Tener ‘articulaciones dobles’ puede ser doloroso para algunos niños

Move Down to Article

Compartir


Escrito por


Publicado

14 de April de 2017


Artículos Relacionados    


This post is available in: Inglés

Cuando un niño o adolescente que experimenta dolores crónicos en las articulaciones y dislocaciones visita a Roger Saldana, M.D. , un cirujano ortopeda pediátrico con Miami Orthopedics & Sports Medicine Institute, una de las condiciones que él busca tiene un nombre que suena bastante clínico: Síndrome de hiperlaxitud articular o hipermovilidad benigno.

Pero esta condición se conoce más frecuentemente como tener “articulaciones dobles”.

Las señales clínicas son articulaciones que son más flexibles de lo normal y que se pueden extender fácilmente y sin dolor más allá de la amplitud normal de movimiento. La condición ocurre cuando los tejidos que aguantan la articulación, en específico los ligamentos, están demasiado sueltos, dice el Dr. Saldana.

Señales del Síndrome 

El Síndrome de hiperlaxitud articular benigno parece ser un trastorno hereditario del tejido conectivo. Hasta un 15 por ciento de los niños tienen la condición, la cual puede afectar solo algunas articulaciones o todas las articulaciones del cuerpo. El primer paso para diagnosticar el Síndrome de hiperlaxitud articular benigno es calcular la puntuación de Beighton, la cual mide la laxitud generalizada de las articulaciones, examinando y observando cinco maniobras:

  • La muñeca y el dedo pulgar pueden moverse hacia abajo hasta que el dedo toque el brazo.
  • Los dedos meñiques pueden extenderse hacia atrás más allá de los 90 grados.
  • Las rodillas están anormalmente arqueadas hacia atrás cuando se está de pie y se ven desde el costado.
  • Los brazos se pueden doblar más allá de lo normal, más de cuando están derechos, cuando están completamente extendidos.
  • Las palmas de las manos se pueden poner en el piso completamente cuando la persona se dobla hacia abajo desde la cintura y mantiene las rodillas derechas.

Cuando un niño presenta dolor e inflamación en las articulaciones, se deben descartar las condiciones tales como la artritis juvenil u otras condiciones inflamatorias. También es importante notar que el Síndrome de hiperlaxitud articular benigno es distinto a otros trastornos que causan laxitud articular generalizada, tal como el Síndrome de Marfán, y el Síndrome de Ehlers–Danlos.

Muchos niños y adolescentes que tienen el Síndrome de hiperlaxitud articular benigno no tienen síntomas debilitantes y a menudo tienen éxito participando en actividades que requieren flexibilidad tales como la gimnasia y el ballet. Por otro lado, algunos niños y adolescentes con la condición, especialmente aquellos que participan en los deportes, experimentan dolor, inflamación, dislocaciones y esguinces.

“Las articulaciones que se ven afectadas más a menudo son los hombros, las rodillas y los tobillos”, dijo el Dr. Saldana. “La laxitud excesiva de las articulaciones lleva al desgaste de estas superficies articulares y ejerce fuerza en los tejidos suaves que rodean las articulaciones”.

La fisioterapia puede fortalecer las articulaciones

Para tratar el Síndrome de hiperlaxitud articular benigno, el Dr. Saldana recomienda la fisioterapia que se enfoque en fortalecer los estabilizadores dinámicos de las articulaciones afectadas así como también los músculos que las rodean. La clave es en ponerse en forma y mantenerse fuerte. Mientras más flexible sea una articulación, más fuerza muscular se necesita para mantenerla dentro del rango normal – y, si el músculo no es lo suficientemente fuerte, la articulación se sobre extiende y eso causa lesiones.

Las buenas noticias son que la mayoría de los pacientes tienen resultados positivos con la fisioterapia. Sin embargo, el Dr. Saldana dice que un pequeño porcentaje de los pacientes no responden a la fisioterapia y necesitan someterse a la cirugía para estabilizar la articulación y evitar dislocaciones repetidas. La cirugía de la rodilla para prevenir las dislocaciones repetidas de la rótula es la cirugía más común que realiza el Dr. Saldana. “Las dislocaciones crean desgaste en la articulación, lo cual pone al paciente en mayor riesgo para la osteoartritis más adelante durante la vida”, explica él.

Algunos adolescentes con el Síndrome de hiperlaxitud articular benigno pueden sacarse las articulaciones de lugar voluntariamente – una práctica a la cual el Dr. Saldana se opone vehementemente. “Yo le aconsejo a mis pacientes que eviten el demostrar su hiperlaxitud para impresionar a sus amigos y familiares”, dijo él. “Al igual que con una dislocación, el movimiento repetido puede ser dañino para la salud de la articulación a largo plazo”.

También es importante determinar si la participación de un niño en los deportes está causando dolor o dislocaciones. “Si un niño tiene inestabilidad en el hombro, por ejemplo, los deportes con movimientos por arriba de la cabeza tales como el voleibol y la natación pueden no ser tan buenas opciones”, aconsejó el Dr. Saldana.

El pronóstico a largo plazo

La hiperlaxitud de las articulaciones tiende a disminuir con la edad, a medida que las personas se ponen naturalmente menos flexibles y menos activas. Sin embargo, algunos adultos jóvenes pueden seguir experimentando dolores en las articulaciones u otros síntomas relacionados con la debilidad en los tejidos conectivos de su cuerpo. Esto puede resultar en problemas con el sistema digestivo, dolores de cabeza, mareos, palpitaciones del corazón, sudores y ansiedad. Para manejar su condición adecuadamente, el Dr. Saldana recomienda que estos pacientes incluyan a otros especialistas tales como un médico de atención primaria y un reumatólogo como parte de su equipo de atención de salud.

Tags:


There are no comments

Your email address will not be published. Required fields are marked *