Smokeout 2020: Reduciendo el riesgo para el cáncer de pulmón, dejando de fumar y por medio de las pruebas

Move Down to Article

Compartir


Escrito por


Publicado

19 de November de 2020


Artículos Relacionados    


This post is available in: Inglés

Las tasas de tabaquismo se han visto reducidas sustancialmente en la última década – desde un 42 por ciento en el 1965 hasta un 13.7 por ciento en el 2019, pero las ganancias han sido inconsistentes, según la Sociedad Americana del Cáncer (ACS por sus siglas en inglés).

“Algunos grupos fuman más intensamente o a tasas más altas y sufren de cáncer relacionado con el tabaco y de otras enfermedades de forma desproporcionada”, afirma la ACS. Además, los estudios recientes han indicado que los fumadores son más susceptibles a las infecciones de COVID-19 y a sufrir enfermedad severa por causa del coronavirus.

Hoy se celebra el Great American Smokeout 2020, una campaña anual patrocinada por la ACS. Se celebra el tercer jueves de noviembre y usualmente tiene una variedad de eventos a través del país que instan a los estadounidenses a dejar de fumar productos de tabaco. Este año, con la pandemia de la COVID-19, los eventos anti-fumar con mayormente en línea.

La meta de la campaña del “smokeout”, sin embargo, sigue siendo la misma: Lograr que muchos de los 32.4 millones de adultos estadounidenses que aún fuman cigarrillos dejen de fumar.

El tabaquismo sigue siendo la mayor causa de muerte y enfermedad prevenible en todo el mundo. Fumar causa un estimado de 480.000 muertes cada año, o alrededor de 1 de cada 5 muertes. Y más de 16 millones de estadounidenses viven con una enfermedad relacionada con el tabaquismo. Más de un 80 por ciento de los casos de cáncer de pulmón están vinculados con el tabaco. Y el cáncer de pulmón es la causa principal de muertes por cáncer entre ambos los hombres y las mujeres.

En años recientes, los cigarrillos electrónicos o los dispositivos de vaping están siendo usados más y más por adolescentes y adultos jóvenes. Estos cigarrillos electrónicos pueden aumentar la potencia de la nicotina, uno de los químicos más adictivos, que llega a los pulmones del usuario. El posible vínculo entre los productos de vaping y el cáncer aún no ha sido establecido porque los cigarrillos electrónicos solo han estado en el mercado por pocos años.

“La adicción a la nicotina es una de las adicciones más fuertes que conocemos en la farmacología”, explica Javier Pérez-Fernández, M.D., neumólogo y director de atención crítica en Baptist Hospital of Miami. “El segundo aspecto es la toxicidad causada por la inhalación del humo. Los productos que son administrados dentro del cuerpo a través de los subproductos del tabaco”. Hay más de 600 distintas toxinas químicas que están incluidas en el humo que es eliminado por un cigarrillo. Y para los que creen que el vaping es diferente, ciertamente no lo es. Sabemos que los cigarrillos electrónicos también producen una cantidad significativa de elementos tóxicos”.

Los cigarrillos electrónicos aún son relativamente nuevos y aún hace falta más investigación a lo largo de un período de tiempo mayor para saber cuáles pueden ser los efectos a largo plazo, dice la ACS. Sin embargo, todos los productos de tabaco, incluyendo los cigarrillos electrónicos constituyen un riesgo para los usuarios. Por ejemplo, los cigarrillos electrónicos o los dispositivos de vaping pueden irritar los pulmones a corto plazo y pueden tener efectos negativos en el corazón.

Las pruebas de detección para fumadores y exfumadores

La única prueba recomendada para el cáncer de pulmón es la tomografía computarizada de baja dosis (también conocida como un escán por CT de baja dosis o LDCT). Esa prueba conlleva una máquina de rayos X que escanea el cuerpo y utiliza dosis bajas de radiación para tomar fotografías detalladas de los pulmones.

“Históricamente, la mayoría de los pacientes que fueron diagnosticados con cáncer de pulmón en los Estados Unidos estaban en las etapas tres y cuatro”, dijo Mark Dylewski, M.D., jefe de cirugía torácica general de Miami Cancer Institute. “Eso era alrededor de entre 60 y 70 por ciento de los pacientes, y eso está cambiando con la implementación de las pruebas de detección con los escanes por CT. Y estamos identificando más y más pacientes en las etapas más tempranas – las etapas uno y dos – donde la cirugía puede tener un impacto para curar a estos pacientes”.

En el 2013, la U.S. Preventive Services Task Force (USPSTF) recomendó pruebas de detección para el cáncer con LDCT para personas que:

  • Tienen un historial de fumar en exceso (un promedio de una cajetilla de cigarrillos al día), y
  • Fuman ahora o han dejado de fumar en los últimos 15 años, y
  • Tienen entre 55 y 80 años de edad.

Cómo dejar de fumar mejora su salud

Los beneficios de dejar de fumar son casi inmediatos y aumentan con el tiempo. Nunca es demasiado tarde para dejar de usar el tabaco según la ACS y los Centros Para el Control y la Prevención de Enfermedades de los EE.UU. (CDC por sus siglas en inglés). Mientras más pronto deje de fumar, más podrá reducir sus probabilidades de desarrollar cáncer y otras enfermedades.

¿Cómo se recupera el cuerpo de un fumador promedio con el pasar del tiempo luego de dejar de fumar? La Sociedad Americana del Cáncer dice que luego de:

20 minutos:
Su ritmo cardiaco y su presión sanguínea comienzan a bajar.

12 horas: 
El nivel de monóxido de carbono en su sangre baja a lo normal.

2 semanas a 3 meses:
Mejora su circulación mientras aumenta su función pulmonar.

1 a 9 meses:         
Disminuye la tos y la falta de aire. Sus pulmones comienzan a recobrar una función normal, aumentando su habilidad de combatir las infecciones.

1 año:
El exceso de riesgo para las enfermedades de las arterias coronarias es menos que el de una persona que sigue fumando.

5 años:
Es riesgo de desarrollar cáncer de la boca, garganta, esófago y vejiga se reduce por la mitad. El riesgo de desarrollar cáncer del cuello uterino baja al riesgo de una persona que no ha fumado. El riesgo de tener un derrame cerebral puede bajar al mismo de una persona que no fuma luego de 2 a 5 años.

10 años:
El riesgo de morir de cáncer de pulmón es alrededor de la mitad que el de una persona que continúa fumando. Baja el riesgo de desarrollar cáncer de la laringe y el páncreas.

15 años:
El riesgo para las enfermedades de las arterias coronarias del corazón es igual que el de una persona que no ha fumado.

Tags: ,


There are no comments

Your email address will not be published. Required fields are marked *