previos muestran que mientras más rápido las pacientes puedan comenzar la quimioterapia tradicional después de la cirugía, mejor es su oportunidad de sobrevivir.

Comienzo de HIPEC como tratamiento para cáncer ovárico

El Dr. Díaz explica que hasta hace tres años, HIPEC fue más recientemente utilizado para tratar cáncer de  apéndice. Pero por la tendencia del cáncer de ovario a diseminarse dentro de la cavidad peritoneal – muy similar al cáncer de apéndice – los investigadores comenzaron a aplicar el enfoque al cáncer ovárico.

“Sabemos que la quimioterapia intraperitoneal funciona para matar el cáncer existente”, dijo. “El calentamiento de la quimio, sin embargo, ha mostrado beneficios adicionales para controlar el cáncer por razones que aun no comprendemos”.

¿Quién es candidata?

Él y el Dr. Estapé han estado recolectando información sobre esta técnica durante tres años y la  misma ha mostrado ser factible y segura para pacientes:
•    que han tenido una recurrencia fuera de los seis meses desde su diagnóstico original.
•    cuyos cánceres están confinados a la cavidad peritoneal.
•    que pueden tolerar una cirugía importante con tiempo adicional de anestesia.
•    cuyo cáncer ha sido receptivo a quimioterapia en el pasado.

Y mientras que los médicos recientemente presentaron sus hallazgos en el catorceava reunión anual de la Sociedad de Oncología Ginecológica, deben mostrar las tasas de supervivencia de cinco años antes de que este enfoque se considere para un uso más amplio.

Tasas de supervivencia

Las tasas de supervivencia de cinco años para pacientes con cáncer ovárico han estado mejorando desde 1975, de acuerdo con la información del Instituto Nacional de Cáncer.  La sociedad Americana de Cáncer reporta que la tasa de supervivencia de cinco años es 44 por ciento para todos los tipos de cáncer ováricos diagnosticados entre 1988 y 2001. Pero con opciones mejoradas de tratamiento como HIPEC y otras que están siendo estudiadas, esa tasa tiene probabilidades de continuar aumentando.

Mientras tanto, el Dr. Díaz aconseja a las pacientes diagnosticadas con cáncer ovárico buscar opiniones de cirujanos que han realizado altos volúmenes de cirugías de cáncer ovárico, cerca de 40 a 50 al año.

“Estamos dando grandes pasos para mejorar la supervivencia en pacientes con cáncer ovárico”, dijo. “Y Baptist Health está incluido con importantes centros médicos que están marcando el camino en esta área”.

Etiquetas: , ,


There are no comments

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *