Tratamiento de frío

Move Down to Article

Compartir


Escrito por


Publicado

26 de August de 2013


Artículos Relacionados    


This post is available in: Inglés

Cuando Anthony Iglesias nació el Día de Acción de Gracias de 2011, ni el parto, ni las próximas 72 horas eran lo que sus padres esperaban.

Durante su nacimiento en South Miami Hospital, el cerebro de Anthony fue privado de sangre y oxígeno, lo que lleva a una condición conocida como encefalopatía hipóxica isquémica, que representa casi el 25 por ciento de los 4 millones de muertes neonatales en el mundo cada año. Para los bebés que sobreviven, muchos sufren problemas importantes y permanentes, como retraso mental, convulsiones o parálisis cerebral.

En el caso de Anthony, la Unidad de Cuidados Intensivos Neonatal del hospital (NICU, por sus siglas en inglés) ofreció la hipotermia terapéutica neonatal o enfriamiento de todo el cuerpo en los recién nacidos.

“El tratamiento con hipotermia se ha utilizado para pacientes con infartos desde hace varios años”, dijo el neonatólogo, Jorge Pérez, MD, director médico de la NICU del Centro para Mujeres y Bebés en South Miami Hospital. “Empezamos a usarlo en 2010 para tratar la deficiencia de oxígeno en recién nacidos, y estuvimos entre los primeros en adaptar el tratamiento para los recién nacidos en un estado tan frágil”.

Dado que el tratamiento debe iniciarse no más de seis horas después del nacimiento, el equipo médico de Anthony tuvo que actuar de inmediato. Sus padres, Jasmín Ibarrondo y Yasser Iglesias no titubearon en dar su consentimiento para el tratamiento.

“Acababa de tener una cesárea y no me sentía muy bien, pero el médico me ayudó a comprender la gravedad de la condición de Anthony”, dijo la Sra. Ibarrondo. “Confiamos en la recomendación del doctor y pusimos nuestra fe en el equipo médico.”

Con la hipotermia terapéutica neonatal, un bebé privado de oxígeno se coloca en una manta de refrigeración para reducir la temperatura corporal a aproximadamente 90 a 92 grados Fahrenheit durante 72 horas. El período de enfriamiento de tres días protege el cerebro del bebé al disminuir la muerte progresiva de las células cerebrales que tiende a ocurrir después de la falta de sangre y oxígeno.

Enfermeros(as) monitorean la temperatura, la actividad cerebral, la respiración y otras funciones vitales las 24 horas. También están pendientes de posibles efectos secundarios tales como latidos del corazón anormalmente lentos, coágulos de sangre, convulsiones o complicaciones en la piel. Se administran por vía intravenosa la alimentación, líquidos, medicamentos para el dolor, y cuando sea necesario, los medicamentos anticonvulsivos.

Después de tres días, la temperatura del cuerpo del bebé se calienta gradualmente durante 24 horas. Durante el re-calentamiento, la circulación sanguínea y el flujo de oxígeno al cerebro se retornan a los niveles normales.

La Unidad de Cuidados Intensivos Neonatales George Batchelor y Gloria Vasta Lewis (NICU) de Baptist Children’s Hospital también ofrece la hipotermia terapéutica a los recién nacidos con encefalopatía isquémica hipóxica.

Una vez que Anthony salió de la refrigeración, pasó otros 21 días en la NICU de South Miami Hospital.

“Ese fue un momento difícil”, recuerda la Sra. Ibarrondo. “Su proceso de recuperación se sentía tan lento que uno o dos días se convirtieron en más días, y luego semanas. Estaba tan frágil. Ni siquiera podía cargarlo hasta que cumplió las dos semanas de edad. ”

Pero cuando Anthony fue dado de alta por primera vez, 10 días antes de la Navidad, sus padres se llenaron de alegría.

“Estábamos tan emocionados y nerviosos. Cuando finalmente lo llevamos a la casa, sentí la verdadera alegría de ser una nueva mamá”.


There are no comments

Your email address will not be published. Required fields are marked *