Siete mitos comunes acerca de la esclerosis múltiple

Move Down to Article

Compartir


Escrito por


Publicado

24 de March de 2021


Artículos Relacionados    


This post is available in: Inglés

A muchas personas les cuesta trabajo pronunciarlo, además de entender exactamente lo que es, pero aproximadamente un millón de adultos en los Estados Unidos están viviendo con Esclerosis Múltiple (EM en español y MS por sus siglas en inglés), según la National Multiple Sclerosis Society, y 200 personas más son diagnosticadas cada semana.

La EM es una enfermedad impredecible en la cual el propio sistema inmunológico del cuerpo ataca al sistema nervioso central. El daño que resulta, reduce o detiene la transmisión nerviosa, interrumpiendo el flujo de información dentro del cerebro y entre el cerebro y el cuerpo.

La EM puede tener múltiples síntomas, según Patricio Espinosa, M.D., jefe de neurología en Marcus Neuroscience Institute de Baptist Health en Boca Raton Regional. Los síntomas más comunes incluyen entumecimiento o debilidad en una o más extremidades, sensaciones de shock eléctrico que ocurren con ciertos movimientos del cuello, especialmente cuando se mueve el cuello hacia delante, temblores, falta de coordinación o andar inestable, problemas del habla o arrastrar las palabras, visión doble, visión borrosa o pérdida de la visión; fatiga; mareos y hormigueo o dolor en ciertas partes del cuerpo.

Patricio Espinosa, M.D., jefe de neurología en Marcus Neuroscience Institute at Boca Raton Regional Hospital

Con tantos síntomas distintos, y ningún examen que pueda ayudar en su diagnóstico, es fácil ver por qué la EM a menudo es mal diagnosticada. Mientras que los neurólogos están entrenados para reconocer sus síntomas, el Dr. Espinosa dice que la EM es usualmente lo último que espera un paciente cuando experimentan cualquiera de sus síntomas. Él también dice que existen ciertos mitos y conceptos erróneos acerca de la enfermedad.

MITO: La EM es una sentencia de muerte.

HECHO: “La EM no es una sentencia de muerte. Para la mayoría de las personas con EM, la expectativa de vida es normal o cerca de lo normal”, dice el Dr. Espinosa. “ es una enfermedad crónica y mientras que no existe una cura para la EM, hay una variedad de tratamientos disponibles que pueden, la mayor parte del tiempo, detener el proceso de la enfermedad y reducir sus síntomas”.

MYTH: Las personas con EM van a necesitar una silla de ruedas.

HECHO: “La mayoría de las personas con EM nunca van a necesitar una silla de ruedas o ningún otro aparato de asistencia para caminar, ya que los tratamientos actuales disponibles previenen las discapacidades”, dice el Dr. Espinosa.

MYTH: Sólo los viejitos desarrollan EM.

HECHO: La mayoría de las personas con EM son diagnosticadas entre las edades de 20 a 40 años, según el Dr. Espinosa. Dicho esto, los niños pequeños, los adolescentes y los viejitos también pueden desarrollar EM”, dice él.

MYTH: La EM está aumentando.

HECHO: Los investigadores no pueden decir con certeza que la EM está aumentando, según el Dr. Espinosa. “Sí podemos decir que las mujeres jóvenes tienen un riesgo más alto de desarrollar EM que los hombres”.

MITO: Las mujeres con EM no pueden quedar embarazadas.

HECHO: Al igual que con otras enfermedades autoinmunes, el embarazo en realidad puede ser algo bueno para las mujeres on EM, según el Dr. Espinosa. “La mayoría de las mujeres con EM entran en remisión durante su embarazo”, dice él. “Y hay evidencia creciente que el embarazo puede reducir permanentemente el riesgo de una mujer para desarrollar EM en primer lugar”.

MITO: El riesgo para la EM es genético.

HECHO: “Los genes sí desempeñan un papel, pero no lo son todo”, dice el Dr. Espinosa. “Si hacemos un historial familiar detallado, es probable que haya otros casos de EM o de enfermedades autoinmunes en la familia, pero eso es sólo parte de la ecuación”. El Dr. Espinosa dice que el riesgo para la EM es más alto si se tiene un miembro de la familia con EM, pero los factores ambientales y posiblemente los agentes infecciosos también pueden desempeñar un papel en quién va a desarrollar EM.

MITO: La EM ha sido vinculada con la vacuna de la COVID-19

HECHO: “No existe vínculo alguno entre la COVID-19 y la EM, la COVID-19 y la exacerbación de la EM o la vacuna contra la COVID-19 y el riesgo para la EM”, dice el Dr. Espinosa. “Los pacientes con EM se deben vacunar, pero ciertos medicamentos para la EM pueden requerir la coordinación con la vacuna. Por ejemplo, los pacientes con infusiones intravenosas deben consultar con su médico para determinar el momento más oportuno para vacunarse”.

Tags: , , , ,