¿Se siente estresado, furioso o triste? ¡Siéntase agradecido!

Move Down to Article

Compartir


Escrito por


Publicado

4 de November de 2020


Artículos Relacionados    


This post is available in: Inglés

Una pandemia mortal y una reñida elección presidencial han despertado muchas emociones negativas este año. La gente se siente enfadada, triste, frustrada y temerosa – a veces sienten todo eso a la misma vez – y la aguja en el “estresómetro” del país está en la zona de peligro. Sin embargo, hay buenas noticias: Usted puede reconfigurar su cerebro para ser más positivo. Y puede empezar ahora mismo.

Dalia Lorenzo, neuróloga con Miami Neuroscience Center

“El estrés y la negatividad tienen efectos definitivos y observables tanto en su cuerpo como en su mente”, afirma Dalia Lorenzo, M.D. neuróloga con Miami Neuroscience Center, parte de Baptist Health South Florida. “Estos efectos desencadenan la secreción de hormonas de estrés como cortisol, lo cual con el tiempo puede aumentar su riesgo para la diabetes y otras condiciones serias de salud”.

La Dra. Lorenzo dice que el estrés crónico también tiene el potencial para alterar permanentemente los circuitos del cerebro que gobiernan la respuesta del estrés, dejándolo menos equipado para lidiar con el estrés diario de la vida.

Entonces, ¿cómo podemos reentrenar a nuestros cerebros a ser más positivos? Todo comienza con la gratitud, según la Dra. Lorenzo. “Se trata de identificar las cosas por las cuales estamos agradecidos en la vida, y poner esto en práctica todos los días, causa una serie de cambios químicos y físicos en el cerebro. Con el tiempo, usted puede entrenar su cerebro para reemplazar los pensamientos negativos con pensamientos positivos”.

El cerebro humano es muy poderoso, según la Dra. Lorenzo. “La medida en la cual podemos usar nuestros pensamientos y nuestra fuerza de voluntad para contrarrestar las consecuencias aún no está bien entendida. Sin embargo, los estudios han demostrado que las personas que meditan pueden producir cambios fisiológicos en sus cerebros que ayudan a bloquear las respuestas a las situaciones intensas. Algunas personas incluso pueden practicar la hipno-sedación y someterse a una cirugía sin anestesia”.

Aunque no hay muchos estudios de investigación acerca de la gratitud, las investigaciones demuestran que las personas que mantienen un diario de gratitud, experimentan cambios físicos y químicos en los circuitos de su cerebro.

“Sus cerebros demuestran un aumento en la secreción de dopamina, un neurotransmisor que se puede ver en los comportamientos adictivos”, dice la Dra. Lorenzo. “Practicar la gratitud entonces se convierte en algo de aplicación automática. Se acondicionan esos conductos neurales para que esa respuesta se convierta en algo mucho más accesible la próxima vez que usted enfrente una situación estresante”.

Otro aspecto interesante de la gratitud, dice la Dra. Lorenzo, es que es contagiosa. “Con la gratitud siempre hay alguien que es el objeto – o el recipiente – de los pensamientos de agradecimiento. Esa persona entonces está motivada a seguir la cadena, demostrándole gratitud a otra persona y las ondas siguen regándose hacia fuera”.

Edificando la gratitud

Las prácticas de gratitud son como cualquier forma de ejercicio, según la Dra. Lorenzo. “Hay que ejercitar el músculo de la gratitud y la práctica regular es donde se obtienen los mejores resultados a largo plazo”.

¿Cómo incorporar ese sentido de gratitud en su vida diaria? Es fácil, dice la Dra. Lorenzo. “Cada mañana al despertar, o cada noche al acostarse, escriba tres cosas por las cuales está agradecido el día de hoy”.

La gratitud incluso puede tomar la forma de escribirle una nota de agradecimiento a alguien que haya sido de ayuda, adular a otra persona o perdonar al alguien que le ha hecho daño de alguna forma, añade ella. “Una expresión de gratitud sin meta – una en la cual no hay expectativa de recibir nada a cambio – es lo que estamos buscando. Entonces se convierte en cuestión de ponerlo en práctica todos los días, lo cual trae consigo el mayor beneficio”.

A medida que el coronavirus continúa causando estragos en nuestras vidas y en nuestras rutinas, y nos recuperemos después de las elecciones, la gratitud puede ser justo lo que recetó el doctor.

“Como neuróloga que trata pacientes de infartos cerebrales en situaciones de vida o muerte, yo no podría lidiar con el estrés de mi trabajo sin tener un sentido de gratitud”, dice la Dra. Lorenzo. “Yo medito, rezo y encuentro algo por lo cual estar agradecida todos los días”.

La Dr. Lorenzo aconseja mantenerse enfocados en las cosas importantes de la vida. “El perdón, el amor y la gratitud – esos son los sentimientos positivos que nos anclan y ayudan a hacer nuestros días mucho más llevaderos”.

Tags: ,


There are no comments

Your email address will not be published. Required fields are marked *